Sociedad Secreta China desafía y amenaza a los Illuminati

Sociedad Secreta China desafía y amenaza a los Illuminati

Una sociedad secreta china con 6 millones de miembros, de los cuales 1.8 millones son gángsteres asiáticos y 100.000 son asesinos profesionales, ha puesto el punto de mira en miembros de los illuminati si continúan con los planes de despoblación del planeta, según el periodista Benjamin Fulford desde Tokio.

Tomaron contacto con Fulford, un canadiense, después de que éste advirtiera del plan de los illuminati para reducir la población asiática en 500 millones de habitantes por medio de armas biológicas racialmente selectivas.

«Los illuminati, a excepción de Japón, es una cuestión de blancos», según Fulford.

La sociedad secreta confirmó la información de Fulford y pidió consejo. Él les dio una lista con 10.000 nombres asociados a los illuminati, principalmente miembros del Club de Bilderberg, CFR y Skulls and Bones. Los neocons son también blancos prioritarios.

«He prometido que ni una sola persona morirá si negocian de buena fe», según Fulford.

Fulford dice que Japón ha sido controlado en secreto por los illuminati por medio del asesinato y del soborno. Según fuentes secretas, los americanos han asesinado a unos 200 polí­ticos japoneses y ciudadanos influyentes desde el final de la II Guerra Mundial.

Entre las ví­ctimas están los ex primer ministros Tanaka, Takeshita, Ohira y Obuchi. Todos fueron asesinados usando una droga especial que produce infartos. La sociedad secreta china ha advertido a los illuminati que no tolerará más asesinatos. También ha ampliado su protección a los buscadores de la verdad en Occidente.

¿De que se trata?

La sociedad secreta china se llama a sí­ misma «La Sociedad Verde y Roja», según Fulford.

«Se puede encontrar en los libros de historia. Cuando los manchúes invadieron China en 1644, el ejército Ming hizo una sociedad secreta cuyo propósito era derrocar a los Qing (Manchúes) y restaurar a los Ming. Apoyaron la rebelión de los boxers, pero fueron derrotados por las potencias imperialistas. Más adelante, con la ayuda de los chinos de ultramar y de la familia imperial japonesa, la sociedad secreta se las arregló para derrocar al último emperador y entronizar a Sun Yat Sen. La última vez que aparecen en los libros de historia fue cuando la ‘Banda Verde’ y la ‘Banda roja’ lucharon ferozmente contra los comunistas en Shangai en los años 40. Fueron derrotados por los comunistas en 1949 y se convirtieron de nuevo una organización secreta.»

Desde 1949 ha aumentado constantemente su influencia a través de China y del resto del mundo. Tiene miembros en los niveles más altos del Gobierno chino, pero son anti sistema por naturaleza y no son una organización oficial del Gobierno chino.

La sociedad tiene raí­ces profundas en Japón debido a los contactos entre la mafia yakuza y la familia imperial japonesa. La familia imperial japonesa desciende de invasores coreanos del siglo VI. Los invasores coreanos tuvieron dificultades para dominar a los nativos jomon y por eso trajeron una minorí­a guerrera de la china continental. Éstos son los antepasados de los yakuza. Los han utilizado históricamente para hacer trabajos sucios y para recaudar impuestos. Cuando los japoneses decidieron ayudar a derrocar la dinastí­a china, utilizaron a los yakuza como mediadores con la sociedad secreta china, muchos de sus miembros eran gángsteres. Al dí­a de hoy muchos de los lí­deres principales de este grupo son japoneses, no chinos.»

«Debe quedar muy claro que no es una mafia criminal. Aunque muchos de sus miembros son trí­adas y yakuzas, unos 2/3 de los miembros son intelectuales tales como profesores de universidad, investigadores y burócratas del gobierno. Cada miembro se gana su propia vida y ser miembro de la sociedad es como pertenecer a una brigada de bomberos de emergencia. Su reglamento parece un libro del ética lleno de instrucciones como ayudar al débil, luchar contra la injusticia, ayudar a los compañeros, etc.»

«Me contactaron y preguntaron si podrí­an ayudar después de que yo pronunciara una conferencia en Tokio sobre el uso de armas biológicas racialmente selectivas. Para mí­ fue como si un fantasma saliera de los libros de historia y se presentara ante mi. Pensé al principio en cosas tontas como si ellos vinieran de jugar con videos juegos sobre el 11-S. Sin embargo, entonces recordé la escena de la pelí­cula Kill Bill cuando Uma Thurman le saca el ojo a su enemigo. Pronto me di cuenta de que esta gente podrí­a salvar el mundo atacando el ojo en la cúspide de la pirámide del dólar.»

«Piensa en esto: los illuminati y sus funcionarios superiores tienen unos 10.000 miembros mientras que el grupo chino tiene más de 6 millones de miembros. Esto es 600 contra 1. Además, los 6 millones tienen los nombres y las direcciones de los 10.000 mientras que los 10.000 no saben quién o donde están los 6 millones.»

Fulford sobre los Illuminati

A continuación hay un resumen de los datos de inteligencia que he recibido de fuentes que incluyen a primeros ministros japoneses, gángsteres yakuza, freemasones japoneses, agencias de inteligencia occidentales, etc.

Benjamin Fulford

Benjamin Fulford

«Primero, los illuminati pertenecen a las familias tradicionales de la aristocracia europea y norteamericana y de las actividades bancarias. Controlan los EE.UU., Inglaterra, Europa (a excepción de los paí­ses escandinavos, de Alemania y de Italia; Italia los echó en los años 70), Japón, África, Irán, Canadá y México. No controlan a China, Rusia (Putin los echó por primera vez desde 1917), India, Asia Sur-Oriental, Suramérica, Cuba, etc.»

«Su objetivo es crear un gobierno mundial. Hasta hace 2 años el plan era el Nuevo Orden Mundial. Eso fue expresado bastante claramente en el Proyecto por un New American Century. Sin embargo, con el desastre en Iraq, el gobierno secreto diseñó un nuevo plan que es un gobierno mundial basado en la Unión Europea. Para hacer esto sabotearán la economí­a de los EE.UU.»

«Sin embargo, hay un gran cisma en el gobierno secreto. Jay Rockefeller y Philip Rothschild apoyan una facción, la facción del calentamiento global. La oposición a ellos es la facción de la guerra contra el terrorismo apoyada por el difunto David Rockefeller y los descendientes de JP Morgan (Bush, Harriman, Walker etc.). La gente del calentamiento global quiere vender 500 centrales nucleares a China y una cantidad similar al resto del mundo. Los de la guerra contra el terrorismo quieren que los EE.UU. controlen el petróleo. Putin ha sido un revés enorme para ellos.»

«Son también los neo-Nazis que desean reducir la cantidad de habitantes de el mundo por lo menos a la mitad por medio de la enfermedad, el hambre y la guerra. La sociedad secreta china se enteró de esto y se está preparando para pararles los pies.»

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0