Sabemos que Venus, nuestro vecino planetario más cercano, tiene un terreno volcánico y una atmósfera infernal con temperaturas extremas. Pero no sabemos mucho sobre la actividad sísmica en el planeta, lo que a su vez podría darnos más pistas sobre su composición interna.

Ahora, la NASA tiene una propuesta bastante interesante para tratar de responder esas preguntas: un grupo de globos aerostáticos.

Pruebas recientes llevadas a cabo en el desierto de Nevada muestran que los globos llenos de helio, ya sea amarrados o en vuelo libre, pueden usarse para medir vibraciones y terremotos que suceden muy por debajo, y si la tecnología puede transferirse al segundo planeta desde el Sol, podría darnos una visión sin precedentes de su composición e historia.

El calor y la presión en la superficie de Venus significan que cualquier sonda de aterrizaje que intente monitorear los Venusquakes (temblores de Venus) se aplastaría rápidamente y se derretiría. Sin embargo, las condiciones en la atmósfera superior son mucho más complejas.

Venus y la Tierra
Venus y la Tierra

Prueba en el desierto de Nevada

Siddharth Krishnamoorthy del Jet Propulsion Laboratory (JPL) de la NASA en California, dijo en un comunicado:

Nunca hemos realizado una medición sísmica directa en Venus. Hay mucho que los globos pueden ofrecer para desbloquear algunas preguntas importantes sobre el planeta”.

Para la prueba del desierto de Nevada realizada el 19 de diciembre, un equipo del Departamento de Energía de EE.UU. generó un temblor de magnitud 3-4 con la ayuda de una explosión química de 50 toneladas que ocurrió a unos 300 metros bajo tierra.

Arriba, en el cielo, dos globos llenos de helio llevaban instrumentos para detectar cambios en la presión atmosférica y ondas infrasónicas de baja frecuencia más allá de nuestra audición, ambos signos reveladores de actividad sísmica. Un globo estaba atado al suelo, mientras que el otro se dejó flotar libremente.

Agregando los nuevos experimentos a las pruebas anteriores realizadas el año pasado, y parece que este tipo de enfoque podría funcionar en Venus. Se utilizaron un par de globos rusos para explorar la atmósfera venusiana en la década de 1980, aunque solo duraron un par de días y no fueron diseñados para medir la actividad sísmica.

Sin embargo, conseguir que esta tecnología funcione en Venus no será fácil, incluso con ese precedente. Mientras que la atmósfera en Venus es más gruesa y, por lo tanto, más fácil de medir las ondas infrasónicas, también es el hogar de vientos supersónicos que podrían confundir rápidamente los instrumentos afinados del globo.

Globos en Venus

A pesar de los grandes desafíos, los científicos piensan que los globos podrían medir temblores tan pequeños como la magnitud 2, y ayudar a confirmar una hipótesis de larga duración de que el calor todavía está tratando de escapar del núcleo del planeta Venus, un proceso que desencadenaría temblores en la superficie.

Científicos de la NASA quieren escuchar los terremotos en Venus utilizando un globo
Científicos de la NASA quieren escuchar los terremotos en Venus utilizando un globo. Crédito: NASA / JPL

Si bien Venus comparte muchas similitudes con la Tierra (incluida su masa y su proximidad al Sol), también hay muchas preguntas sobre por qué terminó evolucionando de manera tan diferente, sin campo magnético ni agua. Una flota de globos aerostáticos enviados para medir los «venusquakes» podría ayudarnos a encontrar algunas respuestas a esas preguntas.

Se planean futuros experimentos en Oklahoma, ya que el equipo de la NASA trabaja para que la tecnología sea más precisa y funcione en distancias más largas. Después de eso, podría ser el momento de comenzar a preparar una misión a Venus.

Mientras tanto, la NASA también está trabajando en un plan para desarrollar drones capaces de operar en la atmósfera venusiana, que con un 96 por ciento de dióxido de carbono es bastante tóxico, aunque las presiones y temperaturas en la superficie del planeta son similares a las de la Tierra. Estos trabajadores remotos podrían enseñarnos más sobre Venus incluso desde un largo camino.

Krishnamoorthy dijo a Seeker el año pasado:

Sabemos, con cierto grado de certeza, que Venus no tiene tectónica de placas global como en la Tierra. Debajo de la superficie, hay una actividad sísmica de diferente naturaleza, pero no sabemos exactamente qué”.

Sin embargo, los experimentos de NASA y el Departamento de Energía de EE.UU. de crear terremotos artificiales en Venus han despertado la controversia acerca de si son realmente seguros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here