Científicos construyen un robot que suda mientras se ejercita (Vídeo)

Científicos construyen un robot que suda mientras se ejercita (Vídeo)Crédito: Youtube / wwwAAASorg

Científicos de la Universidad de Tokio han construido dos robots con una similitud sin precedentes con la anatomía humana. Estos «hermanos» androides han sido denominados Kenshiro y Kengoro.

Su novedoso y único diseño los hace capaces de moverse de una manera más cercana al movimiento humano natural que cualquier otro robot desarrollado antes.

Las características de Kengoro se asemejan demasiado a la de muchos amantes del entrenamiento físico y el gimnasio. El robot puede realizar sentadillas, flexiones e incluso estiramientos. Pero es una de sus «habilidades» la que sobresale entre todas las demás: Kengoro es capaz sudar.

La mquinaria de la que está construido hace que este robot se caliente como lo haría un humano que realiza ejercicios físicos, por lo que requiere que el agua circule a través de su marco de metal, para conseguir enfriarse. El vapor es emitido a través de agujeros en su esqueleto, logrando así el enfriamiento que le permite seguir funcionando sin problemas.

Entre las aplicaciones pensadas para este par de hermanos metálicos están el ser utilizados como muñecos de prueba de choque, debido a que su movilidad podría dar lecturas más precisas que las que entregan los dummies estacionarios. Además, se ha pensado que también podrían ser útiles como futuros robots de búsqueda y rescate. Hasta es posible que algún día la inteligencia artificial se integre a este tipo de robots para lograr avanzadísimos organismos cibernéticos.

Aunque parece que aún estamos bastante lejos de tener una inteligencia artificial «perfecta», al nivel de la serie Westworld, en donde los robots y los humanos sean indistinguibles.

Aún así, parece que nos estamos acercándonos a dicha posibilidad. El gran paso a seguir podría ser fusionar el movimiento humano de Kengoro con la inteligencia casi humana de Sophia de Hanson Robotics, una hazaña que probablemente sea muy complicada de lograr, pero no imposible.

Hacer que los robots se vean, se muevan e incluso piensen más como nosotros es lo que nos espera a la vuelta de la esquina de un futuro no muy lejano. Esperemos que los humanos que lo desarrollen tengan la suficiente responsabilidad para evitar que este tremendo poder se escape de sus manos.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0