El primer gato astronauta del mundo podría obtener el reconocimiento que mereceCrédito: Matthew Serge Guy

El primer gato astronauta del mundo podría obtener el reconocimiento que merece

Un número sorprendente de animales han estado en el espacio, incluidos perros, monos y tortugas. Puede que no sepas, sin embargo, que un gato también ha ido al espacio, y un nuevo proyecto quiere convertirlo en una estrella.

En Kickstarter, un entusiasta llamado Matthew Serge Guy está buscando $ 53,000 para construir una estatua para la hembra, llamada Félicette, en su ciudad natal de París. El primer gato espacial (y único) del mundo fue lanzado por el programa espacial francés hace 54 años, pero su historia es poco conocida.

«Hace unos seis meses… me fascinó la historia de Félicette, sin embargo se le olvidó a lo largo de los años y se atribuyó erróneamente», dijo Guy en un comunicado. «Sentí que tenía que hacer algo grande para corregir estos errores».

Si logra su objetivo de financiación, quiere encargar al escultor Gill Parker para que construya un monumento de bronce de 1,5 metros (5 pies) de alto a Félicette. El diseño aún no se ha finalizado, pero hay algunas ideas iniciales, en su mayoría con un gato en un pedestal.

Félicette

Félicette

Félicette se lanzó desde una base en Hammaguir, Argelia, el 18 de octubre de 1963. Era una época en que la Unión Soviética y los EE.UU. apenas comenzaban a enviar humanos al espacio, practicando con perros y monos. Fue lanzada en un cohete francés Véronique AG1, alcanzando una altitud de al menos 157 kilómetros (98 millas) sobre la Tierra.

Aunque los detalles son pocos, sabemos que el vuelo total duró unos 15 minutos. Probablemente hubieron cinco minutos de ingravidez para Félicette, pero es nada probable que ella haya disfrutado del viaje. Regresó a la Tierra en su cápsula a través de un paracaídas. Después de dos o tres meses de estar de vuelta en la Tierra, lamentablemente fue «puesta a dormir» con el fin de estudiar su cerebro.

Varios informes sugieren que Félicette no era el gato elegido inicialmente. La historia dice que se suponía que un gato llamado Félix fuera puesto a bordo, pero desapareció el día del lanzamiento. Su reemplazo fue uno de los 13 gatos que habían sido «entrenados» para la misión. Aquí fue donde entró a tallar Félicette, una gata que había sido arrancada de las calles de París.

Un recorte del Sydney Morning Herald el 20 de octubre de 1963

Un recorte del Sydney Morning Herald el 20 de octubre de 1963

Se intentó un segundo lanzamiento el 24 de octubre, con un gato sin nombre a bordo. Lamentablemente, este gato pereció en el vuelo, al parecer con el programa espacial de Francia.

Sin embargo, la historia de Félicette es ciertamente peculiar. Entonces este Kickstarter espera recuperar su historia y darle la despedida que nunca tuvo.

«Félicette, junto con muchos otros animales que han desafiado el viaje espacial en nombre de la ciencia, fue en última instancia un participante no dispuesto en este experimento», dice una declaración del equipo.

Félicette de vuelta en la Tierra

Félicette de vuelta en la Tierra

«En ese sentido, esta estatua debería servir como recordatorio conmovedor de los sacrificios realizados por todos los astronautas animales a lo largo de la Carrera Espacial».

Puedes apoyar a este proyecto ingresando en Kickstarter.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0