Criaturas marinas de las zonas más profundas son víctimas de algo muy perturbador

Criaturas marinas de las zonas más profundas son víctimas de algo muy perturbador

Hasta ahora hemos visto como los océanos se han convertido en un territorio repleto de horror para las especies que viven en él. El plástico ha invadido muchas y vastas zonas marinas, desde el Polo Norte hasta las zonas más profundas del planeta. Justamente, uno de los peores efectos de este maltrato al planeta es que se ha encontrado plástico en los estómagos de criaturas marinas en las seis zonas más profundas conocidas del océano.

Explorando la Fosa de las Marianas, Japón, Izu-Bonin, Perú-Chile, New Hebrides y Kermadec, que abarcan el océano Pacífico, investigadores de la Universidad de Newcastle en el Reino Unido descubrieron restos de plásticos ingeridos por criaturas de aguas profundas en cada uno de ellos.

En el estudio liderado por el Dr. Alan Jamieson, junto a un equipo de investigadores, se estudió 90 crustáceos de las trincheras de 7-10 kilómetros (4.3-6.2 millas) de profundidad y se encontraron fragmentos de fibras sintéticas que incluyen Rayón y Lyocell, que son microfibras utilizadas en la producción de nylon, poliamida, polietileno y PVC.

«Publicamos un estudio a principios de este año que muestra altos niveles de contaminantes orgánicos en los mares más profundos y mucha gente nos preguntó acerca de la presencia de plásticos, por lo que decidimos echar un vistazo», declaró el Dr. Jamieson.

«Los resultados fueron inmediatos y sorprendentes… hubo casos en los que las fibras se podían ver en el contenido del estómago a medida que se eliminaban».

Utilizando «módulos de aterrizaje» de alta mar desarrollados por Jamieson, el equipo exploró las partes más profundas del océano, incluido el Challenger Deep, el lugar más profundo conocido de la Tierra a 10.916 metros (35.814 pies).

Encontraron que el consumo de plástico varió entre las trincheras, desde el 50 por ciento en la trinchera de las New Hebrides del Pacífico Sur hasta el 100 por ciento en la Fosa de las Marianas en el Pacífico occidental, pero estuvo presente en todos los lugares.

«Sentimos que teníamos que hacer este estudio dado el acceso exclusivo que tenemos a algunos de los lugares más remotos del mundo, y estamos utilizando estas muestras para hacer una declaración conmovedora sobre el legado de la humanidad», explicó el Dr. Jamieson.

Ese legado, al parecer, es que no queda ningún ecosistema marino en la Tierra que no haya sido contaminado por desechos provenientes de los humanos.

Se estima que hay 300 millones de toneladas (330 millones de toneladas) de plástico en el océano, gran parte de él flotando en la superficie, tan fácilmente observable. Desde el infame Great Pacific Garbage Patch, y la acumulación de basura descubierto más recientemente del tamaño de México frente a las costas de Chile, hasta las recientes e impactantes fotos que revelaron un mar de plástico en el Caribe.

El grado en que los animales sufren la contaminación plástica también es bastante claro, desde las ballenas que mueren después de tragar bolsas de plástico, hasta los peces y las tortugas que crecen alrededor del plástico en el que están atrapados.

Lamentablemente, el legado de este estudio muestra que los lugares y las criaturas apenas exploradas y estudiadas por la humanidad están siendo afectadas por la contaminación plástica, y para cuando lleguemos a ellas, puede ser demasiado tarde.

El artículo científico fue publicado en el sitio web de Newcastle University.

Este artículo fue publicado en CodigoOculto.com

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0