Este panel recién descubierto muestra imágenes de la cabeza de un toro seguido de dos cigüeñas Saddlebill con un pájaro ibis calvo encima y entre ellos. Esta disposición de los símbolos es común en las representaciones egipcias posteriores del ciclo solar y con el concepto de luminosidad.
Este panel recién descubierto muestra imágenes de la cabeza de un toro seguido de dos cigüeñas Saddlebill con un pájaro ibis calvo encima y entre ellos. Esta disposición de los símbolos es común en las representaciones egipcias posteriores del ciclo solar y con el concepto de luminosidad. Crédito: news.yale.edu

Una expedición arqueológica ha descubierto los jeroglíficos monumentales más antiguos en la ciudad egipcia de Elkab, en el este del país, que se remontan a unos 5.200 años.

«Este nuevo sitio de arte rupestre, El-Khawy, conserva algunos de los más tempranos y mayores signos de las etapas formativas de la escritura jeroglífica y proporciona pruebas de cómo los egipcios antiguos inventaron su sistema de escritura único», relató el egiptólogo John Coleman Darnell, profesor de la Universidad de Yale (EE.UU.) y codirector del proyecto arqueológico de Elkab.

Los investigadores han descubierto la imagen de una manada de elefantes tallada entre los años 4000 y 3500 a.C. Uno de los elefantes dibujados cuenta con otro pequeño dentro, que era una «manera increíblemente rara de representar a una hembra embarazada», según explicó Darnell en un comunicado.

Autoridad real y el cosmos ordenado

Los arqueólogos además identificaron un conjunto de cuatro signos creados cerca del 3250 a.C. y escritos de derecha a izquierda –la dirección dominante en los textos egipcios posteriores- que llevan imágenes de una cabeza de toro sobre un palo corto, dos jabirúes africanos posando espalda con espalda y un ibis calvo por encima y entre ellos.

La disposición de los símbolos es típica de las representaciones egipcias posteriores del ciclo solar y del concepto de luminosidad. «Estas imágenes pueden expresar el concepto de autoridad real sobre el cosmos ordenado», explicó Darnell.

Es la primera vez que se descubren jeroglíficos de tal escala: cada uno mide más de medio metro de altura y el cuadro entero tiene cerca de 70 centímetros de alto. «Los signos previamente hallados eran solo de uno a dos centímetros de tamaño», contó el arqueólogo.

Darnel explicó que los descubrimientos descartan que la escritura se desarrollara lentamente y principalmente para usos burocráticos como se creía previamente, sino indica que tenía una divulgación geográfica y diversidad tópica más amplia en el momento o poco después de su desarrollo.

La noticia fue difundida por la Universidad de Yale.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here