Los astrónomos tienen una nueva explicación para la «megaestructura extraterrestre»

Los astrónomos tienen una nueva explicación para la «megaestructura extraterrestre»

Extrañas disminuciones en la luz de la Estrella de Tabby han mantenido desconcertados a los científicos desde el año 2015, e inclusive con algunos de ellos que contemplan la posibilidad de que algún tipo de «megastructura alienígena» podría estar bloqueando la luz de la estrella.

Los expertos han dado ahora otra explicación que no implica la tecnología extraterrestre, sino más bien un planeta anillado masivo que podría tener cinco veces el tamaño de Júpiter.

Los astrónomos de la Universidad de Valencia y la Universidad de Cantabria en España dirigieron un gigantesco modelo planetario y descubrieron que podría explicar algunas de las fluctuaciones de la luz si los anillos del planeta estuvieran inclinados.

Otras disminuciones en la luz que los científicos han registrado desde entonces podrían ser causados ​​por asteroides, dice el equipo.

Si la hipótesis es correcta, entonces vamos a ver otra inmersión en la luz en 2021 gracias a una segunda nube de asteroides, ya que estos enjambres por lo general viajan en parejas – por lo que tenemos que mantener nuestros telescopios apuntando a la estrella.

«Nos proponemos ofrecer una solución relativamente natural, invocando sólo fenómenos que se han observado anteriormente, aunque quizás en versiones más grandes o más masivas», escriben los astrónomos en su artículo.

La Estrella de Tabby, técnicamente conocida como KIC 8462852, es más masiva y más caliente que nuestro Sol, y se encuentra a casi 1.500 años luz de distancia entre las constelaciones Cygnus y Lyra de la Vía Láctea.

Hemos sabido sobre ella desde el 2009, pero hace un par de años la estrella se convirtió en algo similar a una celebridad estelar después de que los astrónomos notaran cambios en su luz que eran mucho más frecuentes e irregulares de lo que deberían ser.

Desde entonces, se han detectado más variaciones en la luz emitida, siendo la más reciente el mes pasado. Esa inmersión en particular podría ser causada por el hipotético planeta gigante que pasa detrás de la estrella de Tabby, dicen los investigadores responsables de la nueva hipótesis.

Eso reduciría la cantidad total de luz que provenía del sistema, ya que no habría reflejo visible del planeta al pasar por detrás de la estrella.

Un planeta con anillos conformados por asteroides podría ser el causante del oscurecimiento de la estrella de Tabby, según el nuevo estudio.

Un planeta con anillos conformados por asteroides podría ser el causante del oscurecimiento de la estrella de Tabby, según el nuevo estudio. Crédito: NASA / JPL-Caltech

Si no estamos tratando con naves alienígenas o un enorme planeta con cinco veces el tamaño de Júpiter, la basura espacial también podría ser responsable, según un estudio de 2016.

Ese estudio plantea la idea de que una estrella diferente a lo largo de nuestra línea de visión, junto con una forma no identificada de desorden espacial, podría estar causando el oscurecimiento.

Por ahora, la idea de anillos planetarios y asteroides es sólo una hipótesis, y aún no ha sido revisada por pares o publicada en una revista. Los astrónomos han puesto su estudio en línea en arXiv.org para obtener retroalimentación de la comunidad científica más amplia.

No todo el mundo está convencido, sin embargo: David Kipping de la Universidad de Columbia dice que el mayor problema es la forma en que el modelo se escala.

«Es genial que seamos creativos y tal vez algunas partes de esta teoría podrían incluir la respuesta final, pero estoy bastante escéptico de que esta sea la solución», dijo Kipping a New Scientist.

Sin embargo, los autores del estudio no están demasiado disuadidos: dicen que, aunque hay problemas con el procesamiento de la idea, gran parte de la hipótesis se ajusta a los datos que tenemos.

«Cualquiera que sea la solución al acertijo, va a ser emocionante», dijo uno de los investigadores, Alberto Fernández-Soto, a New Scientist.

En 2021, podríamos tener oportunidad de ver si Fernández-Soto y sus colegas tienen razón.

El estudio ha sido publicado en arXiv.org.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0