Cómo las fuerzas cósmicas dan forma a nuestro destino, según Nikola Tesla

Cómo las fuerzas cósmicas dan forma a nuestro destino, según Nikola Tesla

«Cada ser vivo es un motor orientado a la rueda del universo».

Con esta frase Nikola Tesla comienza a explicar el misterioso camino por el cual nuestros destinos están influenciados por seres celestiales y elementos externos.

A primera vista, mirando algo lejano, como otra galaxia o una estrella distante, asumimos que no tiene influencia sobre nuestras vidas. Pero según Nikola Tesla:

«No hay constelación ni nebulosa, ni sol ni planeta, en todas las profundidades del espacio ilimitado que no ejerza algún control sobre nuestro destino, no en el sentido vago y engañoso de la astrología, sino en el sentido rígido y positivo de la ciencia física».

Según su punto de vista tenemos muy poco control sobre nuestro destino. En cierto momento, incluso creyó que cada ser vivo es como una máquina, y la parte de una «rueda» más grande, sin capacidad para ejercer el libre albedrío.

Sin embargo, a medida que leas su obra te darás cuenta de que las opiniones de Tesla cambiarán ligeramente en el libre albedrío.

Recomendamos: The Problem of Increasing Human Energy

Y en mi opinión, el libre albedrío es algo que adquieres. Es como una habitación dentro de tu conciencia, donde está sólo usted alejado de influencias externas e internas.Y lo que influye en tu ser no tiene ningún efecto sobre ti dentro de esa habitación. Mientras más espacio tengas, tendrás más control sobre tu destino.

Pero no mucha gente logra adquirir esta «habitación» y la mayoría del mundo flota libremente en el «océano» reaccionando a influencias externas.

Es posible que ni siquiera nos demos cuenta de lo poderosas que son estas fuerzas externas. Podemos sentir dudas acerca de la fuerza de estas energías celestes que dan forma a nuestras vidas. Es por eso que Nikola Tesla trata de explicar su fuerza con la física simple:

«En aras de la simplicidad podemos suponer que el eje de la Tierra es perpendicular a la eclíptica y que el humano autómata está en el ecuador.

Si su peso sea de ciento sesenta libras, entonces, a la velocidad de rotación de unos 1.520 pies por segundo, la energía mecánica almacenada en su cuerpo será de casi 5.780.000 libras-pie, que es aproximadamente la energía de un centenar de bolas de cañón

Este impulso es constante, así como el empujón centrífugo ascendente, que asciende a unos cincuenta y cinco centésimas de libra, y ambos probablemente no tendrán una influencia notable en sus funciones vitales.

El Sol, que tiene una masa de 332.000 veces la de la Tierra, pero siendo 23.000 veces más larga, atraerá al autómata con una fuerza de alrededor de una décima de una libra, aumentando y disminuyendo alternativamente su peso normal en esa cantidad

Aunque no es consciente de estos cambios periódicos, es seguro que se verá afectados por ellos.

La Tierra en su rotación alrededor del Sol lo lleva posee la velocidad prodigiosa de diecinueve millas por segundo y la energía mecánica impartida al autómata es más de 25.160.000.000 libras-pie.

El arma más grande jamás fabricada en Alemania arroja un proyectil que pesa una tonelada con una velocidad del cañón de 3.700 pies por segundo, siendo la energía de 429.000.000 libras-pie. Por lo tanto, el impulso del cuerpo del autómata es casi sesenta veces mayor. Sería suficiente para desarrollar 762.400 caballos de fuerza durante un minuto y si el movimiento se detuviera repentinamente el cuerpo explotaría instantáneamente con una fuerza suficiente para llevar un proyectil que pesa más de sesenta toneladas a una distancia de veintiocho millas.

Heavy Gustav, el cañón más grande construido.

Heavy Gustav, el cañón más grande construido.

Esta enorme energía, sin embargo, no es constante, sino que varía con la posición del autómata en relación con el Sol.

La circunferencia de la Tierra tiene una velocidad de 1.520 pies por segundo, que se añade o se resta de la velocidad de traslación de 19 millas a través del espacio. Debido a esto, la energía variará en casi doce horas en una cantidad aproximadamente igual a 1.533.000.000 libras-pie, lo que significa que la energía fluye de alguna manera desconocida dentro y fuera del cuerpo del autómata a razón de sesenta y cuatro caballos de fuerza.

Pero esto no es todo. Todo el sistema solar es impulsado hacia la remota constelación de Hércules a una velocidad que algunos estiman en unas veinte millas por segundo y debido a esto debe haber cambios anuales similares en el flujo de energía, lo que puede llegar a la cifra espantosa de más de cien mil millones de libras.

Todos estos efectos variables y puramente mecánicos se hacen más complejos a través de la inclinación de los planos orbitales y muchas otras acciones masivas permanentes u ocasionales.

Ciclo cósmico

Ciclo cósmico

Este autómata, sin embargo, está sujeto a otras fuerzas e influencias. Su cuerpo está en el potencial eléctrico de dos billones de voltios, que fluctúa violentamente e incesantemente. Toda la Tierra está viva con vibraciones eléctricas en las que participa. La atmósfera lo aplasta con una presión de dieciséis a veinte toneladas, según la condición barométrica. Recibe la energía de los rayos del Sol en intervalos variables a un promedio de cuarenta libras por segundo y es sometido a bombardeos periódicos de las partículas del Sol que pasan por su cuerpo como si fueran papel de seda. El aire se arruina con sonidos que golpean sus tímpanos, y es sacudido por los temblores incesantes de la corteza terrestre. Está expuesto a grandes cambios de temperatura, a la lluvia y al viento.

¿Cómo es posible que en tal agitación tan terrible, en la que la existencia de hierro fundido parece imposible, este delicado motor humano pueda actuar de una manera excepcional?

Si todos los autómatas fueran en todos los aspectos iguales reaccionarían exactamente de la misma manera, pero éste no es el caso. Hay concordancia en respuesta a esos disturbios que se repiten con mayor frecuencia, no a todos. Es muy fácil proporcionar dos sistemas eléctricos que, sometidos a la misma influencia, se comportarán de manera exactamente opuesta; así también dos seres humanos.

El cuerpo humano es influenciado por los elementos.

El cuerpo humano es influenciado por los elementos.

Todos dormimos periódicamente. Esta no es una necesidad fisiológica indispensable más que una parada a intervalos es un requisito para un motor. Es simplemente una condición que gradualmente nos ha sido impuesta por la revolución diurna del globo, y esta es una de las muchas evidencias de la verdad de la teoría mecanicista. Observamos un ritmo o un reflujo y una marea, en ideas y opiniones, en movimientos financieros y políticos, en cada sección de nuestra actividad intelectual».

En otras palabras, más simples, cada objeto en el Universo influye en nuestra energía, conciencia y psique mucho más poderosamente de lo que jamás hemos asumido.

Una gran cantidad de energía fluye a través de nuestros cuerpos constantemente. Una fuerza de aproximadamente de «25,160,000,000 libras» está impulsando nuestro impulso. Y ondas de energía suman o restan a esta fuerza dependiendo de nuestra posición (si es de día o de noche).

Esta energía es un producto de la «rueda» gigante de la que todos somos parte. El movimiento del planeta, el movimiento del sol, la galaxia y todos los objetos internos, instalan programas dentro de nuestra psique que integramos en las estructuras de nuestra sociedad.

Pensamos en estas ideas como las nuestras, pero son, de hecho, comportamientos celestiales por los que todos los seres vivientes son gobernados.

Teniendo en cuenta que toda esta fuerza influye constantemente en nuestras vidas, conciencia, subconciencia y diferentes capas de nuestra psique, es seguro asumir que la mayoría de nuestros destinos están influenciados por factores externos sobre los que no tenemos control. No es difícil pensar que somos máquinas sin libre albedrío.

Sin embargo, una influencia no tiene que dictar las elecciones que haces si no estás reaccionando a ella. Entonces, usted es el que está tomando la decisión.

Usted es el encargado de tomar las decisiones y decidir su futuro.

Usted es el encargado de tomar las decisiones y decidir su futuro.

Por ejemplo, digamos que alguien te hace sentir realmente enojado y te apetece atacarlo con palabras, haciéndole daño. Pero sabes que decir esas cosas empeorará las cosas, aunque te haga sentir mejor al principio.

Así que decides no reaccionar sobre tus sentimientos. Usted puede optar por decir una broma, o cambiar el tema o incluso entender a la otra persona un poco mejor. No porque los planetas estuvieran alineados para eso o porque había energía positiva alrededor de usted, sino porque usted eligió eso, aunque su ser entero quisiera reaccionar de manera colérica.

Así es como se detiene una influencia dictando sus decisiones. Así es como se crea una pequeña habitación dentro de su conciencia para tomar decisiones racionales, al ser consciente. Mediante el uso de la razón y el libre albedrío, usted toma el control de su destino.

Y sí, hay cosas fuera de nuestro control. Pero la mayor parte del tiempo es nuestra reacción la que determina nuestro destino. Y eso es algo que podemos aprender a controlar.

Fuente: «How Cosmic Forces Shape Our Destinies» por By Nikola Tesla, 7 de febrero de 1915.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0