¿Cómo se formó la Luna? Científicos lanzan una «loca» teoría sobre su origen

¿Cómo se formó la Luna? Científicos lanzan una «loca» teoría sobre su origenCrédito: Sarah Stewart / UC Davis / NASA

Una reciente investigación ha entregado una nueva teoría acerca del origen de nuestro satélite, la Luna; sin embargo, estén preparados, porque se trata de una teoría «algo singular».

Ahora, un nuevo artículo sugiere que nuestro satélite podría haber surgido del anillo de un planeta vaporizado, y esto podría responder a algunas inconsistencias dejadas por la teoría de colisiones.

A esto se le llama synestia, y aunque aún se cataloga como hipotético, el concepto de un planeta vaporizado es aún relativamente nuevo.

Se trata de una nube de roca y polvo con forma de rosquilla, que gira rápidamente, y que podría constituir en parte en la formación de planetas rocosos.

Un estudio científico del año pasado, publicado por Simon Lock, estudiante de posgrado de Harvard y Sarah Stewart, una científica planetaria de UC Davis, especifica que la synestia se presenta cuando se produce la colisión de dos objetos de tamaño planetario en el interior de un disco protoplanetario. Esto causa que la nube de polvo caliente y líquido giren alrededor de un núcleo fundido.

Luego, y gracias a la contribución de su propio gravedad ocurre la formación de un planeta.

Ahora, el nuevo estudio, realizado igualmente por Lock y Stewart, indica que la Luna se formó dentro de la synestia de la Tierra, en lugar de una colisión con un cuerpo del tamaño de Marte llamado  Theia hace 4.500 millones de años, y como se había teorizado anteriormente.

Stewart dijo en un comunicado:

El nuevo trabajo explica las características de la Luna que son difíciles de resolver con las ideas actuales. La Luna es químicamente casi la igual que la Tierra, pero con algunas diferencias. Este es el primer modelo que puede igualar el patrón de la composición de la Luna”.

Las grandes similitudes existentes entre la Luna y la Tierra apoyan esta nueva teoría, sin embargo las diferencias no pueden dejarse de lado.

La Luna y la Tierra están formadas por elementos similares, lo que es consistente con el trozo roto, pero hay algunas diferencias que siguen desconcertando. Al comparar la Luna con la Tierra, nuestro satélite es pobre en elementos volátiles como el cobre, potasio, sodio y zinc.

La estructura de un planeta, un planeta con un disco y una synestia, todos de la misma masa

La estructura de un planeta, un planeta con un disco y una synestia, todos de la misma masa. Crédito: Simon Lock y Sarah Stewart

Lock agregó:

No ha habido una buena explicación para esto. La gente ha propuesto varias hipótesis sobre cómo la Luna podría haber terminado con menos elementos volátiles, pero nadie ha sido capaz de igualar cuantitativamente la composición de la Luna”.

En la teoría de Lock y Stewart, Theia todavía puede existir y aún colisionar con la Tierra, pero en lugar de romper una parte del planeta en formación para crear un anillo que finalmente se convirtió en la Luna, la pulverizó, creando una synestia.

Los investigadores estimaron que aproximadamente el 10 por ciento de la Tierra se habría vaporizado, y el resto se convirtió en roca líquida. Aquí es donde se encontraría el origen de la Luna, dentro de esta pieza relativamente pequeña de roca líquida justo al centro de la synestia.

Con el paso del tiempo la synestia comenzó a enfriarse y a desplazarse hacia su núcleo. Una parte de la roca líquida terminaría cayendo sobre la semilla lunar.

Lock agregó:

Con el tiempo, toda la estructura se contrajo y la Luna emergió del vapor. Eventualmente, toda la synestia se condensó y lo que quedó fue una esfera de roca líquida que giraba para finalmente formar la Tierra tal como la conocemos hoy”.

El nuevo modelo de origen de la Luna también resuelve el problema de los elementos volátiles faltantes, al mismo tiempo que encaja con las similitudes isotópicas, ya que tanto la Tierra como la Luna se formaron a partir de la misma synestia.

Pero dado que la Luna se formó rodeada por presiones de decenas de atmósferas de vapor, y a temperaturas entre 2200 y 3300 grados Celsius (4,000 y 6,000 Fahrenheit), esto habría evaporado los elementos en cuestión.

Como dicen los autores, este es aún un estudio preliminar, se necesitará mucha más investigación que aporte nuevos datos.

La investigación ha sido publicada en el Journal of Geophysical Research.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0