Encuentran agua y compuestos orgánicos dentro de meteorito que impactó la Tierra

Mundos intercambiando vida...

Encuentran agua y compuestos orgánicos dentro de meteorito que impactó la Tierra

Unos antiguos y diminutos cristales de sal que se encuentran dentro de meteoritos que cayeron a la Tierra provenientes de otros planetas, contienen compuestos orgánicos y agua, vitales para el surgimiento de la vida. Un análisis ha encontrado que estas rocas espaciales que impactaron en nuestro planeta pudieron haber sembrado la vida.

El estudio ha analizado los llamados «fluidos tempranos del Sistema Solar», atrapados en cristales de sal en dos rocas del espacio.

David Kilcoyne, científico de Advanced Light Source de Berkeley Lab, dijo en un comunicado de prensa que este hallazgo, es como una encontrar «un mosquito en ámbar».

Ambos meteoritos analizados fueron denominados «Zag» y «Monahans». Estos fueron descubiertos en el año 1998. Según los análisis, se ha determinado que ambos datan de aproximadamente hace 4.5 billones de años, es decir, los primeros días de nuestro Sistema Solar.

Los investigadores creen que estos meteoritos provienen de asteroides como Ceres, el objeto de mayor tamaño en el cinturón de asteroides, y Hebe, otro asteroide. Ellos, posiblemente, podrían haber intercambiado material orgánico en el pasado; algo similar a dos buses intercambiando pasajeros en el camino.

Y no solo es una suposición, los científicos han encontrado indicios de que los meteoritos Zag y Monahans «cruzaron sus caminos» de alguna manera antes de caer a la Tierra.

Para realizar los análisis correspondientes, los científicos extrajeron muestras del meteorito Zag. Primero llevaron estas muestras a un ambiente estéril para evitar contaminación. Luego, los manipularon con herramientas que habían sido calentadas a 900 grados Fahrenheit durante 24 horas, para reducir aún más el riesgo de contaminación. Finalmente, analizaron las muestras, encontrando bloques de proteínas que forman aminoácidos.

Luego procedieron a analizar el meteorito «Monahans», del cual tomaron una muestra de cristal, para luego disolverla en una recipiente con agua hirviendo. Al analizar lo que quedó, encontraron que los restos contenían carbono, nitrógeno y oxígeno; tres elementos importantes para la vida tal y como la conocemos.

Cristal de halita encontrado en un meteorito. Mide menos de un milímetro de ancho. Crédito: Queenie Chan / The Open University, Reino Unido

Al unir todas las piezas de este rompecabezas, los científicos lograron determinar que los cristales de sal se formaron inicialmente en la superficie de algún asteroide, como Ceres. Al ocurrir una erupción, estos cristales fueron arrojados al espacio, impulsados por una corriente de agua o hielo, donde obtuvieron su característico colo azul. Estos cristales prosiguieron su camino en el espacio hasta que se toparon con otro asteroide, donde quedaron enterrados. Luego, este nuevo asteroide los arrojo nuevamente en forma de meteorito que llegó finalmente a nuestro planeta.

Los resultados de este estudio han demostrado que los compuestos que son importantes para la vida también existe vida, tal y como la conocemos, en otros lugares del universo.

El estudio científico ha sido publicado en la revista Science Advances.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
Al dejar un comentario se solicitan datos como tu correo y nombre que se almacenan en una cookie para que no tengas que volver a completarlos en las próximas visitas. Para enviar un comentario debes primero leer y aceptar nuestras Políticas de Privacidad