Estudio revela que mujeres prehistóricas tenían brazos increíblemente fuertes

Estudio revela que mujeres prehistóricas tenían brazos increíblemente fuertes

Por CodigoOculto.com Un reciente estudio de los huesos de los brazos de mujeres que vivieron hace 7.000 años han mostrado un nivel impresionante de fortaleza; inclusive muy superior a los atletas de élite de hoy en día. Esto ha sido comprobado en un estudio que compara los huesos prehistóricos con los de personas vivas.

El hallazgo sugiere una revisión de la historia: la vida cotidiana de las mujeres prehistóricas estaba llena de trabajo manual duro.

Debido a la falta de registros de escritura en aquellas épocas, no se tiene claro como vivían nuestros antiguos antepasados. Solo tenemos algunos artefactos, arte rupestre y huesos, y justamente estos huesos han logrado decirnos mucho.

«Puede ser fácil olvidar que el hueso es un tejido vivo, que responde a los rigores a los que sometimos nuestros cuerpos», dijo la autora principal Alison Macintosh del Departamento de Arqueología y Antropología de la Universidad de Cambridge.

«El impacto físico y la actividad muscular ejercen presión sobre los huesos, lo que se denomina carga. El hueso reacciona cambiando de forma, curvatura, grosor y densidad con el tiempo para adaptarse a la tensión repetida».

Estudios anteriores solo compararon los huesos femeninos con los huesos masculinos contemporáneos, dijeron los investigadores, y eso es un problema, porque la respuesta de los huesos masculinos al estrés y al cambio es mucho más visible que los de las mujeres.

Por ejemplo, cuando los humanos pasaron de un estilo de vida de cazadores-recolectores constantemente en movimiento a uno agrario más establecido, se pueden observar cambios en la estructura de la tibia (o tibia), y estos cambios fueron mucho más pronunciados en los hombres.

Sin embargo, una comparación de los huesos de las mujeres prehistóricas con los huesos de atletas femeninas vivas puede ayudarnos a elaborar una imagen más precisa de lo que hacían esas mujeres prehistóricas.

«Al analizar las características óseas de las personas vivas cuyo esfuerzo físico habitual se conoce y compararlas con las características de los huesos antiguos, podemos comenzar a interpretar los tipos de trabajo que nuestros antepasados ​​realizaban en la prehistoria», dijo Macintosh.

El equipo de Macintosh reclutó atletas de Cambridge como remeros y corredores, así como voluntarios más sedentarios, y utilizó un pequeño escáner CT para analizar los huesos de sus brazos y piernas.

También utilizaron imágenes láser en 3D y moldeo de silicona para crear modelos de 89 tibias y 78 húmeros de mujeres del Neolítico, la Edad del Bronce, la Edad del Hierro y el Medievo.

Lo que encontraron fue que la fuerza de las piernas de las mujeres no ha cambiado mucho durante los milenios, sin embargo las mujeres neolíticas, según los investigadores, tenían la fuerza del brazo un 11-16 por ciento más fuerte que las de los remeros modernos, y un 30 por ciento más fuerte que las de los no atletas.

Los brazos de las mujeres de la Edad del Bronce eran 9-13 por ciento más fuertes que los de los actuales remeros.

Es difícil decir qué actividades habrían contribuido a este aumento de la fuerza, pero podemos hacer algunas hipótesis, como moler el grano para obtener harina usando piedras, una actividad que podría haber llevado hasta cinco horas al día.

«La acción repetitiva del brazo de moler estas piedras juntas durante horas puede haber fortalecido los huesos del brazo de las mujeres de una manera similar al laborioso movimiento de remar», dijo Macintosh.

Y había otras tareas que las mujeres también habrían estado realizando.

«Antes de la invención del arado, la agricultura de subsistencia implicaba plantar, labrar y cosechar manualmente todos los cultivos. También era probable que las mujeres llevaran comida y agua para el ganado doméstico, procesando leche y carne y convirtiendo pieles y lana en textiles».

Así que la próxima vez que pienses que los hombres prehistóricos realizaban el trabajo duro, simplemente podrías estar equivocado.

La investigación ha sido publicada en la revista Science Advances.

Este artículo fue publicado en CodigoOculto.com

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0