Este «asteroide» interestelar no se parece a nada que hayamos visto antesAsí es como se vería el objeto interestelar. Crédito: ESO

Este «asteroide» interestelar no se parece a nada que hayamos visto antes

Un grupo de astrónomos han publicado los primeros resultados de un estudio detallado sobre el objeto interestelar que voló por nuestro Sistema Solar el mes pasado, y los hallazgos, además de dejar perplejos a los investigadores, son más que fascinantes.

El objeto se conoce como 1I / 2017 U1 (‘Oumuamua), un nombre hawaiano que significa «alcanzar para» (‘ou) y» primero, antes de» (muamua). La letra «I» denota que este es nuestro primer visitante interestelar.

Publicados en Nature, los resultados muestran que el objeto posee una extraña forma alargada, que mide 10 veces más que su ancho. Se cree que su longitud es de al menos 400 metros (1.300 pies) de largo. Gira sobre su eje una vez cada 7.3 horas, con una gran variación en el brillo que revela su forma extraña.

Las observaciones han permitido a los expertos sugerir que se trata de un asteroide (pero aún no están seguros) en lugar de un cometa, ya que no tenía coma visible, era de color oscuro y rojizo. Este fue el resultado de los rayos cósmicos que lo arrasaron durante los millones de años que ha estado viajando por el espacio, irradiando su superficie; según creen los investigadores

También parece ser denso, lo que significa que es posiblemente rocoso o tiene un alto contenido metálico y carece de hielo de agua significativo.

La órbita de Oumuamua hacia nuestro Sistema Solar

La órbita de Oumuamua hacia nuestro Sistema Solar. Crédito: ESO

«Lo que encontramos fue un objeto que gira rápidamente, al menos del tamaño de un campo de fútbol, ​​que cambió radicalmente de brillo», dijo en un comunicado Karen Meech, del Instituto de Astronomía de la Universidad de Hawai (IfA) . «Este cambio en el brillo insinúa que ‘Oumuamua podría ser más de 10 veces más largo que ancho, algo que nunca se ha visto en nuestro propio Sistema Solar».

El objeto fue descubierto el 19 de octubre de 2017 por el telescopio Pan-STARRS 1 en Hawaii. Había hecho su recorrido alrededor del Sol y se dirigía fuera del Sistema Solar, por lo que los astrónomos se apresuraron en obtener la mayor cantidad de datos posible.

Utilizando una variedad de observatorios, incluido el potente Very Large Telescope (VLT) del Observatorio Europeo Austral (ESO) en Chile, pudieron determinar su tamaño, color, forma y más.

«Tuvimos que actuar rápidamente», dijo en el comunicado el miembro del equipo Olivier Hainaut de ESO en Garching, Alemania. «’Oumuamua ya había pasado su punto más cercano al Sol y estaba volviendo al espacio interestelar».

Una imagen compuesta de 'Oumuamua, se trata del punto blanco en el medio

Una imagen compuesta de ‘Oumuamua, se trata del punto blanco en el medio. Crédito: ESO

Ahora, los astrónomos continúan observando el objeto con la esperanza de obtener aún más datos, incluido su origen. Hasta ahora ha habido algunas sugerencias, incluido un cúmulo de estrellas a unos 200 años luz de distancia, pero no estamos seguros. Sin embargo, si se trata de asteroide como los de nuestro Sistema Solar, podría haber nacido en un sistema planetario como el nuestro.

Se piensa que al menos un objeto interestelar pasa por nuestro Sistema Solar cada año, pero son difíciles de detectar, por lo que este es el primero. Se espera que los próximos telescopios como el Large Synoptic Survey Telescope (LSST puedan encontrar más en la característica.

Hemos enumerado las características extrañas de este cuerpo estelar, y al verlas en conjunto, sinceramente no sabemos que pensar.

  • Se trata de objeto alargado, como los clásicos Ovnis tipo cigarro (10 veces más largo que ancho);
  • Es de color rojizo oscuro, algo muy singular;
  • Su estructura es muy posiblemente metálica;
  • Tiene una velocidad superior a la de un asteroide común;
  • Tiene un gran tamaño;
  • Cambia de brillo rápidamente;
  • Viene de otra estrella;
  • Cómo una roca de otro sistema estelar a años luz de distancia pudo llegar aquí;
  • Los científicos no han podido determinar con claridad de qué se trata.

¿Ante qué estamos? ¿El hecho de que los científicos no lo hayan podido identificar hasta el día de hoy es un indicador de que algo nos están ocultando?

Este artículo ha sido publicado en CodigoOculto.com

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0