El desastre de Chernóbil no ocurrió por la causa que pensaban, según nuevo estudio

El desastre de Chernóbil no ocurrió por la causa que pensaban, según nuevo estudio

En 1986, la planta de energía nuclear de Chernóbil en Ucrania se convirtió en el sitio del mayor accidente nuclear de la historia cuando explotó uno de sus cuatro reactores.

En ese momento, la investigación y el análisis concluyeron que la causa fue una explosión de vapor, y esa ha sido la explicación aceptada desde entonces. Pero ahora un equipo de investigadores ha concluido lo contrario.

Respaldados con un nuevo estudio, investigadores han brindado una nueva perspectiva de las primeras etapas del desastre y sugieren que en realidad no comenzó de la manera en que se asumió anteriormente.

Tradicionalmente se pensaba que cuando la central nuclear experimentó un aumento de potencia, dio lugar a una serie de explosiones de vapor que fueron lo suficientemente poderosas como para expulsar un chorro de desechos hacia las nubes, llevando consigo una gran cantidad de partículas radiactivas. Estos volaron principalmente hacia el norte sobre Escandinavia, donde luego regresaron a la Tierra.

Sin embargo, ahora parece que estas explosiones de vapor fueron en realidad precedidas por dos explosiones nucleares. Estas erupciones iniciales fueron tan contundentes que lograron transportar escombros mucho más alto a la atmósfera, antes de que las explosiones de vapor ocurrieran unos segundos después de que la ruptura del reactor llevara las partículas radioactivas a una altitud menor, antes de que todo se arrastrara hacia el norte.

El equipo sueco también debió determinar esto al analizar muestras radioactivas recolectadas cuatro días después del cataclismo en una ciudad llamada Cherepovets, que se encuentra al norte de Moscú y muy lejos del camino que la pluma mortal recorrió en toda Europa. Se encontró que estas muestras contienen isótopos de xenón, que sugieren que fueron el resultado de una explosión nuclear reciente. Esto es significativamente diferente de los desechos radiactivos encontrados en Suecia que muestran isótopos de xenón que provienen del núcleo del reactor.

Estas diferencias en los isótopos y sus orígenes, junto con el hecho de que se encontraron en diferentes áreas, apuntan a dos explosiones separadas. El primer nuclear envió partículas más arriba, y en un sistema meteorológico ligeramente diferente que la segunda explosión de vapor.

«Creemos que las explosiones nucleares mediadas por neutrones térmicos en el fondo de varios canales de combustible en el reactor provocaron que un chorro de escombros se disparara hacia arriba a través de los tubos de reabastecimiento», explicó Lars-Erik De Geer, de la Swedish Defence Research Agency’s (Agencia Sueca de Investigación de Defensa), quien dirigió el estudio publicado en Nuclear Technology.

«Este chorro luego embistió los tapones de 350 kg de los tubos, continuó por el techo y viajó a la atmósfera a altitudes de 2.5 a 3 km donde las condiciones climáticas proporcionaron una ruta a Cherepovets», continuó De Greer. «La explosión de vapor que rompió la vasija del reactor ocurrió unos 2,7 segundos más tarde».

Curiosamente, los relatos de los testigos también respaldan esta nueva teoría, ya que las personas vieron un misterioso destello azul sobre el reactor antes de la explosión de vapor. Cuanto más sepamos sobre lo que sucedió ese día, podremos obtener mayor conocimiento que nos ayude a prevenir que esto vuelva a suceder.

El estudio fue publicado en Nuclear Technology.

Este artículo fue publicado en CodigoOculto.com

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0