Nobles aztecas que resistieron la conquista: Valioso hallazgo arqueológico en Ciudad de México

Nobles aztecas que resistieron la conquista: Valioso hallazgo arqueológico en Ciudad de México

Osamentas casi completas y objetos que revelan un primer mestizaje cultural han sido encontrados en una vieja vecindad del D.F.

En pleno centro de la capital de México ha sido descubierto un recinto en el que habitaron y fueron enterrados nobles aztecas que resistieron a los conquistadores españoles, según informó este lunes el Instituto Nacional de Antropología e Historia de México (INAH).

Tal como describe la propia institución en su comunicado al respecto, la edificación formaba parte del antiguo barrio de Colhuacatonco, célebre precisamente por haber resistido el asedio de los conquistadores hispanos, y está ubicada entre los muros de una vieja vecindad, en pleno centro histórico de Ciudad de México. La evidencia arqueológica hallada demuestra que Colhuacatonco mantuvo una resistencia «pasiva» una vez caída la ciudad de México-Tenochtitlan, cuando alrededor de 1525 los conquistadores iniciaron el cambio del trazo urbano, según detalla la responsable del hallazgo, María de la Luz Escobedo, citada en el documento.

La misma arqueóloga explica que «es muy probable que, a escondidas, los descendientes tenochcas de primera o segunda generación llevaron a cabo los entierros de siete individuos (tres adultos y cuatro infantes cuyas edades oscilan de 1 a 8 años) a la usanza de sus antepasados». Se hallaron osamentas casi completas, enterradas en posición fetal, aunque también muchos fragmentos de huesos, como puede verse en el vídeo difundido por el INAH.

También fueron rescatados algunos objetos que revelan un primer mestizaje cultural, como pequeños silbatos en forma de aves hechos con una incipiente técnica de vidriado, personajes de rasgos occidentales y con sombrero, así como representaciones de monjas.

«Lo que percibimos en los materiales es lo mexicano, ese sincretismo que comenzó una vez consumada la conquista española», destacó Escobedo.

La parte más «impresionante» de la construcción, según los investigadores del INAH, es un recinto de 3,16 metros de largo por 4,30 de ancho que al aparecer estaba destinado a actividades ceremoniales.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0