Astrónomos afirman que Venus tuvo océanos en el pasado

Astrónomos afirman que Venus tuvo océanos en el pasado

Aunque Venus es actualmente un planeta árido y estéril, un grupo de astrónomos franceses, utilizando simulaciones por ordenador, concluyó que en la antigüedad pudo haber estado cubierto por océanos de agua líquida.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Versailles Saint-Quentin-en-Yvelines en Francia llevó a cabo una serie de simulaciones para determinar si se puede formar agua líquida en la superficie de Venus.

En la investigación, publicada en el Journal of Geophysical Research, encontraron que al principio de su historia, este planeta pudo tener océanos con un contenido de agua en promedio de un 10% más alto que en los océanos terrestres.

Según los expertos, el antiguo Venus era un lugar muy diferente de lo que es ahora. Estudios previos muestran que antes de que el planeta se viera afectado por el efecto invernadero, la temperatura de la superficie pudo ser aproximadamente la misma que la de la Tierra. La lenta rotación de Venus permitiría la existencia de la capa de nubes, suficiente para crear una atmósfera y enfriar el planeta.

En ese caso, el vapor de agua en la atmósfera de Venus podría condensarse y formar océanos. Los científicos estiman que en combinación con la cubierta de nubes densa y otros factores, incluso con un tan solo 10% del agua presente en la Tierra Venus todavía podría ser un planeta oceánico.

No es de extrañar que Venus pudo haber tenido un océano, teóricamente, afirma el líder del equipo científico, Emmanuel Marcq, pero el tema todavía permanece «intensamente discutido».

«La vida tal como la conocemos requiere agua líquida estable en una superficie sólida», dice. Mantener el agua en un planeta requiere una gama específica de temperaturas y presiones, lo que depende de una compleja interacción de la composición atmosférica del planeta, de sus nubes, de cuánto calor absorbe la atmósfera y mucho más.

¿Qué buscaba la URSS en otros planetas?

El modelo de computadora no es una prueba definitiva, sino sólo una base matemática para las teorías de los astrónomos, debido al hecho de que en la superficie de Venus es muy difícil poner una sonda de investigación: en el pasado, solo el programa espacial de la URSS logró enviar aparatos a la superficie del planeta vecino.

El estudio ha sido publicado en Journal of Geophysical Research.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0