Historia decodificada: Estrechas relaciones entre Quetzalcoatl y otros dioses antiguos

Historia decodificada: Estrechas relaciones entre Quetzalcoatl y otros dioses antiguos

Los aztecas escribieron muchos de sus mitos en códices, muchos de estos códices se conservan a pesar de los siglos y de la codicia de los conquistadores, como si entre los aztecas y sus descendientes siempre se encontrara un encargado de ocultar estos preciosos documentos, alejándolos de los deseos de los ignorantes.

Esta tarea sagrada ahora nos brinda mucha información acerca de los dioses creadores y el origen del mundo, según los antepasados ​​aztecas, los toltecas y los olmecas.

Así, Quetzalcóatl aparece a menudo sobre el Codex, y en muchas apariencias diferentes. No confunda a Quetzalcoatl, el creador, el enviado de los dioses que viven en el cielo, con otras diferentes figuras históricas nuevas que están adornadas con este título.

Pero la primera, la única, la verdadera, y la maravillosa historia de Quetzalcóatl, el creador, se escenifica en La Leyenda de los Soles que forma parte del Codex Chimalpopoca.

Los dioses se reúnen y deciden que Quetzalcoatl descienda a Mictlan para recuperar los huesos de sus creaciones humanas anteriores. Quetzalcóatl aparece ante el Guardián del Infierno llamado Mictlantecuhtli y pide «los huesos preciosos para hacer con ellos a los que morarán en la tierra.

El Guardián sometió a Quetzalcoatl a una prueba: para obtener los huesos preciosos, tendrá que tocar una concha sin agujeros. Quetzalcoatl llamó a los insectos para que lo ayuden.

Así Mictlantecuhtli dejó Quetzalcoatl tomar los huesos y escapar. Pero rápidamente el Guardián cambió de idea y ordenó a su tropa que capturara al fugitivo. Tenían a Quetzalcóatl metido en un gran agujero, donde los huesos sagrados se rompieron.

Quetzalcoatl recogió los huesos y trituró. Sobre este polvo, Quetzalcóatl derramó sangre. Los otros dioses también estaban presentes y esta ‘penitencia’ dio paso a ‘los siervos de los dioses’, es decir, a la humanidad presente”. (Fuente)

Mictlan, que fue traducido «Infierno», es un nombre Nahuatl que significa lugar de muerte y lugar de los muertos, de micqui, muerte, y tlan, ubicación. Es exactamente el lugar de los egipcios muertos, el Amenta, que corresponde a la Atlántida.

Conociendo la versión sumeria de la creación de esta humanidad, estamos confundidos por las concordancias. Simplemente reemplace a Quetzalcóatl por Enki, y el hecho está hecho.

Si también conocemos la versión griega, Quetzalcóatl es reemplazado por Prometeo, y el caso es clasificado.

Si observamos la versión de la Biblia, la Torá o el Corán, quedamos totalmente asombrados por las semejanzas. Todo es lo mismo. Que, por cierto, es prueba suficiente de una historia verdadera. Si fuera solo una leyenda, todo el mundo no diría lo mismo.

Los visitantes vinieron de estrellas lejanas en su gigantesca nave madre, un verdadero planeta errante equipado con todas las comodidades para tal expedición. No estaban en su primera misión.

Su líder fue llamado An / Uno / Uno / Anu / Uno / Ein / Oum / Om, que significa el primero. Esto explica por qué la letra A es la primera letra del alfabeto. A / Anu instruyó a su mejor genetista – El Príncipe Prometheus / Enki / Quetzalcoatl / Yahweh / Rama / Osiris – para concebir un nuevo prototipo humano usando una variedad de genes homínidos.

Estos son los «huesos preciosos» Quetzalcóatl debe bajar y buscar en la Tierra Media, el Mixtlán o País Mezclado, pues los dioses están al lado de los hombres, es decir, en la Tierra.

Quetzalcoatl, ingeniero genético, extrajo el ADN de los huesos de los antiguos seres humanos. Para ello, debe reducirlos a polvo. Luego mezcló el ADN de los humanos primitivos con el suyo, un ADN divino. Aquí estamos.

Vemos cómo este mito curioso, que inicialmente no significa mucho, demuestra ser la descripción perfecta de nuestra creación in vitro.

No se equivoquen: el ser humano existía antes de la intervención. Los que nos hicieron eran ya hombres. Nuestra especie es innumerable, los seres humanos han estado ocupando la Tierra desde su origen, y nuestra especie existió en otro lugar mucho antes, esta es la creencia de muchas personas en la Tierra actual.

¿Podemos fechar la intervención de Quetzalcoatl sobre la genética de homínidos? ¿Podemos fechar la creación de la humanidad hoy? La respuesta es sí.

Según la misma fuente, Quetzalcoatl es también protagonista del mito que narra la adquisición de alimento para los hombres.

La Leyenda de los Soles informa que los dioses se preguntaban qué comerían los humanos. Quetzalcóatl, que había visto una hormiga roja que llevaba maíz, trató de averiguar de dónde procedía.

La hormiga no respondió inicialmente y finalmente lo llevó dentro del Monte Tonacatepetl. Quetzalcóatl, que se había convertido en una hormiga negra, trajo el maíz. Los dioses, después de haber masticado, alimentaron a los primeros humanos con él.

Los dioses entonces preguntaron cómo entrar en el Monte Tonacatepetl. Quetzalcoatl no logró moverlo tirándolo con una cuerda. Nanahuatzin logró dividir la montaña. Entonces los dioses Tlaloque robaron todos los alimentos.

¿Qué revela esa leyenda? Este hecho central: el dios Quetzalcoatl trajo el maíz a América. La cosa no es sorprendente porque los dioses trajeron consigo todos los cereales que comemos hoy.

Y enviaron cereales a los continentes. En América, dieron el maíz. En Asia, dieron arroz. En Europa, el trigo. En África, el mijo y la yuca. En cada región, un cereal – que es la base de la dieta local.

Ahora sabemos la fecha de la aparición del trigo y la agricultura. Primeras pistas, Egipto, alrededor de 10.000 a.C. En Mesopotamia 8000 a.C. El maíz cultivado en América aparece en 8000 a.C. Por lo tanto, podemos concluir que Quetzalcóatl vivió en esa fecha, durante el noveno milenio a.C., convirtiéndolo en el contemporáneo de Hércules / Heracles en la mitología griega.

Hércules también vivió en un tiempo en que la agricultura y la cría de animales se desarrollaban, ya que muchas de sus obras se centran en estas áreas.

El final de la leyenda se unió a los mitos egipcios y sumerios. Los Tlaloques – los dioses que viven en la nave madre Hyperborea / Nibiru – robarán el delicioso maíz a los seres humanos.

Los antiguos dioses querían tanto comer verduras que nos crearon, humanos pequeños, para poder crecer. Para poder tener sus primeros asistentes, puesto que los Ángeles / Gigantes no podían cultivar la Tierra y criar ganado.

Debemos nuestra existencia a la codicia de los dioses. Y a su lujuria, en cuanto a nuestras mujeres y nuestros hijos.

COMMENTS

WORDPRESS: 1
  • comment-avatar

    Todo iba muy bien hasta los comentarios finales:
    “Debemos nuestra existencia a la codicia de los dioses. Y a su lujuria, en cuanto a nuestras mujeres y nuestros hijos.” No creo que esa haya sido el caso, algo mucho más complejo trajo al Mundo nuestra creación…

  • DISQUS: 0