Venus es más parecido a la Tierra de lo que pensábamos

A pesar de tener una «atmósfera de pesadilla».

Venus es más parecido a la Tierra de lo que pensábamos

Han transcurrido más de 20 años desde que los científicos lograron observar la superficie de Venus, sin embargo estos antiguos datos aún tienen mucho que ofrecer. Ahora, una nueva investigación ha encontrado que su superficie es mucho más activa de lo que los científicos habían pensado.

Nuestro planeta vecino no tiene placas tectónicas completas como las que tenemos aquí en la Tierra, pero ese vistazo de décadas muestra una clara evidencia de un proceso similar en juego.

Eso no quiere decir que hayamos descifrado todos los misterios de Venus, por supuesto. «Simplemente no tenemos las herramientas que necesitamos para comprender el planeta» , dijo Paul Byrne, un geólogo planetario de la Universidad Estatal de Carolina del Norte que dirige la investigación . «Es un mundo criminalmente infraexplorado». La última nave espacial que envió información sobre la superficie de Venus, que requería un costoso equipo de radar que puede ver a través de la atmósfera letal del planeta, terminó su trabajo en 1994.

Byrne y sus colaboradores utilizaron esos datos para observar mejor el patrón irregulars en la superficie del planeta. Al observar toda la superficie, en lugar de acercarse a pequeñas porciones, se dieron cuenta de que esas marcas aislaban pequeños trozos de la superficie de Venus, de una manera extrañamente similar a diversas partes también mostradas en la Tierra, similar signos de desgaste. El equipo presentó su investigación en la Reunión de Otoño de la Unión Geofísica Americana la semana pasada.

En este mapa de la superficie de Venus, los círculos muestran dónde el equipo cree haber visto movimiento de roca

En este mapa de la superficie de Venus, los círculos muestran dónde el equipo cree haber visto movimiento de roca. Crédito: Paul Byrne

«Es como la tectónica inicial de las placas en la Tierra», dijo Byrne. en la que grandes bloques de roca se mueven sobre la superficie del planeta. Pero en la Tierra, eso es impulsado por un gigantesco sistema de reciclaje geológico, en el cual se crea una nueva corteza en grietas en el fondo del océano y la corteza vieja es absorbida de vuelta al planeta para ser lentamente derretida nuevamente. Esa es la parte que falta en Venus.

«Tenemos muy claro que no encontramos tectónica de placas al estilo de la Tierra en Venus», dijo Byrne. Pero los resultados podrían apuntar a un tipo de fenómeno intermedio, que no alcanza la tectónica de placas, pero aún muestra más movimiento que la superficie de Marte o la Luna, en la que la superficie es todo una pieza de roca.

Byrne y sus colegas aún no están seguros de qué está causando que la rocas se muevan, pero creen que una pieza clave del rompecabezas puede ser la superficie quemada de Venus. «Básicamente es un horno autolimpiante», dice Byrne sobre el planeta, que puede superar los 880 grados Fahrenheit en su superficie. Eso significa que a diferencia de otros lugares fríos, como la Luna y Marte, no es necesario que te acerques demasiado a la superficie frágil para obtener una roca un poco suave y flexible.

Extrañamente, los trozos de roca en movimiento en la superficie de Venus son aproximadamente del mismo tamaño que las microplacas, el tipo más pequeño de placa que se encuentra en la Tierra. «Esto puede ser una coincidencia, o esto puede estar diciéndonos algo», dijo Byrne.

Lo que sea que haya causado el fenómeno en Venus, vale la pena descubrirlo, dijo Byrne. Eso es porque todo lo que aprendamos podría ser aplicable a planetas distantes. Nos interesan particularmente los planetas que tienen el tamaño de la Tierra y están ubicados tan lejos como nosotros del sol, ya que podrían ser un buen lugar para buscar vida. Pero mientras Venus cumple superficialmente esos criterios, es un planeta de pesadilla que nunca podríamos visitar. «¿Por qué es nuestro planeta hermano pero no nuestro planeta gemelo?», pregunta Byrne. Todo lo que podamos aprender sobre la superficie y su historia podría ayudarnos a responder esa pregunta.

Los hallazgos de la investigación han sido publicados en el siguiente enlace.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
Al dejar un comentario se solicitan datos como tu correo y nombre que se almacenan en una cookie para que no tengas que volver a completarlos en las próximas visitas. Para enviar un comentario debes primero leer y aceptar nuestras Políticas de Privacidad