Cleopatra la Alquimista y su oro secreto

Cleopatra la alquimista y su oro secreto

Cleopatra la alquimista y su oro secreto

Cleopatra fue una de las cuatro mujeres alquimistas que trabajó en la búsqueda de la famosa Piedra Filosofal. Vivió en el último período destacado de la historia de Alejandría, cuando ésta aún era una ciudad de científicos de mentalidad abierta. Algunos de los más valiosos descubrimientos de la otra Cleopatra los encontramos en su Crisopea, una obra que podría albergar las claves para la transmutación de los metales en oro.

La alquimia era una disciplina elitista prohibida a la mayoría de la población en el antiguo Egipto. Los conocimientos místicos y complejas habilidades necesarias para su práctica exigían una exhaustiva educación y aptitudes únicas. Sin embargo, la diferencia entre Egipto y muchas otras naciones de la antigüedad era inmensa. A las mujeres que habitaban el país del Nilo se les permitía practicar la ciencia, y eran muy apreciadas por sus logros. No existía discriminación por cuestiones de género entre los círculos científicos, especialmente en Alejandría. Esta situación permitió a las mujeres del antiguo Egipto destacar en el estudio de la ciencia.

La historia de la alquimia está llena de lagunas que quizás no lleguemos a conocer jamás. Por otro lado, muchos de los descubrimientos de la antigüedad quedaron velados por investigadores o científicos posteriores, recordados por haber dado al mundo algo que de hecho ya se conocía siglos o incluso milenios antes de que lo «descubrieran». No obstante, algunos de los logros más destacados de la antigüedad aún nos son conocidos, y arrojan luz sobre las misteriosas estancias llenas de instrumentos y papiros en los que los antiguos alquimistas ponían a prueba sus teorías.

¿Fue también médico Cleopatra la Alquimista?

Habitualmente, Cleopatra la Alquimista es recordada como una mujer que tendría raíces griegas y habría vivido durante el siglo III d. C. en Alejandría, donde trabajó como escritora y filósofa. Sus experimentos con la alquimia práctica son famosos principalmente por constituir uno de los cuatro intentos conocidos de hallar la famosa Piedra Filosofal realizados por mujeres alquimistas. Es también conocida por haber ideado un antiguo instrumento químico conocido como alambique.

Alambique: ilustración de un manuscrito medieval.

Alambique: ilustración de un manuscrito medieval.

Algunos investigadores han sugerido que Cleopatra la Alquimista y Cleopatra la Médica podrían haber sido la misma mujer. Hay también voces escépticas que niegan la información generalmente aceptada sobre su vida. Uno de los autores que ha intentado resolver el enigma de esta misteriosa mujer ha sido Marilyn Ogilvie, quien escribió al respecto:

Muchos diferentes relatos giran en torno al personaje conocido como Cleopatra [la Alquimista]. Según cierta tradición, era una médica mencionada en escritos hipocráticos. Según otra, fue una alquimista discípula de María la Judía. En la época medieval las diferentes tradiciones se confundieron, añadiéndose una nueva complicación: el nombre de la reina Cleopatra de Egipto aparece ligado a la obra tanto de Cleopatra la Médica como de Cleopatra la Alquimista. Aunque tanto historiadores de la medicina como historiadores de la alquimia se refieren a las mismas fuentes de la antigüedad, su interpretación de estas fuentes depende de sus preferencias: si están buscando a un médico o a un alquimista.

La única conexión entre los intereses de Cleopatra la Alquimista y Cleopatra la Médica está en su compartido interés por el proceso reproductivo. En las informaciones relacionadas con la obra de Cleopatra la Médica no parece haber más que uno de los ingredientes de la ciencia: el elemento descriptivo. En cuanto a Cleopatra la Alquimista, aunque no hay evidencias que sugieran que su estudio sea original, sin duda parece haber integrado los aspectos teóricos de la alquimia con la experimentación de laboratorio.”

Imaginativa ilustración de Cleopatra la Alquimista en los «Sellos de los Filósofos» de la obra de Johann Daniel Mylius «Basilica philosophica» (1618).

Imaginativa ilustración de Cleopatra la Alquimista en los «Sellos de los Filósofos» de la obra de Johann Daniel Mylius «Basilica philosophica» (1618).

¿Consiguió Cleopatra la Alquimista fabricar oro y plata?

En el Egipto helenístico, Cleopatra ya podía encontrar muchos apasionantes escritos ocultos en los estantes de la Gran Biblioteca. Había además un selecto círculo científico que investigaba numerosos y fascinantes temas, entre ellos los más misteriosos relacionados con la química y la medicina.

Desconocemos gran parte de los detalles de su vida, aunque se sospecha que estaba vinculada a la escuela de María la Judía y Comarius, los famosos alquimistas. Su mayor logro fue la invención de un avanzado aparato para la sublimación y la destilación, el alambique. Parece que Cleopatra murió en el siglo IV d. C., aunque los detalles que giran en torno su muerte nos son desconocidos.

«Crisopea de María la Judía» (1964), óleo de Leonora Carrington.

«Crisopea de María la Judía» (1964), óleo de Leonora Carrington.

Solo han llegado hasta nosotros tres obras de esta notable mujer: Διαλογος φιλοσοφων και κλεοπατρας («Diálogo de Cleopatra y los filósofos»), Εκ των Κλεοπατρας περι μετρων και σταθμων. («De pesos y medidas»), y el más famoso: Κλεοπατρης χρυσοποια («Crisopea de Cleopatra»).

La Crisopea es una hoja de papiro con la descripción de las más importantes investigaciones de Cleopatra la Alquimista. En la universidad holandesa de Leiden se encuentra una copia de este papiro. La palabra Crisopea puede traducirse como «fabricación de oro». Este papiro se encuentra lleno de símbolos y dibujos expresados de forma muy sencilla.

Una de las imágenes nos muestra a una serpiente mordiéndose su propia cola. Se trata del Uróboros, símbolo del eterno retorno, una imagen muy popular en la antigüedad. Aparece también un aparato similar a un instrumento químico bien conocido, el Kerotakis. Finalmente podemos ver los símbolos de una luna creciente y varias estrellas: simbolizan la transformación del plomo en plata. ¿Significa esto que Cleopatra logró transmutar metales con éxito? ¿Consiguió fabricar plata, o incluso oro? Desconocemos la respuesta a estas preguntas.

Dibujos de la Crisopea de Cleopatra: serpiente mordiéndose la cola (uróboros) y luna creciente con cuatro estrellas.

Dibujos de la Crisopea de Cleopatra: serpiente mordiéndose la cola (uróboros) y luna creciente con cuatro estrellas.

La sombra de una científica de la antigüedad

Aparte de Cleopatra la Alquimista se conocen los nombres de otros grandes científicos de su época. Uno de ellos era otra mujer, Pafnutia la Virgen. Sabemos de la existencia de Pafnutia por una carta enviada a la alquimista Theosebeia por su hermano Zósimo de Panópolis. En este escrito, Zósimo critica a su hermana por compartir sus conocimientos con Pafnutia. En opinión de Zósimo, la educación de Pafnutia era limitada, y su práctica de la alquimia de escaso valor. De cualquier manera, los químicos de hoy en día pueden considerarse herederos de aquellos alquimistas de la antigüedad. Alquimistas como nuestra misteriosa Cleopatra.

Este artículo fue publicado en AncientOrigins.es y ha sido publicado nuevamente en CodigoOculto.com con permiso.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0