NASA ya no investigará el Clima: Trump mata la ciencia «políticamente correcta»

NASA ya no investigará el Clima: Trump mata la ciencia «políticamente correcta»

Uno de los hombres a cargo del equipo de transición de la NASA de Trump, Bob Walker, ha confirmado lo que Trump ha estado insinuando desde hace algún tiempo – que el presupuesto de la agencia para el estudio de las Ciencias de la Tierra va a ser mayormente destinado a favor de la exploración espacial, dejando de lado otras investigaciones.

Cualquier ‘ciencia centrada en la Tierra’ será cubierta por «otras agencias», dijo, según lo informado por The Guardian. Echando dudas sobre todo el campo en sí, también continuó diciendo que el vínculo entre la humanidad y el cambio climático «es una visión compartida por la mitad de los climatólogos en el mundo».

Hay un montón de factores para desmenuzar aquí. En primer lugar, hay un consenso abrumador cuando se trata de la relación entre la actividad humana y el cambio climático. La cifra más citada es que el 97 por ciento de los científicos está de acuerdo en el vínculo, pero un nuevo metanálisis pone esa cifra en 99,9 por ciento.

Walker afirma que la ciencia se ha «politizado» y, curiosamente, tiene razón: cualquiera que niegue tal consenso está intercambiando objetividad por un giro político post-factual.

En segundo lugar, organizaciones como la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) realizan actualmente una gran cantidad de investigaciones sobre el cambio climático. Aunque es obvio que los programas similares de la NASA a la NOAA son obvios, es inútil, ya que la NASA está incrustada en décadas de investigación, y ya trabajan muy de cerca con NOAA usando sus propios equipos, métodos e investigadores.

Esta no es una verdadera fusión descrita por Walker. Es un movimiento defunding (evitar que continúe recibiendo fondos). Después de todo, nunca mencionó nada acerca que NOAA obtenendrá más fondos para compensar lo que podría ser un déficit de $ 2 mil millones.

Eliminar la capacidad de la NASA para evaluar los peligros naturales y la progresión del cambio climático en el planeta en el que todos vivimos actualmente es algo increíblemente peligroso. Kevin Trenberth, científico principal del Centro Nacional de Investigación Atmosférica, resumió esta situación ante The Guardian con una eficiencia brutal.

«La investigación espacial es un lujo», dijo. «Las observaciones de la Tierra son esenciales.»

Extrañamente, los comentarios de Walker parecen chocarse con los hechos recientemente vertidos por su jefe.

En una amplia entrevista con el New York Times recientemente, el presidente electo Trump parecía retroceder en sus estridentes puntos de vista de la negación del cambio climático, lo que sugiere que podría haber «alguna conectividad» entre las acciones humanas y el cambio climático. Cuando llegó el acuerdo de París, el futuro líder del mundo libre dijo que estaba abierto a ello.

Los optimistas son advertidos. Trump tiene un historial de ser increíblemente anticientífico, ya sea que rechaza afirmaciones infundadas o sin sentido o que empuja activamente contra el consejo de la comunidad científica. El consejo editorial del NYT ha llegado a la conclusión de que simplemente carece de cualquier tipo de conocimiento sobre muchas de las cosas de las que habla.

Es por eso que, con el fin de obtener una visión de cómo Estados Unidos podría ser ejecutado, es bueno mirar a sus asesores. Después de todo, parece estar de acuerdo con lo que digan incluso después de las reuniones más breves, lo que implica que gobernará como un CEO dirige un negocio muy complejo – dando a los encargados de varios departamentos el poder de hacer lo que quieran.

Así que con gente como tal y conintenciones de desmantelar la Agencia de Protección Ambiental, y Bob Walker a cargo de la política fiscal de la NASA, parece que la Tierra tiene una pelea bastante grande en sus manos.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0