Un canino santo y mártir: La historia del valiente perro de San Roque

Un canino santo y mártir: La historia del valiente perro de San Roque

San Guinefort quizás sea uno de los santos más sorprendentes del cristianismo. Este santo único del siglo XIII ni siquiera era un ser humano, sino un galgo. Tras haber protegido valientemente a un bebé en un episodio que acabó con la muerte del animal, y por los rumores de milagros acaecidos en su lugar de enterramiento, Guinefort fue declarado «santo para la protección de los niños.»

El perro de San Roque

Según crónicas de la época, la historia de San Guinefort empieza con la de San Roque, santo patrón de los perros. A lo largo de su vida, San Roque cuidó de enfermos. Su interacción con ellos, sin embargo, tuvo finalmente como resultado que el santo acabara siendo víctima a su vez de la peste. Fue entonces expulsado y confinado en un bosque, donde se le abandonó para que muriera. Fue entonces cuando el perro de San Roque, al parecer de nombre Guinefort, llevó comida al santo hasta que éste se curó. Tras la muerte de San Roque, su perro fue adoptado por una familia de la nobleza.

Aunque parece ser un vínculo lógico, el inconveniente de asociar a San Roque con San Guinefort es que el relato del perro-santo tuvo su origen en el siglo XIII, mientras que San Roque vivió en el siglo XIV, lo que hace bastante improbable que ambos personajes se conocieran.

San Roque

San Roque

La historia de Guinefort

La historia de Guinefort la encontramos en una obra conocida como De Supersticione, escrita por Esteban de Borbón, historiador e inquisidor medieval que vivió en el siglo XIII. De Borbón da testimonio de que se topó con la historia de San Guinefort cuando se encontraba en Lyon, Francia, donde estaba «predicando allí contra la brujería y escuchando confesiones». En este tiempo oyó a muchas mujeres confesar que llevaban a sus hijos a San Guinefort, de modo que decidió investigar más profundamente esta devoción.

De Borbón descubrió que San Guinefort fue un galgo que había pertenecido a cierto señor feudal propietario de un castillo. Este castillo se encontraba en las tierras que pertenecían al señor de Villars-en-Dombe, cerca de un lugar llamado Villeneuve. El señor del castillo tenía una esposa y un hijo de muy corta edad. Cierto día, el señor, su esposa y la niñera del bebé se encontraban fuera del hogar familiar, habiendo dejado al bebé en su cuna. Durante el tiempo que pasaron fuera, una serpiente –símbolo tradicional del mal en aquella época– entró en la casa y empezó a acercarse lentamente al niño. Guinefort, que había quedado al cuidado del bebé, vio la serpiente y la atacó. Tras la lucha subsiguiente, el galgo consiguió matar a la serpiente y arrojar el cuerpo sin vida del reptil lejos de la cuna. La sangre de la serpiente, no obstante, había manchado la cuna, además de la cabeza y la boca del perro.

La serpiente yace hecha pedazos junto a la cuna del niño mientras el padre del pequeño decapita a Guinefort.

La serpiente yace hecha pedazos junto a la cuna del niño mientras el padre del pequeño decapita a Guinefort.

Cuando volvió la niñera encontró sangre por todas partes. Pensando que Guinefort había dado muerte y devorado al niño, lanzó un fuerte grito que alertó a la madre del pequeño. Cuando ésta acudió y vio la escena con sus propios ojos también chilló, lo que atrajo a su marido a la habitación. El señor desenvainó entonces su espada y dio muerte al perro, decapitándolo. Cuando los tres se acercaron a la cuna observaron que el niño no estaba herido y parecía dormir plácidamente. También vieron el cadáver de la serpiente a la que había dado muerte Guinefort. Avergonzados por lo que le habían hecho a su fiel perro, arrojaron el cuerpo del pobre animal a un pozo situado ante las puertas del castillo, colocaron un gran montón de piedras sobre su cadáver y plantaron algunos árboles cerca del pozo para honrar su memoria.

Venerado como mártir

Solo fue más tarde cuando los campesinos de la zona supieron de la historia del perro y empezaron a visitar el lugar, venerando al perro como mártir con la esperanza de que intercediera por ellos. De Borbón dice de estos aldeanos que «eran seducidos y a menudo engañados por el Diablo, que esperaba de este modo conducir a los hombres al error.» Sin embargo, se tuvo noticia de numerosos milagros ocurridos junto a la tumba del animal, por lo que finalmente las gentes del lugar declararon al perro santo protector de los niños.

Aunque San Guinefort no ha sido nunca reconocido por la Iglesia Católica (la obra de Esteban de Borbón, por ejemplo, pone de manifiesto el tipo de oposición que planteaba en casos así la jerarquía eclesiástica), los fieles seguidores del santo de cuatro patas le han seguido rindiendo homenaje desde entonces hasta nuestros días.

Este artículo fue publicado anteriormente en Ancient Origins en Español y ha sido publicado nuevamente en CodigoOculto.com con permiso.

COMMENTS

WORDPRESS: 1
  • comment-avatar
    José Luis Fernández gomez 2 meses

    No estimáis a los que no despiertan,están demasiado entretenidos en el entretenimiento ,pero tan poco estimáis a los que están despiertos,o tienden a despertar ,con tan solo 8años,ya los preparáis la vida para ser condenados a vuestras ,cadenas,de manipulaciones y humillaciones y miedos,por que es triste pensar que haya personas que vivan del miedo,y disfrutan poniendo trampas y pruebas ,a diestro y siniestro,llegará un día y yo diría que ya estamos en el,que no te fíes ni de tu hijo ,recién nacido,

  • DISQUS: 0