La Tierra podría tener una nueva luna, y finalmente logran observarla

La Tierra podría tener una nueva luna, y finalmente logran observarla

El año pasado, los investigadores observaron a 2016 HO3, un satélite casi de nuestro planeta. Las observaciones nuevas y más detalladas, presentadas en la Reunión anual de la División de Ciencias Planetarias, han confirmado que el objeto es definitivamente un asteroide y no un poco de basura espacial.

La trayectoria de 2016 HO3 es peculiar, por decir lo menos. Orbita alrededor del Sol, y también alrededor del sistema Tierra-Luna, moviéndose entre 38 y 100 veces la distancia entre nuestro planeta y la Luna. Por lo tanto, está lo suficientemente cerca como para hacer que su origen sea complejo, pero un poco demasiado lejos para ser estudiado en detalle.

Para comprender a 2016 HO3, el Profesor Adjunto Vishnu Reddy y su equipo de la Universidad de Arizona decidieron realizar algunas observaciones ad hoc durante un acercamiento cercano. El equipo no pudo restringir su tamaño, que definitivamente no supera los 100 metros (330 pies), pero se podría decir que gira sobre su eje dos veces en una hora y refleja la luz al igual que los asteroides.

«Mientras HO3 está cerca de la Tierra, su pequeño tamaño, posiblemente no más de 100 pies, lo convierte en un blanco desafiante para estudiar», dijo Reddy en un comunicado. «Nuestras observaciones muestran que HO3 rota una vez cada 28 minutos y está hecho de materiales similares a los asteroides».

2016 HO3 (arriba a la izquierda) mientras se mueve por el cielo

2016 HO3 (arriba a la izquierda) mientras se mueve por el cielo. Crédito: Observatorio LBT

2016 HO3 es uno de los cinco cuasi-satélites de la Tierra y es el que tiene la órbita más estable. Estos objetos son «casi» satélites porque su órbita no es exactamente estable y podría cambiar significativamente con el tiempo.

Muchos cuasi- satélites descubiertos dejan de serlo después de unos años, pero 2016 HO3 podría mantenerse estable durante cientos de años. Los cuasi-satélites de la Tierra provienen de la población de Objetos Cercanos a la Tierra (NEO). De vez en cuando, los empujamos de tal manera que se suben con nosotros.

El equipo utilizó el Large Binocular Telescope (LBT) para caracterizar el objeto. El saber que 2016 HO3 es un asteroide tiene implicaciones más allá de la astronomía pura. Si queremos establecer qué tan fácil es explorar e incluso extraer un asteroide, tener un objetivo que esté relativamente cerca podría ser extremadamente útil.

«De los objetos cercanos a la Tierra que conocemos, estos tipos de objetos serían los más fáciles de alcanzar, por lo que podrían convertirse en objetivos adecuados para la exploración», dijo Christian Veillet, director del Observatorio LBT. «Con su disposición binocular de dos espejos de 8,4 metros [27,5 pies], junto con un par de generadores de imágenes y espectrógrafos muy eficientes como MODS, LBT es ideal para la caracterización de los compañeros de esta Tierra».

Con mejores telescopios, pronto podríamos encontrar que estos objetos son más comunes de lo que pensábamos.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0