Descubren vida en las profundidades del Ártico y la Antártida

Científicos creen que esto podría ayudar a buscar vida extraterrestre.

Descubren vida en las profundidades del Ártico y la Antártida

Las regiones polares de nuestro planeta son ambientes muy extremos y de difícil acceso, y debido a eso anteriormente se supuso que las profundas capas de hielo eran un ambiente estéril, totalmente desprovistos de vida. Ahora, por primera vez, investigadores han hallado vida microbiana viviendo allí y alterando el ambiente polar.

Una reciente investigación publicada en el Journal of the Royal Society Interface, ha descubierto vida microbiana metabólicamente activa alterando el ambiente dentro de la capa de hielo, lo que demuestra que es perfectamente capaz de soportar la vida.

El hallar vida en esta ambiente polar hace que sea mucho más probable el encontrar vida en planetas del universo. Además, el estudio de la nieve y el hielo en un estado profundamente compactados podrían proporcionar información vital sobre los niveles prehistóricos de dióxido de carbono, y por consiguiente mejorar nuestra comprensión del cambio climático y la historia de la atmósfera de la Tierra.

Como dijo el autor principal del estudio, el Dr. Kelly Redeker, del Departamento de Biología de la Universidad. de York, en un comunicado:

El hecho de que hayamos observado bacterias metabólicamente activas en el hielo y la nieve más prístinos es un signo de vida que prolifera en entornos donde no se espera que exista. Esto sugiere que podemos ampliar nuestros horizontes cuando se trata de pensar qué planetas son capaces de sostener la vida. Como la actividad microbiana y su influencia en su entorno local nunca se han tenido en cuenta cuando se analizan las muestras de gas en el núcleo de hielo, esto podría proporcionar una fuente moderada de error en las interpretaciones de la historia climática. La respiración por bacterias puede tener niveles ligeramente aumentados de CO2 en bolsas de aire atrapadas dentro de los casquetes polares, lo que significa que antes de la actividad humana, los niveles de CO2 pueden haber sido incluso más bajos de lo que se pensaba”.

Para reaizar el estudio, los investigadores analizaron los núcleos de hielo de grandes cantidades de nieve, capas de nieve y hielo que se acumulan durante siglos, en las profundidades del Ártico y la Antártida. Dentro de estas muestras, descubrieron niveles inusualmente altos de yoduro de metilo, un gas producido por bacterias marinas.

Las regiones polares son territorio hostil, obviamente porque son bastante frías, capaces de alcanzar -34 °C (-29.2 °F). Además, reciben una gran cantidad de radiación UV y ausentes de los principales nutrientes. Esto ayudará a que los investigadores puedan ampliar su comprensión de la vida en nuestro planeta.

Según dijo Redeker: «Sabemos que las bacterias tienen el potencial de permanecer viables y metabólicamente activas a bajas temperaturas durante cientos o miles de años El siguiente paso es mirar más abajo para ver si podemos observar bacterias activas en lo profundo de las capas de hielo».

El estudio científico ha sido publicado en Journal of the Royal Society Interface.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
Al dejar un comentario se solicitan datos como tu correo y nombre que se almacenan en una cookie para que no tengas que volver a completarlos en las próximas visitas. Para enviar un comentario debes primero leer y aceptar nuestras Políticas de Privacidad