El falso «Casco de Dios» que puede inducir experiencias místicas en las personas

El falso «Casco de Dios» que puede inducir experiencias místicas en las personas

Se le llama «God Helmet» o, «Casco de Dios» en español. Mediante análisis, investigadores han logrado descubrir que el dispositivo ofrece «experiencias extraordinarias» en las personas que lo usan. Esto fue comprobado durante un festival de música realizado en los Países Bajos.

El grupo de investigadores, bajo la dirección de David Maij de la Universidad de Amsterdam, tenían como objetivo estudiar el papel que desempeña el alcohol durante los rituales religiosos.

En muchas ceremonias místicas se utilizan sustancias, diferentes del alcohol, que pueden inducir a un trance, y que son utilizadas en muchas partes del mundo. Sin embargo, hasta ahora se había prestado poca atención a lo que el alcohol podría causar.

Los investigadores con conscientes de que el alcohol puede inducir a ciertos estados del comportamiento humano, y así lo indicaron en su estudio:

Podría ser que en el contexto ritual sugestible correcto, la intoxicación por alcohol facilita experiencias místicas y cuasi místicas (es decir, extraordinarias). Alternativamente, los expertos en rituales como los chamanes y los hechiceros pueden beneficiarse de los efectos liberadores y alucinantes del alcohol, ya que a menudo muestran interacciones con el reino sobrenatural después del consumo de alcohol. El alcohol también puede permitir que los espectadores rituales sean menos críticos cuando son testigos de eventos sobrenaturales que les sugieren los líderes rituales”.

El estudio se centró en tratar de determinar si el alcohol juega un importante rol en la suceptibilidad religiosa, para esto, los investigadores emplearon un dispositivo llamado «God Helmet», o «Casco de Dios», que ha sido utilizado para estudiar el efecto de la estimulación cerebral transcraneal débil electromagnética en experiencias paranormales en un estudio realizado en el año 2000.

Justamente, el casco resultó ser muy efectivo para inducir experiencias de placebo.

El nuevo estudio tomó tres días, durante el festival de Lowlands, en el que 193 voluntarios usaron el casco. Se les dijo que el casco estimularía eléctricamente su cerebro para inducir una experiencia espiritual.

El «Casco de Dios»

El «Casco de Dios». Crédito: Maij et al., Religion, Brain & Behavior, 2018

Los participantes completaron cuestionarios relacionados con su religiosidad y espiritualidad, y realizaron una prueba de funcionamiento ejecutivo. También analizaron sus niveles de alcohol en la sangre y les informaron que estaban siendo conectados a equipos para controlar su salud, como las etiquetas adhesivas de ritmo cardíaco.

Luego se les vendaron los ojos, se les colocaron audífonos que emitían ruidos blancos y tuvieron que permanecer sentados utilizando el Casco de Dios durante 15 minutos.

Se les indicó que de sentir algo «extraordinario» durante ese tiempo, deberían pulsar un botón.

Sin embargo, los participantes no se imaginaban que no estaban conectados a un dispositivo real, solo se trataba de un casco de skate de apariencia metálica y con cables conectados a la parte posterior de una caja analógica a digital falsa que contaba con una luz parpadeante; según describen los investigadores en su informe.

Sorprendentemente, los participantes indicaron sentir algún tipo de experiencia «extraordinaria», siendo la más frecuente una sensación corporal débil (78.5% de los participantes), fuertes sensaciones corporales (30.1%), y alucinaciones y distorsión del tiempo y espacio. También, un 30.3% informó haberse sentido distraídos o escépticos durante el análisis.

Del total de voluntarios, el 73.2% había consumido alcohol ese día, el 16.8% consumieron alcohol y otro tipo de droga, el 7.4% no consumió ni alcohol ni drogas, y un 2.6% utilizó al menos un tipo de droga pero sin alcohol.

Algunos participantes informaron que abandonaron su silla, mientras que otros informaron escuchar voces.

Estos son algunos de los testimonios recopilados:

Tenía la sensación de que el casco estaba tomando el control sobre mí. Mi cabeza comenzó a girar y mis ojos estaban girando”.

Una fuerte fuerza gravitacional o magnética estaba tirando de mi cabeza hacia atrás. Quería mover la cabeza hacia atrás pero era simplemente imposible”.

Me solté de la silla, la silla se cayó y yo estaba flotando. El escritorio comenzó a temblar y sentí la presencia de una figura oscura a mi lado. Me susurró algo al oído que no pude entender”.

El estudio demostró que el alcohol no hacía diferencia, tanto en el contenido objetivo de alcohol en la sangre como en los contextos de intoxicación autoinformada.

Sin embargo, la estimulación cerebral con placebo provocó una amplia gama de respuestas, y la espiritualidad autoinformada, pero no la religiosidad, se correlacionó fuertemente con una experiencia «mística» exitosa.

Los investigadores concluyeron:

Dejando de lado las limitaciones del estudio, no encontramos evidencia de que la intoxicación alcohólica objetiva o subjetiva incremente la susceptibilidad de las personas a una manipulación basada en la expectativa, pero los estudios futuros pueden resolver este asunto usando dosis más altas de alcohol en un contexto más válido ecológicamente.”

El estudio científico ha sido publicado en la revista Religion, Brain and Behavior.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
Al dejar un comentario se solicitan datos como tu correo y nombre que se almacenan en una cookie para que no tengas que volver a completarlos en las próximas visitas. Para enviar un comentario debes primero leer y aceptar nuestras Políticas de Privacidad