Civilizaciones alienígenas avanzadas podrían generar señales electromagnéticas


1 comment, 110 shares
Civilizaciones alienígenas avanzadas podrían generar señales electromagnéticas

¿Es posible que exista otro planeta con una civilización que se encuentre en la misma etapa de avance tecnológico que la nuestra?

Esta es una pregunta de larga data que se ha realizado el físico de la Ecole Polytechnique Federale de Lausanne, Claudio Grimaldi. Realizando investigaciones en el Laboratory of Physics of Complex Matter ha logrado calcular las probabilidades de que los nanotubos de carbono intercambien electrones. Sin embargo, luego se planteó si estos nanotubos fueran estrellas y los electrones las señales generadas por sociedades extraterrestres, entonces, ¿es posible que calculemos la probabilidad de estas señales con mayor precisión?

Para averiguar esto, Grimaldi ha trabajo en asociación con la University of California en Berkeley, y han implementado un nuevo modelo estadístico que permite a los investigadores el uso de una novedosa herramienta para buscar señales que una sociedad extraterrestre o muchas sociedades extraterrestres puedan emitir.

Esto no es algo nuevo, desde hace 60 años los científicos han estado estudiando esta posibilidad. Diversos proyectos de investigaciones ligados a la Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre (SETI) han sido llevados a cabo desde la década de 1950.

Los científicos buscan posibles señales electromagnéticas que otras civilizaciones en otras partes del universo podrían estar generando. Para esto usan avanzados radiotelescopios.

A pesar de los considerables avances en radioastronomía y el aumento de la potencia informática desde entonces, ninguno de esos proyectos ha llevado a nada concreto. Se han registrado algunas señales sin origen identificable, como la señal de «¡Wow!» En 1977, pero ninguna de ellas se ha repetido o parece lo suficientemente creíble como para ser atribuible a la vida extraterrestre.

Crédito: EPFL

Pero eso no significa que los científicos se hayan rendido. Por el contrario, SETI ha visto un renovado interés tras el descubrimiento de los muchos exoplanetas que orbitan los miles de millones de soles en nuestra galaxia. Los investigadores han diseñado nuevos instrumentos sofisticados, como el Square Kilometer Array, un radio telescopio gigante en construcción en Sudáfrica y Australia, con un área total de recolección de un kilómetro cuadrado, que podría allanar el camino hacia avances prometedores. Y el empresario ruso Yuri Milner anunció recientemente un ambicioso programa llamado Breakthrough Listen, que pretende cubrir 10 veces más el cielo que las búsquedas anteriores y escanear una banda de frecuencias mucho más amplia. Milner tiene la intención de financiar su iniciativa con $ 100 millones en 10 años.

Grimaldi dijo en un comunicado:

En realidad, expandir la búsqueda a estas magnitudes solo aumenta nuestras posibilidades de encontrar muy poco. Y si aún no detectamos ninguna señal, no necesariamente podemos concluir con mucha más certeza de que no haya vida allá afuera”.

El modelo estadístico de Grimaldi ofrece la ventaja de permitir a los científicos entender mejor tanto el éxito como el fracaso en la detección de señales a diferentes distancias de la Tierra. El modelo de Grimaldi usa el teorema de Bayes para calcular la probabilidad restante de detectar una señal dentro de un radio determinado alrededor de nuestro planeta.

Si no se llegara a detectar ninguna señal en un radio de 1.000 años luz, aún existe una posibilidad de más del 10 por ciento de que la Tierra esté dentro del rango de cientos de señales similares de otras partes de la galaxia, pero que nuestros radiotelescopios están actualmente no lo suficientemente potente como para detectarlos. Sin embargo, esa probabilidad aumenta a casi el 100% si solo se detecta una señal dentro del radio de 1.000 años luz. En ese caso, podríamos estar casi seguros de que nuestra galaxia está llena de vida extraterrestre.

Grimaldi también estima que la probabilidad de detectar una señal se vuelve muy pequeña solo en un radio de 40.000 años luz. En otras palabras, si no se detectan señales a esta distancia de la Tierra, podríamos concluir razonablemente que ninguna otra civilización en el mismo nivel de desarrollo tecnológico como la nuestra es detectable en la galaxia. Pero hasta ahora, los científicos han podido buscar señales en un radio de solo 40 años luz.

Aún hay mucho camino por recorrer y se deberán realizar muchas más investigaciones que permitan detectar civilizaciones alienígenas que puedan estar en etapas primordiales o que estén muy avanzadas y que posiblemente no hayan seguido la misma vía tecnológica que la nuestra.

El estudio científico ha sido publicado en PNAS.


Like it? Share with your friends!

1 comment, 110 shares
CodigoOculto.com
La historia y sus misterios, civilizaciones antiguas, Ovnis, Vida extraterrestre, Complots. Información alternativa para liberar mentes.

One Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *