Rusia perforará el ártico para extraer gas natural

Rusia perforará el ártico para extraer gas natural

El hielo de los polos en el planeta se derrite cada vez más con el paso de los años, y la región ártica, desde América del Norte hasta Rusia, revela sus tesoros escondidos. Con hielo más delgado y nuevos caminos abiertos hacia el norte profundo, perforar partes del planeta que antes eran inaccesibles nunca ha sido una actividad más atractiva.

Las economías más grandes del mundo se están uniendo a la carrera para afirmar su poder sobre los recursos de combustibles fósiles del Ártico, ya sea reclamando nuevos territorios o construyendo nuevas infraestructuras en entornos hostiles.

El último movimiento del presidente ruso Vladimir Putin en esta dirección es una planta colosal que extraerá gas natural licuado (GNL), ayudando a Rusia a convertirse en el mayor exportador mundial de combustible refrigerado antes de Qatar, que actualmente lidera el mercado.

La planta, valorada en 27 mil millones de dólares, está ubicada en la remota península de Yamal, sobre el círculo polar ártico, y se realizó en asociación con France’s Total y la china CNPC.

Para el inicio de 2019, la planta extraerá 16.5 millones de toneladas por año.

El subdirector del proyecto, Dmitry Monakov, dijo que producir gas natural licuado del permafrost era más fácil que en climas más cálidos: «La naturaleza misma nos ayuda a licuar gas de manera más efectiva con la ayuda de esas bajas temperaturas», dijo a la cadena AFP.

«Juntos logramos construir desde cero un proyecto de GNL de clase mundial en condiciones extremas para explotar los vastos recursos de gas de la península de Yamal», dijo en un comunicado de la compañía.

Aunque la península posee grandes reservas de combustibles fósiles, está cubierta por hielo la mayor parte del año, con temperaturas que alcanzan los -50 °C (-58 °F).

Samuel Lussac, un especialista en petróleo y gas de la consultora Wood Mackenzie, dijo a AFP que los próximos meses definirán «si la planta puede operar sin problemas en el duro entorno del Ártico».

Rusia, ahora como el mayor exportador de gas del mundo, obtiene grandes beneficios de la distribución de combustibles fósiles a Europa, pero también busca fortalecer las asociaciones con nuevos aliados como China, que proporcionó financiamiento para la nueva planta de GNL, entre otros proyectos.

Los analistas del Centre for European Policy Studies (CEPS) advierten que el «enfoque de Rusia para eliminar los combustibles fósiles y su negación de los orígenes humanos del cambio climático» podría obstaculizar la acción climática a nivel mundial.

* Rusia es actualmente el cuarto mayor emisor del mundo y el único contaminador importante que aún no ha ratificado el Acuerdo de París.

La red de investigación independiente Climate Action Tracker (CAT) ha catalogado los objetivos de emisión del país como «críticamente insuficientes» para cumplir los objetivos del Acuerdo de París.

Señala que «la Federación de Rusia es uno de los mayores emisores y productores de combustibles fósiles del mundo. Como consecuencia, tiene un gran potencial de mitigación y podría desempeñar un papel importante en la política climática internacional».

Según el CEPS, los principales socios comerciales de Rusia, como China, Alemania, Japón, Corea, India y los países nórdicos, tienen un gran poder para impulsar las políticas energéticas del país.

«Las políticas y regulaciones sobre el cambio climático», escriben los analistas, «ahora están siendo adoptadas por la mayoría de los países, sobre todo por su propio interés benéfico. Ahora, retrasado, Rusia corre el riesgo de no estar preparada para la era del combustible post-fósil».

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0