Dejando huella en la historia: los sorprendentes sellos cilíndricos sumerios

Dejando huella en la historia: los sorprendentes sellos cilíndricos sumerios

Un sello cilíndrico es un pequeño objeto cilíndrico con imágenes, palabras, o ambas cosas, grabadas sobre su superficie. Los sellos cilíndricos sumerios se aplicaban rodando sobre arcilla fresca para realizar una impresión. Cuando la arcilla se secaba, la imagen quedaba plasmada sobre su superficie. Estos sellos se empleaban en Sumeria para propósitos muy variados, entre ellos transacciones comerciales, decoración y correspondencia.

En ocasiones las imágenes labradas sobre su superficie eran bastante complejas e incluso bellas. Los sellos cilíndricos fueron utilizados por culturas diversas del antiguo Próximo Oriente, entre ellas los sumerios, acadios, hititas y persas.

Materiales y usos diversos de los sellos cilíndricos sumerios

Según algunos académicos, los sellos cilíndricos se emplearon por primera vez en lo que hoy es Siria entre los milenios VII y VIII antes de Cristo. Otros, sin embargo, discrepan, aduciendo que fueron inventados en Sumeria (lo que hoy es Iraq) en torno al IV milenio antes de Cristo. Algunos expertos aducen que los sellos de tampón son anteriores a los sellos cilíndricos, mientras que otros proponen que ambos tipos eran utilizados en la misma época.

Los sellos cilíndricos sumerios estaban hechos habitualmente de piedras (en ocasiones semipreciosas) de diferentes tipos, como por ejemplo amatista, obsidiana, hematita y lapislázuli (preferida esta última por su bello color azul). No obstante, para producir estos objetos también se utilizaron en la antigüedad otros materiales como vidrio, cerámica, oro, plata, madera, hueso y marfil.

Sello cilíndrico de hematita neosumerio (2150 a. C. – 2000 a. C.) en el que se observa la presentación de un devoto a una deidad sentada. Una diosa ataviada con un vestido escalonado guía al fiel intercediendo por él y alza su mano abierta en un gesto piadoso. La inscripción de tres líneas da testimonio del nombre y la ocupación del propietario del sello: «Lugal-dugedu, escriba, hijo de Ur-dingira.»

Sello cilíndrico de hematita neosumerio (2150 a. C. – 2000 a. C.) en el que se observa la presentación de un devoto a una deidad sentada. Una diosa ataviada con un vestido escalonado guía al fiel intercediendo por él y alza su mano abierta en un gesto piadoso. La inscripción de tres líneas da testimonio del nombre y la ocupación del propietario del sello: «Lugal-dugedu, escriba, hijo de Ur-dingira.». Crédito: Walters Art Museum

Los sellos cilíndricos sumerios se utilizaban para funciones diversas. En ocasiones, por ejemplo, presentaban orificios practicados sobre su superficie para poder llevarlos a modo de colgante, o prendidos sobre la ropa. Se encontró una muestra de este tipo de sellos cilíndricos sumerios entre los restos óseos de la reina Puabi, en el Cementerio Real de Ur. El sello de la reina disponía también de un tapón de oro que se ajustaba sobre uno de los extremos del cilindro con betún.

La reina habría lucido este sello cilíndrico junto con su tapón de oro a fin de demostrar su elevado estatus. Algunos sellos cilíndricos sumerios también eran utilizados como amuletos para ahuyentar a los malos espíritus y traer suerte y prosperidad a quienes los llevaban.

Sello cilíndrico de la “Señora” o “Reina” (NIN en sumerio) Puabi, c. 2600 a. C. Escena de banquete típica del Período Dinástico Arcaico.

Aparte de ser símbolos de estatus y amuletos, los sellos cilíndricos sumerios también tenían otros usos prácticos. Se utilizaban por ejemplo para firmar los documentos escritos sobre tablillas de arcilla. Al hacer uso de un sello para realizar una impresión sobre la superficie de una tablilla de arcilla fresca, un individuo podía certificar que dicho documento era genuino. Esta necesidad de autentificar los documentos se produjo con el aumento de la burocracia que tuvo lugar en Mesopotamia, especialmente en el sur de la región, donde era más compleja, a lo largo del IV milenio a. C. En los negocios y el comercio, los sellos cilíndricos se empleaban para certificar que las mercancías almacenadas no eran manipuladas fraudulentamente o robadas. De este modo, encontramos impresiones realizadas mediante sellos cilíndricos sobre la arcilla utilizada para sellar las tinajas de almacenamiento y en las puertas de los almacenes de la antigua Sumeria.

Antes de que se le añadiera la inscripción, esta tablilla, un recibo, fue marcada con un sello cilíndrico datado en el reinado de Shulgi de Ur. Aún visible está la típica representación sumeria (Ur III) de la figura de un devoto de pie con su mano alzada, y tres líneas de una inscripción con el nombre de un escriba, lo que sugiere que la tablilla podría haber pertenecido a su propio autor. (2100 – 2050 a. C.)

Antes de que se le añadiera la inscripción, esta tablilla, un recibo, fue marcada con un sello cilíndrico datado en el reinado de Shulgi de Ur. Aún visible está la típica representación sumeria (Ur III) de la figura de un devoto de pie con su mano alzada, y tres líneas de una inscripción con el nombre de un escriba, lo que sugiere que la tablilla podría haber pertenecido a su propio autor. (2100 – 2050 a. C.). Crédito: Walters Art Museum

La intrincada talla de los sellos cilíndricos sumerios

Los diseños de los sellos cilíndricos sumerios siempre han despertado un gran interés, ya que constituyen intrincadas tallas con temas muy diversos. Estos sellos se centraban habitualmente en tres motivos principales: combates, banquetes y temas religiosos. En ellos aparecían deidades, seres humanos, plantas, animales e iconografía religiosa. Entre otros diseños que se pueden observar en los sellos cilíndricos sumerios están también los patrones geométricos y las inscripciones en escritura cuneiforme.

Sello cilíndrico sumerio de hematita, 2112 a. C. – 2004 a. C. (Universidad Johns Hopkins) El motivo de este sello es la habitual «escena de presentación” del período Ur III. En ella observamos la figura humana de un devoto, que representa probablemente al propietario del sello, guiado por una diosa hasta una deidad sentada en su trono. Una inscripción escrita en cuneiforme identifica a su propietario como “Aḫa-nīšu, siervo de Nūr-Šulgi.»

Sello cilíndrico sumerio de hematita, 2112 a. C. – 2004 a. C. (Universidad Johns Hopkins) El motivo de este sello es la habitual «escena de presentación” del período Ur III. En ella observamos la figura humana de un devoto, que representa probablemente al propietario del sello, guiado por una diosa hasta una deidad sentada en su trono. Una inscripción escrita en cuneiforme identifica a su propietario como “Aḫa-nīšu, siervo de Nūr-Šulgi.»

Los sellos cilíndricos sumerios en nuestros días

En el registro arqueológico se han encontrado tanto sellos cilíndricos como los soportes de arcilla sobre los que se imprimían. Hay expuestos numerosos sellos cilíndricos en museos de todo el mundo. El Museo de Bagdad iraquí, por ejemplo, dispone de una colección de 7.000 sellos cilíndricos, aunque la mayoría de ellos fueron saqueados cuando Bagdad cayó en manos de las tropas estadounidenses en el año 2003. Estas valiosas piezas arqueológicas aún no han sido recuperadas.

Los sellos cilíndricos continuaron siendo utilizados hasta el I milenio a. C. En el Museo Spurlock de Illinois, por ejemplo, hay sellos de épocas tan recientes como el 450 a. C. De cualquier manera, a lo largo de este milenio las tablillas de arcilla fueron gradualmente sustituidas por rollos de papiro como el soporte de escritura más habitual de la antigüedad. A consecuencia de ello, los sellos cilíndricos comenzaron a caer en desuso hasta quedar definitivamente obsoletos. Sin embargo, los sellos cilíndricos sumerios y de otras culturas continúan siendo considerados posesiones muy valiosas en las colecciones de numerosos museos de todo el mundo.

Sello cilíndrico de calcedonia, una variedad de cuarzo. En él podemos observar una figura masculina con barba empuñando una espada curva. Tiene el pie izquierdo apoyado sobre un ave de presa, que vuelve su cabeza hacia el dios. En la inscripción de cinco líneas se puede leer escrito en sumerio: «Marduk, gran señor, el noble, en cuyas manos descansan las decisiones sobre cielo y tierra, que el siervo que te reverencia se regocije ante ti». Colección del Museo Británico.

Sello cilíndrico de calcedonia, una variedad de cuarzo. En él podemos observar una figura masculina con barba empuñando una espada curva. Tiene el pie izquierdo apoyado sobre un ave de presa, que vuelve su cabeza hacia el dios. En la inscripción de cinco líneas se puede leer escrito en sumerio: «Marduk, gran señor, el noble, en cuyas manos descansan las decisiones sobre cielo y tierra, que el siervo que te reverencia se regocije ante ti». Colección del Museo Británico.

Este artículo fue publicado en AncientOrigins.es y ha sido publicado nuevamente en CodigoOculto.com con permiso.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0