¿Permite EE.UU. que abduzcan humanos a cambio de tecnología extraterrestre?

¿Permite EE.UU. que abduzcan humanos a cambio de tecnología extraterrestre?

En la década de 1950, según denunciantes, el gobierno de Estados Unidos decidió que no había nada malo en dejar que extraterrestres grises secuestraran a seres humanos, si el precio para ellos era justo.

Después de derribar varios vehículos voladores extraterrestres y utilizar esa tecnología avanzada, el Gobierno consideró muy rentable el establecer canales de comunicación con las entidades extraterrestres. Después de todo, obtener más tecnología extraterrestre daría la superioridad tecnológica a Estados Unidos en el aspecto militar con respecto a las demás naciones del mundo.

Uno de los primeros proyectos para hacer frente a esta situación fue el proyecto SIGMA, una operación conjunta fundada en el año 1952 por el consorcio de la NSA. Diversos ufólogos se refieren a esta iniciativa utilizando diversas denominaciones, entre ellos el Tratado TAU IX de la Preservación de la humanidad (como lo llama el Dr. Dan Burisch), el Tratado Gready o el Acuerdo Edwards, el nombre de la base de la Fuerza Aérea donde habría tenido lugar la misteriosa reunión. Su principal objetivo era preparar el camino para las comunicaciones significativas y productivas entre humanos y alienígenas.

Usando tecnología que ahora llamaríamos rudimentaria, los científicos del proyecto Sigma lograron precisar la ubicación relativa de un grupo sospechoso de asteroides que se desplazaban de una manera ordenada. El equipo de telecomunicaciones utilizando la tecnología recuperada de los Ovnis caídos, envío una transmisión a su dirección general. La respuesta no tardó y programaron una reunión.

Sin embargo, el mensaje también fue interceptado por otra presencia extraterrestre que mantenía una estrecha vigilancia sobre nuestro planeta. Una especie nórdica conocida como «The Blues» estableció contacto con los seres humanos y les aconsejaron no entrar en acuerdos con la fuerza que se había movido desde las afueras del sistema solar en una órbita ecuatorial alrededor de la Tierra.

Nos advirtieron sobre otras especies exóticas y el hecho de que sólo se sirven a sí mismos.

La especie conocida como «The Blues» se negó a ofrecernos algo de su tecnología. En cambio, «The Blues» ofrecieron en apoyarnos en nuestro desarrollo espiritual pero pidiendo algo a cambio: que la humanidad colectivamente desmantelara su arsenal nuclear. Pues, como dijeron, somos una especie joven y no estábamos capacitados para ejercer tal poder, y aún menos capaces de actuar de forma responsable con tecnología militar alienígena. «The Blues» dijeron que solamente usaríamos dicha tecnología para traer la destrucción sobre nosotros mismos. Advirtieron sobre una posible autodestrucción de la humanidad y condenaron el hecho de que estábamos matándonos unos a otros, contaminando el planeta y malgastando los recursos naturales del planeta.

El Comité reunió sus demandas con suspicacia extrema, y concluyeron que el desarme nuclear no era el mejor interés de los Estados Unidos y que dejaría el mundo indefenso frente a una amenaza alienígena. Naturalmente, algunos poderosos altos funcionarios desestimaron esa oferta.

El 25 de abril de 1954, figuras clave del Gobierno de Estado Unidos y emisarios de la especie que más tarde se les denominaría los «Grises altos», se reunieron por primera vez en la Base de la Fuerza Aérea Edwards (AFB) en el sur de California. Según otras fuentes, la reunión se llevó a cabo en realidad dos meses antes en la Base Aérea Holloman, seis millas al suroeste de Alamogordo, Nuevo México.

El intercambio de información se hizo telepáticamente entre representantes de ambos mundos. No está claro cuál era la motivación verdadera de los alienígenas, pero la razón que invocaron era de naturaleza genética.

Los Grises revelaron a sus homólogos humanos que su ADN estaba sufriendo una degradación extrema. Como especie, estaban muriendo y tenían la desesperada necesidad de encontrar una solución para superar esa situación. Ellos pidieron un acceso completo y sin restricciones al genoma humano con el fin de desarrollar un método estable para la hibridación humano-gris y de este modo asegurar su existencia continuada.

Estas son algunas de las condiciones que impusieron:

  • Los Estados Unidos no revelarían al resto del mundo cualquier información sobre la presencia de los grises en la Tierra.
  • Las operaciones extraterrestres no deberían ser obstaculizadas y no se tolerarían interferencias.
  • Estados Unidos supervisaría la construcción de varias bases subterráneas. Las bases serían operadas por personal humano y gris. Inicialmente, las viejas bases subterráneas de la Comisión de Energía Atómica se convirtieron en las estaciones de trabajo. Cuando la operación comenzó a crecer en tamaño, se construyeron instalaciones más nuevas y más grandes. No está claro cuántas de ellas fueron construidas, pero los informes sugieren que 26 entraron en funcionamiento solamente en el suroeste.
  • Los Estados Unidos permitirían a los extranjeros secuestrar a un número limitado de seres humanos que debían ser devueltos ilesos y con su memoria limpia, es decir sin recordar lo que ocurrió.
  • Los alienígenas decidirían quién sería secuestrado, pero sería necesario que dicha lista sea aprobada por el Consejo de Seguridad Nacional.
  • Los extraterrestres darían los Estados Unidos armamento avanzado y una gran variedad de tecnología, sistemas de propulsión gravitacional y electromagnética y tecnología extraterrestre de control mental mediante implantes.

Los teóricos de la conspiración afirman que el trato fue atestiguado y firmado por el Presidente Dwight Eisenhower. Sus reclamos son apoyados por el hecho de que, mientras estaba de vacaciones cerca de Palm Springs CA, el Presidente inexplicablemente desapareció en la noche del 21 y 22 de febrero de 1954. Se especula que fue secretamente trasladado a la Base de la Fuerza Aérea Edwards para un encuentro con los extraterrestres grises. Su posterior comunicado fue que tuvo que someterse a un tratamiento dental de emergencia y había visitado a un dentista local.

Ex presidente de EE.UU. Dwight Eisenhower

Ex presidente de EE.UU. Dwight Eisenhower

Dwight Eisenhower, ex Presidente de Estados Unidos

Con los años, muchos han afirmado haber estado presentes durante las negociaciones, y múltiples confesiones han surgido desde entonces. Entre ellos el de Gerald Light, que era en ese momento el líder de una famosa comunidad metafísica. Luego de que presuntamente asistiera al evento, Light escribió:

Mis queridos amigos: acabo de regresar de Vulcano [Edwards Air Force Base]. El informe es cierto,¡devastadoramente verdadero! Durante mi visita dos días vi cinco distintos tipos de aviones siendo estudiados y manejados por los funcionarios de la Fuerza Aérea, ¡con la asistencia y el permiso de la Etherians! No tengo palabras para expresar mis reacciones. Finalmente ha ocurrido. Ahora es una cuestión de historia.”

Por desgracia para nosotros, no pasaría mucho tiempo hasta que las condiciones favorables de la oferta se convirtieron en historia y los Grises comenzaron a infringir el tratado. El número de secuestros superó rápidamente la «cuota acordada», y los experimentos que realizaron terminaron mal para los participantes humanos involuntarios.

A principios de 1960, el Gobierno de Estados Unidos se dio cuenta de que habían sido engañados y trataron de dejar sin efecto la oferta y expulsar a los Grises de nuestro planeta. Lo que ellos no sabían era que los alienígenas Grises altos habían existido desde hace bastante tiempo y no estaban interesados en irse a otra parte.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0