Arqueólogos descubren el «hogar» de los apóstoles de Jesucristo

Arqueólogos descubren el «hogar» de los apóstoles de Jesucristo

Un equipo de arqueólogos israelíes realizó investigaciones y excavaciones en El-Araj, el lugar donde de acuerdo al Nuevo Testamento, pudieron haber vivido tres de los apóstoles de Jesús: Pedro, Andrés y Felipe.

Los investigadores han trabajado durante tres años en el sitio ubicado en los alrededores del Mar de Galilea e infiere que esta región corresponde a Betsaida, el pueblo en el que vivieron tres de los doce apóstoles de Jesús -Pedro, Andrés y Felipe- y en donde realizó milagros como la multiplicación del pan y pescado.

Los restos de la mítica y desaperecida ciudad romana de Julias, mencionada en textos eclesiásticos como hogar de tres apóstoles de Jesucristo, han sido encontrados en los alrededores del mar de Galilea, en Israel, afirma un equipo de arqueólogos. Según la tradición cristiana, Julias fue la villa en la que vivieron tres apóstoles -Pedro, Andrés y Felipe- y donde tuvo lugar el milagro de la multiplicación de los panes y los peces.

En la costa noreste del mar de Galilea, sobre el valle de la hoy llamada Reserva Natural de Bethsaida, el equipo israelí afirma haber desempolvado el lugar donde tuvieron existencia estos tres apóstoles.

«Nuestra sorpresa principal fue que en el fondo de la excavación, en una pequeña área, se descubrió una pared de un edificio, y junto a ella había un suelo de mosaico y artefactos que caracterizan una casa de baños», aseguró al periódico Haaretz el arqueólogo Mordejai Aviam, del Kineret College de Israel, que trabaja en este proyecto. La pared de mosaico, dijo, es una indicación de que alguna vez estuvo allí una iglesia.

Los investigadores han encontrado más evidencias sobre el lugar donde se cree que vivieron tres apóstoles de Jesús.

Los investigadores han encontrado más evidencias sobre el lugar donde se cree que vivieron tres apóstoles de Jesús. Foto: Zachary Wong, National Geographic

Otra razón por la cual afirman estos expertos que Julias podría encontrarse bajo los suelos de este lugar, llamado El Araj, tiene que ver con un supuesto error en el cálculo de la altitud, para ese entonces, del nivel del mar de Galilea.

Hasta ahora, las estimaciones han coincidido en considerar que el nivel de ese lago estaba 209 metros bajo nivel del mar durante el período romano. Sin embargo, afirman los investigadores, esto significaría que el sitio de El Araj estuvo bajo el agua hasta el período bizantino, lo que no puede ser el caso.

El equipo de Mordejai Aviam encontró que la capa romana estaba a 211 metros bajo el nivel del mar, lo cual solo tendría sentido si una ciudad hubiese existido en el área en aquel momento.

El «hogar» perdido de los apóstoles de Jesús

Los arqueólogos encontraron los vestigios de una terma romana en El-Araj, y descubrieron también paredes y mosaicos que datan del siglo V, lo que sugiere la existencia de una iglesia en el último período bizantino. «Tales mosaicos sólo se encontraban en iglesias ornamentadas importantes», comentó Steven Notley, profesor de Nuevo Testamento y Orígenes Cristianos en Nyack College y director académico de las excavaciones de El-Araj a National Geographic.

Notley infiere que esto puede ser la iglesia descrita en un relato del siglo VIII de Willibald, el obispo bávaro de Eichstätt, que viajó por la región alrededor del año 725 e informó que una iglesia en Betsaida había sido construida sobre la casa del apóstol Pedro y su hermano Andrés.

El sitio ubicado en los alrededores del Mar de Galilea ha sido investigado durante tres años.

El sitio ubicado en los alrededores del Mar de Galilea ha sido investigado durante tres años. Foto: Zachary Wong, Haaretz

Betsaida probablemente era más que un pueblo

Otro hallazgo fascinante durante las investigaciones, fue que los arqueólogos encontraron indicios de que Betsaida probablemente fue una ciudad más que un pueblo.

Los arqueólogos dicen que han descubierto termas de la era romana (del siglo 1 al 3 a.C.) en El-Araj, que puede ser evidencia de un importante asentamiento urbano en donde -probablemente- se ubicaba la antigua Betsaida.

A finales del siglo I, el historiador judío Flavio Josefo describió cómo el pequeño pueblo pesquero de Betsaida se convirtió en una ciudad greco-romana, o polis, durante el reinado de Herodes Antipas en el año 30 d.C. Herodes Filipo I, renombró la ciudad «Julias» para honrar a la madre del emperador romano Tiberio.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0