Hallan dos estrellas que orbitan a una velocidad nunca antes vista


Hallan dos estrellas que orbitan a una velocidad nunca antes vista

Recientemente un equipo de astrónomos han descubierto un sistema estelar que ha roto los records de velocidad. Se le ha denominado IGR J17062-6143, y es un sistema binario muy compacto, donde una de las estrellas es una estrella de neutrones superdensa de giro rápido llamada pulsar de rayos X.

Las dos estrellas tardan solo 38 minutos en orbitarse entre sí. Ese es el período orbital más rápido de cualquier binario de pulsar de rayos X jamás observado.

IGR J17062-6143 (o J17062, para abreviar) fue descubierta en 2006; es muy baja en masa, y muy débil, y está aproximadamente a 23.809 años luz de distancia.

Aunque se le ha estudiado de forma extensa, aún se necesita obtener más información, y para esto se piensa utilizar el NASA’s Neutron star Interior Composition Explorer (NICER), un instrumento de detección de rayos X instalado en la Estación Espacial Internacional en junio de 2017.

Investigaciones anteriores habían revelado un disco de acreción asociado con el binario, y una de las estrellas era un púlsar, pero una observación de 20 minutos de 2008 utilizando el Rossi X-Ray Timing Explorer de la NASA solo podía establecer un límite inferior para el período orbital del binario.

Las estrellas de neutrones también son extremadamente calientes y brillan extremadamente brillantes. Sin embargo, debido a que son muy pequeños, nos resultan difíciles de ver, excepto en rayos X.

También pueden girar increíblemente rápido, lo que crea un campo eléctrico que acelera los electrones lejos de los polos, creando chorros de radiación relativistas.

Si este rayo pasa entre nosotros y el púlsar, podemos verlo parpadear como un faro cósmico.

En el caso de los púlsares binarios de rayos X, estos chorros son alimentados por la materia robada de la estrella donante. Este material cae a la superficie del púlsar, donde viaja a lo largo de sus fuertes líneas de campo magnético hacia los polos.

Fue mediante la observación de estos chorros de rayos X que la observación de 2008 llevó al descubrimiento: el pulsar J17062 giraba 163 veces por segundo, casi 9.800 revoluciones por minuto.

NICER ha podido observar el sistema durante mucho más tiempo: más de 7 horas de observación tomadas en 5.3 días en agosto de 2017. Esto ha permitido a los investigadores obtener mucha más información detallada.

Además del período orbital de 38 minutos, los investigadores pudieron determinar que las dos estrellas están separadas por una distancia de solo 300.000 kilómetros, menos que la distancia que separa la Tierra de la Luna.

Estos dos factores y el análisis de los espectros producidos por el binario han llevado al equipo de investigación a la conclusión de que la estrella compañera del pulsar es una enana blanca de baja masa y bajo contenido de hidrógeno, solo alrededor del 1.5 por ciento de la masa del Sol.

Tod Strohmayer , un astrofísico de la NASA Goddard e investigador principal del estudio, dijo en un comunicado:

No es posible que una estrella rica en hidrógeno, como nuestro Sol, sea la compañera del púlsar. No se puede colocar una estrella así en una órbita tan pequeña”.

El pulsar, en comparación, posee aproximadamente 1.4 veces la masa del Sol, pero es mucho más pequeño. Las estrellas de neutrone, que s son los núcleos colapsados ​​de las estrellas, poseen aproximadamente menos de tres veces la masa del Sol, en la etapa final de su ciclo de vida. Por lo general, solo tienen aproximadamente 10-20 kilómetros de diámetro.

Sin embargo, debido a que son tan gigantescas, las estrellas de neutrones tienen una atracción gravitacional bastante fuerte, de ahí el disco de acreción, ya que el pulsar J17062 extrae material de la enana blanca, la «estrella donante» del binario.

Ese gran desequilibrio de masa también significa que el punto central de la órbita, circular, como descubrió el equipo, está mucho más cerca del púlsar, a solo 3.000 kilómetros de él.

Está tan cerca que la enana blanca casi parece estar orbitando alrededor de una estrella estacionaria; pero, aunque débil, ejerce una atracción gravitatoria sobre el pulsar.

Strohmayer agregó:

La distancia entre nosotros y el púlsar no es constante. Está variando según este movimiento orbital. Cuando el pulsar está más cerca, la emisión de rayos X tarda un poco menos en llegar a nosotros que cuando está más lejos. Este retraso de tiempo es pequeño, solo aproximadamente de 8 milisegundos para la órbita de J17062, pero está dentro de las capacidades de una sensible máquina de pulsar como NICER”.

El estudio científico ha sido publicado en The Astrophysical Journal Letters.

Edición: Fernando T. para CodigoOculto.com

Síguenos en nuestra página de Facebook: CODIGO OCULTO.


Like it? Share with your friends!

Fernando T.

Editor en CodigoOculto.com / Miembro e investigador de MUFON / Ingeniero informático (el resto de mi día) Me encanta obtener y difundir conocimiento, mis temas preferidos: ciencia, astronomía, astrobiología, astrofísica; y por supuesto, todos los misterios de nuestro universo. Sígueme en redes sociales para estar al tanto de los artículos que aquí difundimos. Te agradezco por tu visita y lectura.

One Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *