La Tierra está siendo bombardeada con energía antigua e invisible de otra galaxia


387 shares
La Tierra está siendo bombardeada con energía antigua e invisible de otra galaxia

Un grupo de astrónomos han confirmado que la Tierra ha estado siendo bombardeada con luz invisible que nadie entiende hasta ahora.

Conocidas como fast radio bursts (o FRB, por sus siglas en inglés), estos pulsos ultracortos y poderosos de energía antigua son los destellos más brillantes del universo e invisibles a la vez. Estas señales viajan por mil millones de años luz a través del tiempo y el espacio, brillan con la intensidad de cerca de 100 soles y luego revelan su existencia durante escasos milisegundos después de alcanzar el rango de los telescopios terrestres. Debido a que son ondas de radio, hacen todo esto mientras permanecen totalmente invisibles para los ojos humanos.

¿Podrían estos pulsos misteriosos ser los destellos distantes de supernovas supermasivas? ¿El giro salvaje de las estrellas de neutrones más rápidas del universo? ¿Quizás el empuje de una nave extraterrestre que navega por el cosmos? Nadie lo sabe a ciencia cierta. Pero aunque solo se han detectado unos 30 FRB desde su descubrimiento inicial en 2007, los astrónomos piensan que pueden ser un fenómeno casi constante que la tecnología moderna no está equipada para capturar por completo.

El 10 de octubre, un nuevo estudio publicado en la revista Nature agrega evidencia a esa afirmación, gracias a un telescopio de alta tecnología en Australia.

Ryan Shannon, miembro de la Swinburne University of Technology y el International Centre for Radio Astronomy Research (ICRAR) en Australia, y autor principal del estudio, dijo en un comunicado:

Encontramos 20 ráfagas de radio rápidas en un año, casi duplicando el número detectado en todo el mundo desde que se descubrieron en 2007. También hemos demostrado que las ráfagas de radio rápidas vienen del otro lado del universo en lugar de nuestro propio vecindario galáctico”.

En su nuevo estudio, Shannon y sus colegas utilizaron el Australian Square Kilometre Array Pathfinder (ASKAP), un grupo de 36 antenas idénticas conectadas a un solo radio telescopio potente, para monitorear una franja más amplia de FRB que nunca antes se ha observado.

Cada antena ASKAP mira el cielo en un ángulo ligeramente diferente, inclinándose fuera de las planicies remotas del oeste de Australia para mirar a la vez 240 grados cuadrados de espacio a la vez. Según los investigadores, la matriz monitorea una porción de cielo con «unas mil veces el área de la Luna llena», lo que proporciona una de las mejores oportunidades para las transmisiones de radio intergalácticas del mundo.

Una impresión artística del radiotelescopio ASKAP de CSIRO detectando una ráfaga de radio rápida (FRB)
Una impresión artística del radiotelescopio ASKAP de CSIRO detectando una ráfaga de radio rápida (FRB). Crédito: OzGrav, Swinburne University of Technology

¿De dónde provienen los misteriosos FRB?

Luego de registrar 20 nuevos FRB en el último año, los científicos de ASKAP también han podido estimar hasta qué punto ha viajado cada pulso de luz a través del cosmos. A medida que los FRB surgen a través del universo, atraviesan nubes de polvo y gas intergalácticos que retardan y estiran la forma de las ondas de la luz.

Jean-Pierre Macquart, profesor titular del ICRAR, dijo en un comunicado:

El estallido [entonces] llega a la Tierra con su extensión de longitudes de onda llegando al telescopio en momentos ligeramente diferentes, como nadadores en una línea de meta. La sincronización de la llegada de las diferentes longitudes de onda nos dice cuánto material ha transportado la ráfaga en su viaje”.

Cuanto más amplia sea la propagación de las longitudes de onda en un pulso dado, es más probable que el pulso haya viajado a través de un enorme tramo del universo, tal vez varios miles de millones de años luz, antes de colisionar finalmente con la Tierra. De hecho, dijo Macquart, estudiar los FRB podría incluso ayudar a los astrónomos a descubrir exactamente qué tipos de materia existen entre las galaxias.

De acuerdo con un estudio publicado a principios de este año, se cree que alrededor de un tercio de la materia del universo, compuesta de protones y neutrones (también llamada «materia bariónica»), existe en algún lugar en nubes de gas entre estrellas distantes. Estudiar cómo los FRB se deforman y ralentizan en ciertas partes del cielo podría ayudar a determinar dónde, exactamente, están realmente esas nubes de bariones.

Un estudio más a fondo de estas explosiones invisibles de la luz del espacio podría ayudarnos a completar nuestro mapa del universo conocido. Entonces, esperemos que si los FRB son realmente causados ​​por naves espaciales extraterrestres superinteligentes, se estén alejando de la Tierra.


Like it? Share with your friends!

387 shares
CodigoOculto.com
La historia y sus misterios, civilizaciones antiguas, Ovnis, Vida extraterrestre, Complots. Información alternativa para liberar mentes.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *