¿Qué sucederá luego de que «encontremos» evidencia de civilizaciones extraterrestres?

¿Qué sucederá luego de que «encontremos» evidencia de civilizaciones extraterrestres?

Primero llegó la sugerencia de que se había observado una «megastructura alienígena» alrededor de la KIC 8462852, a.k.a. Estrella de Tabby. Meses más tarde, la gente estaba hablando de una señal vista por un telescopio ruso que algún «pensamiento» que se transmitió desde los alrededores de un primo estelar del Sol. Y poco después de eso, la antena Arecibo en Puerto Rico informó señales extrañas que parecían venir de la estrella enana Ross 128, a escasos 11 años luz de distancia.

Esta rápida cadencia de sorpresas celestiales podría hacer que parezca que estamos en la cúspide de probar la existencia de extraterrestres. Pero sólo porque el nido de cuervos anuncia las nubes en el horizonte no significa que usted está cerca de la Tierra.

Estas tres afirmaciones que pretenden demostrar la existencia de extraterrestres no han podido evidenciarlo. Pero, ¿qué sucede si alguna reclamación futura lo hace? ¿Qué preparaciones están en su lugar para hacer frente al descubrimiento de una señal de radio o un destello láser que demostraría sin lugar a dudas que tenemos competidores cósmicos? ¿Tiene el gobierno un plan? ¿Alguien?

Mucha gente piensa que hay un plan. Uno secreto. Una encuesta reciente indicó que el 55 por ciento de la población cree que el descubrimiento de extraterrestres sería encubierto – en profundidad para evitar el pánico generalizado. Sólo el 19 por ciento creen que los federales confiarían en la existencia de E.T.

Tal encubrimiento sería prácticamente imposible de quitar. No hay política de secretismo, y la verificación de la señal implicaría a equipos de científicos de todo el mundo. Pero dejando eso a un lado, el hecho de que tantas personas creen esto, atestigua una desalentadora falta de confianza en la ciencia y la capacidad del público para manejar las noticias.

Entonces, ¿cuál es la verdad sobre lo que pasaría si descubriéramos alienígenas inteligentes? En 1989, cuando un programa desaparecido de la NASA para buscar inteligencia extraterrestre estaba ganando fuerza, se redactaron protocolos para explicar las mejores prácticas en caso de que la búsqueda resultara exitosa. Éstos fueron posteriormente actualizados y racionalizados por el Comité Permanente SETI de la Academia Internacional de Astronáutica. (Haga clic aquí para ver los protocolos revisados)

En realidad, sólo hay tres componentes importantes en este texto de dos páginas. En primer lugar, la detección de la vida extraterrestre debe ser cuidadosamente verificada por observaciones repetidas. En segundo lugar, el descubrimiento debe ser publicado. Tercero, no se debe enviar ninguna respuesta sin una consulta internacional.

Todo eso suena manso y cuerdo. Pero aquí hay un supuesto implícito: es decir, que captar señales de otro mundo será un momento de Hollywood. Suponemos que se reproducirá de la forma que lo hace con tanta frecuencia en las películas: los científicos estuporados, que se establecen en otra década o dos de la búsqueda infructuosa, de repente se sacuden en la emocióncuando una señal enciende su equipo. Luego pasan unos 10 minutos girando perillas y gritando unos a otros, después de lo cual presumiblemente llegan a un cajón del escritorio y sacan los protocolos.

En realidad, nunca toman este último paso en las películas. Y tampoco lo harían en la vida real. En los muchos años de los esfuerzos SETI, ha habido numerosas alarmas falsas, además de las tres señaladas en la parte superior de este artículo. Y lo que sucede cada vez es que los medios inmediatamente empiecen a reportar la historia. Casi siempre hay un poco de sensacionalismo y algunos hechos erróneos, pero la noticia está ahí mucho antes de que los investigadores hayan logrado verificar la señal, como se especifica en los protocolos.

Esa es la verdad del asunto. Realmente, lo es. Claro, hablar de «protocolos» tiene una cierta gravedad, pero estos sólo funcionarían para un descubrimiento del estilo de Hollywood.

Pero hay una pregunta más profunda aquí – una que es mucho más difícil de responder: ¿cuál sería el efecto a largo plazo de aprender que no estamos solos? ¿Renunciaríamos a la religión? ¿Dejaríamos de librar la guerra? ¿Nos acobardaríamos frente a una posible agresión interestelar?

Frente a estas preguntas, los científicos sociales tienden a buscar analogías históricas. Por ejemplo, ¿cuáles fueron las consecuencias cuando Colón descubrió el continente americano (o si lo prefiere, cuando los vikingos o los asiáticos de la Edad del Hielo lo hicieron)? Un problema aquí es que la analogía no es terriblemente apta. Estas personas no estaban haciendo exploración por su propio bien. Encontraron algo nuevo por accidente.

Una mejor analogía podría ser el descubrimiento de la Antártida o la fuente del Nilo. Estos eran esfuerzos de exploración. Pero incluso estas son guías pobres sobre cómo debemos prepararnos para el descubrimiento de los extraterrestres inteligentes o anticipar sus efectos.

Los exploradores del siglo XIX no tenían más protocolos que escribir sus experiencias. Además, las eventuales consecuencias de sus descubrimientos eran completamente incalculables. ¿Crees que Fabián von Bellingshausen, que vio por primera vez el continente antártico en 1820, podría haber anticipado que menos de 200 años después habría una base de investigación en el Polo Sur, o que los cruceros llevarían a los turistas a estas latitudes desamparadas?

Hay poca certeza acerca de cuáles podrían ser las consecuencias de encontrar a extraterrestres, pero existe esto: inmediatamente sabremos algo muy importante. Sabremos que no somos ni únicos ni especiales. Pero si usted pregunta qué legado de tal descubrimiento existirá cientos o miles de años a partir de ahora, simplemente no hay forma de llegar a una respuesta que sea útil o precisa.

Vía: nbcnews.com – Autor: Seth Shostak

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0