La nebulosa planetaria NGC 3918 brilla intensamente en una deslumbrante foto nueva que la NASA describió en un comunicado el 24 de agosto.

La agencia espacial llama a la nebulosa el «ojo celestial» y se debe a que las nubes redondeadas y expandidas de polvo y el gas se ven como un iris fluorescente en el cielo, la enana blanca que brilla intensamente en el centro podría pasar como una pupila luminosa, y los bordes parecidos a bigotes se asemejan a las pestañas cósmicas.

Las estrellas como el sol probablemente terminarán como nebulosas planetarias cuando mueran. Y a pesar de lo espectaculares que son estas formaciones, desaparecieron en un abrir y cerrar de ojos cósmico. Las nebulosas planetarias como NGC 3918 existen por unas pocas decenas de miles de años, según la NASA.

Esta nebulosa se encuentra en el cielo meridional a unos 4.900 años luz de la Tierra, dentro de la constelación de Centauro, y sus formas irregulares todavía no están completamente explicadas.

La Wide Field Planetary Camera 2 del Telescopio Espacial Hubble tomó esta imagen, que fue publicada el 2 de agosto de 2010, que muestra diferentes regiones de brillo. El caparazón interior más brillante contrasta con el caparazón exterior de color más suave, y según los representantes de Hubble, los estudios muestran que son eyecciones que se formaron al mismo tiempo pero se alejan de la estrella a diferentes velocidades.

Además, poderosos chorros de gas fluyen desde los extremos de la nebulosa; los científicos estiman que este gas está acelerando a través del espacio a velocidades de alrededor de 350.000 kilómetros por hora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here