Primeros Astronautas en ir a Marte podrían quedar atrapados en un tubo durante años

Primeros Astronautas en ir a Marte podrían queda atrapados en un tubo durante años

Crédito: NASA

Desde hace varios años la NASA ha hablado de enviar a la gente a Marte utilizando su novedoso y gigantesco cohete, el Space Launch System (SLS) y una nueva nave espacial llamada Orion.

Pero la NASA no ha dicho cómo planea usar esos US $ 40 mil millones de nuevo hardware, incluso después de publicar un plan de exploración de Marte de 36 páginas en octubre de 2015.

Afortunadamente, un nuevo plan podría estar finalmente entrando en su lugar.

El 21 de marzo, el presidente Donald Trump firmó una nueva ley que obliga a la NASA a enviar gente a Marte en el año 2033. Luego, una semana más tarde, la agencia espacial publicó un plan aún más detallado para llegar al planeta rojo.

El nuevo esquema no es apto para claustrofóbicos ni para débiles de corazón: implica atrapar a los astronautas en una nave espacial en forma de tubo, enviándolos al espacio profundo durante 3 años, y no les da ninguna forma de escape de emergencia más allá de la Luna.

Lo que es más, los astronautas sólo podrán orbitarán Marte en el 2033; nunca intentarían aterrizar.

Eso es lo que establece un documento escrito por William H. Gerstenmaier, líder de la Human Exploration and Operations Directorate de la NASA, que presentó durante una reunión del consejo asesor el 28 de marzo.

«La NASA está liderando los próximos pasos en el espacio profundo cerca de la Luna, donde los astronautas construirán y comenzarán a probar los sistemas necesarios para desafiar misiones a destinos espaciales profundos, incluyendo a Marte», dijo la NASA acerca de este nuevo plan en un comunicado de prensa.

Llegar a Marte en 5 fases

Representación artística del Deep Space Gateway (DSG).

Representación artística del Deep Space Gateway (DSG). Crédito: NASA

La Fase 0 consiste en utilizar la Estación Espacial Internacional «como un banco de pruebas para demostrar capacidades y operaciones claves de exploración y fomentar una industria espacial comercial emergente» con socios como SpaceX, Boeing, ATB Orbital y otros. Actualmente estamos en esta fase.

La Fase 1 es ambiciosa, con seis lanzamientos que abarcan desde 2018 hasta 2025.

En primer lugar, la NASA quiere lanzar su cohete inaugural SLS (un monstruo de 98 metros o 321 pies de altura diseñado para competir con los cohetes Saturn V que llevaron a los astronautas de Apolo a la Luna). Asumiendo que el vuelo inaugural y las pruebas de su nueva nave espacial Orion resulten bien, la agencia espacial lanzará otros cinco cohetes SLS.

El primero de esos cinco enviaría la sonda Europa Clipper de la NASA a Júpiter, donde estudiaría la luna helada que puede tener océano oculto y que podría ser habitable para la vida extraterrestre.

Otras cuatro misiones lanzarán cada una de ellas una nueva estación espacial, denominada Deep Space Gateway (DSG), en órbita cerca de la Luna – una región llamada espacio cislunar – donde cuatro astronautas ayudarán a montarla y proveerla.

«La pasarela podría moverse para apoyar misiones robotizadas o de socios a la superficie de la Luna, para apoyar misiones que salen de la puerta de entrada a otros destinos en el Sistema Solar», dijo Gerstenmaier en el comunicado.

La Fase 2 se basa en la estación espacial lunar que lanzará un transporte espacial profundo (DST) a nuestro satélite en el año 2027. Entonces, entre los años 2028 o 2029, cuatro astronautas afortunados pasarían hasta 400 días dentro del tubo de 41 toneladas mientras orbita cerca de la Luna. Su misión: asegurarse de que el DST funcione correctamente.

Representación artística del Deep Space Transport spaceship (DST)

Representación artística del Deep Space Transport spaceship (DST). Crédito: NASA

La Fase 3 comenzará aproximadamente en el año 2030, asumiendo que el DST y su tripulación no experimenten problemas. Otro vuelo del SLS reabastecería la nave con suministros y combustible, pero otro lanzamiento lo cargaría con cuatro personas: la primera tripulación que visitará Marte.

Su vuelo de dos a tres años de duración «probablemente implicaría un sobrevuelo de Venus y una corta estancia alrededor de Marte» y «no ofrecería ninguna esperanza para un retorno de emergencia una vez que la tripulación abandone el espacio cislunar», escribió Berger en Ars Technica.

La Fase 4 ocurriría luego del año 2033, y aún no está clara del todo. Todo lo que se especifica en el documento de Gerstenmaier es «misiones preparatorias de desarrollo y robóticas» para entregar hábitats y suministros a la superficie de Marte, más las eventuales «misiones de aterrizaje humano en Marte».

¿La NASA pondrá las primeras botas en Marte?

Incluso si la NASA logra ejecutar este plan, puede tener la competencia de los socios privados que esperan involucrarse. El sector privado incluso puede vencer a la NASA en llegar a Marte.

Elon Musk, el fundador de la compañía de cohetes SpaceX, dijo recientemente que planea enviar gente a Marte para el 2022.

Boeing también ha desafiado a SpaceX en la gran carrera por llegar al planeta rojo. Musk dijo que está bien con esto, porque lo único que quiere hacer es colonizar a Marte y proteger a la humanidad de la aniquilación autoimpuesta o de un asteroide no detectado.

«Creo que es bueno que haya múltiples caminos a Marte», dijo Musk en agosto de 2016.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0