Investigadores detectan alta radiactividad de pruebas nucleares de 1940 en el Pacífico

Investigadores detectan alta radiactividad de pruebas nucleares de 1940 en el Pacífico

Recientemente un grupo de científicos han informado sobre los niveles de radiactividad en los sitios nucleares utilizados desde 1946 hasta 1958. Sus resultados muestran que aún se sienten los efectos secundarios tóxicos, a pesar de que han transcurrido muchas décadas. Esto es más que preocupante.

A lo largo de las remotas Islas Marshall, en el Océano Pacífico, donde EE.UU. realizó un total de 66 pruebas nucleares durante 12 años, los niveles de radiactividad permanecen hasta 100 veces más altos que las aguas circundantes.

La cantidad de cesio y plutonio en las lagunas de la isla Marshall ha disminuido desde la década de 1970. Pero las mediciones tomadas regularmente muestran que estos elementos continúan filtrándose a partir de sedimentos y aguas subterráneas, según los investigadores de Woods Hole Oceanographic Institution (WHOI) en Massachusetts.

«Los cimientos de estos atolones insulares son antiguos arrecifes de coral que tienen la porosidad de un queso suizo, por lo que las aguas subterráneas y cualquier elemento radiactivo movilizado pueden filtrarse a través de ellos con bastante facilidad», dice uno de los miembros del equipo, Matt Charette.

Esa filtración no parece estar sucediendo en este momento, pero los científicos están advirtiendo que un monitoreo cercano es esencial en el futuro.

Investigadores recogiendo muestras cerca de Runit Dome

Investigadores recogiendo muestras cerca de Runit Dome. Crédito: Ken Buesseler, WHOI

Se recogieron muestras de agua de la laguna junto con muestras de sedimentos empacadas en contenedores. El equipo también recolectó muestras de agua subterránea de cisternas, pozos, playas y otros sitios.

Por primera vez en estas islas, también se midieron isótopos de radio: este «rastreador» radiactivo se produce de forma natural y puede indicar cómo fluye el agua subterránea desde la tierra hacia el océano.

Los investigadores encontraron que los niveles de plutonio en las lagunas afectadas eran 100 veces más altos que en el Océano Pacífico en su conjunto, y los niveles de una forma radiactiva de cesio eran aproximadamente dos veces más altos.

Eso todavía está dentro de los estándares de calidad del agua de EE.UU. e internacionales diseñados para proteger la salud humana, pero no parece que tengamos mucho margen para la complacencia.

De hecho, muchas de las personas evacuadas de las islas mientras se realizaban las pruebas nunca han vuelto a preocuparse por su salud.

Alrededor de la mitad de ese plutonio parece filtrarse por los sedimentos del fondo marino alrededor de Runit Island, informa el equipo. En comparación, la radiactividad del agua subterránea de la isla era relativamente baja.

«Estudios adicionales que examinen cómo se mueve el plutonio radiactivo a través del medioambiente ayudarían a dilucidar por qué esta pequeña área es una fuente tan grande de radioactividad», dice uno de los investigadores, Ken Buesseler.

Parte del estudio se centró en el Runit Dome en la isla de Runit, donde los probadores de armas excavaron aproximadamente 73,000 metros cúbicos (95,480 yardas cúbicas) de suelo radiactivo y escombros a fines de la década de 1970 como parte de una operación de limpieza.

La tapa de hormigón del domo tiene 46 centímetros (18 pulgadas) de espesor, pero el fondo está debajo del nivel del agua y no está protegido, por lo que los expertos están preocupados por la posible filtración de residuos si es retirada por los movimientos de las mareas del océano.

Afortunadamente, ese no parece ser el caso por el momento, pero los investigadores aún desean seguir de cerca el sitio en el futuro.

«Este tipo de estudio deberá repetirse periódicamente dados los grandes inventarios de radionucleidos remanentes del lecho marino y las cambiantes condiciones físicas y químicas que acompañarán el aumento del nivel del mar y el deterioro del domo Runit», concluyeron los investigadores.

Mientras tanto, una cosa es cierta: nuestro planeta definitivamente no necesita más armas nucleares detonando.

La investigación ha sido publicada en Science of the Total Environment.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0