Descubren un acelerado río de hierro fundido bajo la superficie de Siberia y Alaska

Se ha descubierto un río de hierro fundido que fluye rápidamente bajo Alaska y Siberia, a unos 3.000 kilómetros (1.864 millas) por debajo de la superficie, y parece estar acelerándose.

Descubren un acelerado río de hierro fundido bajo la superficie de Siberia y Alaska

Esta gigantesca corriente de chorro, que se estima posee aproximadamente 420 km de ancho (260 millas) y casi tan caliente como la superficie del Sol, se ha triplicado en menos de dos décadas y ahora se dirige hacia Europa.

«Sabemos más sobre el Sol que el núcleo de la Tierra», dice un miembro del equipo, Chris Finlay de la Universidad Técnica de Dinamarca. «El descubrimiento de este ‘jet’ es un paso emocionante para aprender más sobre el funcionamiento interno de nuestro planeta».

Finlay y su equipo detectaron la corriente de chorro mientras analizaban los datos del trío de satélites de la Agencia Espacial Europea (ESA), llamado Swarm.

Lanzados en 2013 para medir las fluctuaciones en el campo magnético de la Tierra, estos satélites permitieron a los investigadores crear una especie de radiografía de la estructura interna de la Tierra, revelando vastos componentes que antes ni siquiera sabíamos que existían.

«Los satélites Swarm de la Agencia Espacial Europea están proporcionando nuestra imagen de rayos X más nítida del núcleo», dice Phil Livermore, investigador principal de la Universidad de Leeds en Inglaterra.

«No sólo hemos visto esta corriente de chorro claramente por primera vez, pero entendemos por qué está ahí».

Se cree que el campo magnético de la Tierra es generado por la actividad que se desarrolla en el interior del núcleo del planeta.

El núcleo mismo es un bulto sólido, dos tercios del tamaño de la Luna, y compuesto principalmente de hierro. Con una temperatura de aproximadamente 5.400 grados centígrados (9,800 grados Fahrenheit), es casi tan caliente como la superficie del Sol, que alcanza los 5.505 ° C (9.941 ° F).

Alrededor del sólido núcleo interno se encuentra el núcleo exterior de la Tierra: una capa de 2.000 km de espesor (1.242 millas) hecha principalmente de hierro líquido y níquel.

Las diferencias de temperatura, presión y composición en esta capa crean movimientos y remolinos en el metal líquido y, junto con el spin de la Tierra, generan corrientes eléctricas, que a su vez producen campos magnéticos.

Cuando los investigadores examinaron datos satelitales del área del núcleo externo en el hemisferio norte, encontraron extraños «lóbulos de flujo magnético bajo Alaska y Siberia.

Pero los lóbulos no estaban pegados en esas posiciones – se están moviendo en la dirección del continente europeo, y el equipo dice que están siendo empujados adelante por una corriente de hierro fundido.

«Debido a que su movimiento podría originarse sólo a partir del movimiento físico del hierro fundido, los lóbulos sirvieron como marcadores, permitiendo a los investigadores rastrear el flujo de hierro», informa Andy Coghlan para New Scientist.

El equipo encontró que este chorro ha acelerado su velocidad desde el año 2000 y ahora está empujando los lóbulos bajo Alaska y Siberia a una velocidad tres veces más rápida que las velocidades típicas del núcleo externo y cientos de miles de veces más rápido que la velocidad de las placas tectónicas de la Tierra.

Una representación que indica donde el río se encuentra en movimiento - en el núcleo externo. Los satélites Swarm vuelan a unos cientos de kilómetros por encima del planeta y en el sentido de su campo magnético.

Una representación que indica donde el río se encuentra en movimiento – en el núcleo externo. Los satélites Swarm vuelan a unos cientos de kilómetros por encima del planeta y en el sentido de su campo magnético. Crédito: ESA

«Este chorro de hierro líquido se está moviendo unos 50 kilómetros al año», dijo Finlay a BBC News.

«Eso puede no ser tan significativo para nosotros en la superficie de la Tierra, pero debemos recordar que se trata de metal líquido muy denso y se necesita una enorme cantidad de energía para mover esta masa, y probablemente se trate del movimiento más rápido que tenemos en cualquier lugar dentro de la Tierra sólida».

En esta etapa, no está claro por qué la corriente de chorro se está acelerando, pero los investigadores sospechan que es una parte natural del ciclo interno de la Tierra que ha estado sucediendo durante miles de millones de años.

Si podemos averiguar en qué parte del ciclo estamos en este momento, podríamos predecir cómo cambiará el campo magnético de la Tierra con el tiempo, incluyendo cómo podría revertirse en los siglos venideros.

Los satélites Swarm se pusieron en marcha en 2013 para estudiar el campo magnético de la Tierra.

Los satélites Swarm se pusieron en marcha en 2013 para estudiar el campo magnético de la Tierra. Crédito: ESA

Como explica New Scientist, ya que el campo magnético de la Tierra parece haberse debilitado a una tasa de de aproximadamente 5 por ciento por siglo, se espera que el campo magnético se vuelque, momento en el cual los polos norte y sur magnéticos intercambiarán lugares.

«Es probable que surjan más sorpresas», dijo Rune Floberghagen, responsable de la misión de Swarm de la ESA, en un comunicado de prensa.

«El campo magnético está cambiando para siempre, y esto podría incluso hacer que el chorro de corriente cambie de dirección.»

El estudio ha sido publicado en Nature Geoscience.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0