¿Qué ocurriría si China hiciera el primer contacto extraterrestre?

¿Qué ocurriría si China hiciera el primer contacto extraterrestre?

No hay dudas que China es una superpotencia Espacial, y una razón más para afirmarlo es que podría ser la primer nación en entrar en contacto con la vida extraterrestre, utilizando para esto el plato de radio más grande del mundo. Según los investigadores, el plato, que es un telescopio esférico de 500 metros de diámetro, es aproximadamente el doble del tamaño del observatorio de Arecibo en Puerto Rico, y podría detectar señales desde las profundidades del espacio.

El telescopio, compuesto por 4.500 paneles triangulares de aluminio. Presenta la apertura más grande del mundo, a 500 metros, y tiene un área total equivalente a 30 campos de fútbol. No solo supera el tamaño del Observatorio de Arecibo, que alguna vez fue el telescopio de apertura más grande del mundo, sino también su sensibilidad y rendimiento en general.

Según los informes, China ha gastado miles de millones de dólares en exploración espacial y en construir el plato más grande del mundo para detectar señales alienígenas procedentes de otras galaxias.

El presidente de China, Xi Jinping, dijo que el audaz proyecto les permitiría dar mayores pasos en la exploración espacial y hacer nuevas contribuciones para la construcción de China como potencia espacial.

El nuevo plato de radio de China fue creado a medida para escuchar un mensaje extraterrestre

El nuevo plato de radio de China fue creado a medida para escuchar un mensaje extraterrestre. Crédito: Liu Xu / Xinhua / Getty

En enero pasado, la Academia de Ciencias de China invitó a Liu Cixin, el escritor de ciencia ficción más importante de China, a visitar su nuevo plato de radio en el suroeste del país

Luego de realizar la visita, Liu Cixin describió el plato como algo «salido de la ciencia ficción». Liu ha escrito muchos libros sobre los riesgos del primer contacto extraterrestre y advierte que la este primer contacto «podría terminar con la extinción de la humanidad».

Quizás dentro de diez mil años, el cielo estrellado que la humanidad contempla se mantendrá vacío y silencioso”, escribe en la posdata de uno de sus libros. “Pero tal vez mañana nos despertaremos y encontraremos una nave espacial alienígena del tamaño de la Luna estacionada en órbita”

En los últimos años, Liu se ha unido a las filas de los literatos mundiales. En 2015, su novela The Three-Body Problem se convirtió en el primer trabajo de traducción en ganar el Premio Hugo, el premio más prestigioso de ciencia ficción. Barack Obama le dijo a The New York Times que el libro, el primero de una trilogía, le dio una perspectiva cósmica durante el frenesí de su presidencia.

Ninguna civilización debería anunciar su presencia en el cosmos, dice. Cualquier otra civilización que se entere de su existencia la percibirá como una amenaza para expandirse, como lo hacen todas las civilizaciones, eliminando a sus competidores hasta que se encuentren con una tecnología superior y se eliminen a sí mismos. Esta sombría perspectiva cósmica se llama «teoría del bosque oscuro», porque concibe a cada civilización en el universo como un cazador que se esconde en un bosque sin luna, escuchando los primeros crujidos de un rival.

Liu Cixin, el escritor de ciencia ficción más destacado de China, ha escrito mucho sobre los riesgos del primer contacto.

Liu Cixin, el escritor de ciencia ficción más destacado de China, ha escrito mucho sobre los riesgos del primer contacto. Crédito: Han Wancheng / Shanxi

El plato de radio de China es lo suficientemente sensible como para detectar satélites espía incluso cuando no transmiten, sus principales usos serán científicos, incluido uno inusual: el plato es el primer observatorio insignia de la Tierra creado a medida para escuchar un mensaje de una inteligencia extraterrestre. Si tal señal desciende de los cielos durante la próxima década, es posible que China lo escuche primero.

Según Liu, el primer contacto conduciría a un conflicto humano, si no a una guerra mundial. Esto es popular en ciencia ficción. En la película Arrival del año pasado, nominada al Oscar, la repentina aparición de una inteligencia extraterrestre inspira la formación de cultos apocalípticos y casi desencadena una guerra entre las potencias mundiales ansiosas por obtener una ventaja en la carrera para comprender los mensajes de los alienígenas. Liu también siente pesimismo del mundo real: cuando en 1949 se lanzó la emisión de radio de War of the Worlds, de Orson Welles, simulando una invasión extraterrestre, estalló un motín que resultó en la muerte de seis personas. «Hemos caído en conflictos por cosas que son mucho más fáciles de resolver», dijo Liu.

Incluso si no se producen conflictos geopolíticos, los humanos sin duda experimentarán una transformación cultural radical, ya que cada sistema de creencias en la Tierra lidió con el simple hecho del primer contacto. Los budistas lo tomarían fácilmente: su fe ya asume un universo infinito de antigüedad incalculable, cada rincón vivo con las energías vibrantes de los seres vivos. El cosmos hindú es igualmente grandioso. El Corán hace referencia a «la creación de los cielos y la tierra, y las criaturas vivientes que Él ha esparcido a través de ellos». Los judíos creen que el poder de Dios no tiene límites, ciertamente ninguno que restrinja sus poderes creativos a la superficie cósmicamente pequeña de este planeta.

El cristianismo podría tenerlo más difícil. Hay un debate en la teología cristiana contemporánea sobre si la salvación de Cristo se extiende a cada alma que existe en el universo más amplio, o si los habitantes contaminados por el pecado de los planetas distantes requieren sus propias intervenciones divinas. El Vaticano está especialmente interesado en dar masajes a la vida extraterrestre en su doctrina, quizás sintiendo que otra revolución científica puede ser inminente. La vergonzosa persecución de Galileo todavía está fresca en su larga memoria institucional.

Los humanistas seculares no se librarán de un cálculo intelectual aleccionador con el primer contacto. Copérnico eliminó la Tierra del centro del universo, y Darwin tiró de los humanos hasta el lodo con el resto del reino animal. Pero incluso dentro de este marco, los seres humanos hemos continuado considerándonos como el pináculo de la naturaleza. Continuamos tratando a las criaturas «inferiores» con gran crueldad. Nos hemos maravillado de que la existencia misma haya sido creada de tal manera que genere, a partir de los materiales y axiomas más simples, seres como nosotros. Nos hemos halagado de que, en palabras de Carl Sagan, somos «la manera del universo de conocerse a sí mismo». Estas son formas seculares de decir que estamos hechos a la imagen de Dios.

Podemos sentirnos honrados de algún día encontrarnos unidos, a través de la distancia de las estrellas, a una red más antigua de mentes, compañeros de viaje en el largo viaje del tiempo. Podemos recibir de ellos una educación en la historia real de las civilizaciones, jóvenes, viejos y extintos. Podemos conocer las obras de arte a escala galáctica, heredadas de las tradiciones de un millón de años. Se nos puede pedir que participemos en observaciones científicas que solo pueden llevar a cabo civilizaciones múltiples, separadas por cientos de años luz. Las observaciones de este alcance pueden revelar aspectos de la naturaleza que ahora no podemos comprender. Podemos llegar a conocer una nueva metafísica. Si tenemos suerte, llegaremos a conocer una nueva ética. Emergeremos de nuestro choque existencial sintiéndonos nuevamente vivos a nuestra humanidad compartida. La primera luz que nos alcance en este bosque oscuro también puede iluminar nuestro mundo natal.

Este artículo fue publicado en CodigoOculto.com

COMMENTS

WORDPRESS: 1
  • comment-avatar
    Antonio 4 semanas

    Cuando lleguen,que llegarán,esperemos que,si son más avanzados,que lo serán, no nostraten con la misma crueldad quw nosotrosteatamos a los ánimales más inferiores, al menos que no nos maten al ritmo de pasodobles, y luego pudanla oreja.

  • DISQUS: 0