Esta bacteria come metales tóxicos y produce pepitas de oro

Esta bacteria come metales tóxicos y produce pepitas de oroLas pequeñas pepitas de oro pueden verse como manchas amarillas brillantes.

No se trata de la gallina de huevos de oro, como tanto quisiéramos, y que podría evocar nuestros recuerdos infantiles; sin embargo, es un organismo, que al igual que el ave de los cuentos, produce pequeñas «pepitas» de oro.

Este productor de oro en miniatura es una bacteria llamada Cupriavidus metallidurans, y suele vivir en un suelo rico en elementos tóxicos.

Un equipo internacional de investigadores ha logrado determinar cuáles son los procesos naturales que permiten que este microorganismo produzca oro; y todo esta relacionado con cómo interactúa con el cobre y oro en el suelo.

A pesar de que el cobre y el oro en grandes cantidades resultan tóxicos, esta bacteria ha evolucionado de tal manera que necesita cobre para sobrevivir. Si el suelo donde se encuentra posee demasiado cobre, la bacteria puede activar una enzima especial llamada CupA, que puede cuidar a la bacteria del exceso de cobre, y así mantenerla con vida.

Dietrich H. Nies, microbiólogo de la Universidad Martin Luther Halle-Wittenberg dijo en un comunicado:

Además de los metales pesados ​​tóxicos, las condiciones de vida en estos suelos no son malas. Hay suficiente hidrógeno para conservar energía y casi no hay competencia. Si un organismo decide sobrevivir aquí, tiene que encontrar una manera de protegerse de estas sustancias tóxicas”.

Otra imagen de las pequeñas pepitas de oro

Otra imagen de las pequeñas pepitas de oro. Crédito: Universidad Técnica de Munich (TUM)

Sin embargo, cuando existe oro en el suelo, sucede algo peculiar. Los compuestos de cobre y oro son extremadamente tóxicos, por lo que la bacteria necesita protegerse. Para hacer esto, el CupA se vuelve inactivo y una enzima diferente, CopA, se activa. Esto transforma los compuestos de cobre y oro en formas que son difíciles de absorber.

Nies agrega:

Esto asegura que menos compuestos de cobre y oro entren en el interior celular”. La bacteria se envenena menos y la enzima que bombea el cobre puede eliminar el exceso de cobre sin impedimentos. Otra consecuencia: los compuestos de oro que son difíciles de absorber se transforman en el área exterior de la célula en ‘pepitas’ de oro inofensivas de solo unos pocos nanómetros en tamaño”.

Los investigadores también informaron que la bacteria C. metalidurans es responsable del depósito de oro secundario, que surge de la descomposición de antiguos minerales de oro creados geológicamente.

El estudio científico ha sido publicado en Metallomics.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
Al dejar un comentario se solicitan datos como tu correo y nombre que se almacenan en una cookie para que no tengas que volver a completarlos en las próximas visitas. Para enviar un comentario debes primero leer y aceptar nuestras Políticas de Privacidad