Nuevo estudio evidencia la «resistencia contra los zombies» en la Inglaterra Medieval

Evidencia arqueológica indica la «resistencia contra los zombies» en la Inglaterra Medieval

Crédito: Historic England

Restos huamnos mutilados y huesos quemados hallados en una fosa en Inglaterra que data de tiempos medievales revelan cómo los aldeanos supersticiosos trataron de evitar que los muertos se levanten y vuelvan a la vida, según un nuevo estudio.

La noción de «revenant» – un fantasma o cadáver que vuelve a rondar entre los vivos – era común en el folclore medieval, sin embargo los restos profanados y mezclados encontrados en el pueblo de Wharram Percy en Yorkshire del Norte se cree que son la primera evidencia en Inglaterra de esfuerzos antiguos para asegurarse de que los muertos continúen muertos.

«Si tenemos razón, entonces esta es la primera buena evidencia arqueológica que tenemos para esta práctica», dice el biólogo esquelético humano Simon Mays del cuerpo histórico de preservación histórica de Inglaterra.

«Nos muestra un lado oscuro de las creencias medievales y nos proporciona un recordatorio gráfico de lo diferente que la vista medieval del mundo fue de la nuestra».

Vista aérea del pueblo medieval de Wharram Percy.

Vista aérea del pueblo medieval de Wharram Percy. Crédito: Historic England

El equipo de Mays estudió 137 huesos profanados representando los restos de al menos 10 individuos: siete adultos (cinco hombres y dos mujeres), además de tres niños pequeños.

Los esqueletos datan entre los siglos XI y XIV – lo más probable es que representen múltiples entierros – y fueron descubiertos originalmente durante una excavación en 1963, pero no han sido examinados de cerca hasta ahora.

Los restos fueron enterrados en tres pozos superpuestos cerca de donde una casa fue construida más tarde – no cerca de la iglesia del pueblo o cementerio.

Parietal derecho de un cráneo adulto que muestra marcas de quemaduras.

Parietal derecho de un cráneo adulto que muestra marcas de quemaduras. Crédito: Historic England

Entre los huesos, el equipo encontró pruebas macabras de decapitación, marcas de cuchillo (confinadas a la parte superior del cuerpo), quemaduras de partes del cuerpo y rotura deliberada de huesos después de la muerte.

Dada la naturaleza de la mutilación y el lugar de entierro no convencional en el que se mezclaban huesos, los investigadores se preguntan si los esqueletos eran de forasteros que podrían haber sido enterrados intencionalmente lejos de la gente del pueblo.

Pero las huellas del esmalte dental indicaron que, quienes fueran dichas personas, eran de hecho locales.

«Los isótopos de estroncio en los dientes reflejan la geología en la que un individuo estaba viviendo como sus dientes formados en la infancia», dice uno de los miembros del equipo, el arqueólogo Alistair Pike de la Universidad de Southampton en el Reino Unido.

«Una relación entre los isótopos en los dientes y la geología alrededor de Wharram Percy sugiere que crecieron en un área cerca de donde fueron enterrados, posiblemente en el pueblo.»

La mitad inferior de una vértebra torácica que muestra dos cortes de cuchillo casi paralelos.

La mitad inferior de una vértebra torácica que muestra dos cortes de cuchillo casi paralelos. Crédito: Historic England

Otra posibilidad es que las marcas pudieran haber reflejado el canibalismo en la aldea durante los períodos de hambruna -que eran comunes en la Inglaterra medieval, y apoyados por alguna evidencia de rotura ósea que podría haber resultado de los procesos de cocción.

«El caso del canibalismo es apoyado por la fractura de los huesos largos, lo cual sería consistente con la extracción de médula», explican los autores en su artículo, «aunque, alternativamente, esto podría representar parte de un espectro de acciones destinadas a combatir un ‘cadaver que vuelve de la muerte’.

El equipo también notó que las marcas de los cuchillos en los huesos se concentraron alrededor de la cabeza y el cuello, no de los músculos y grandes articulaciones, donde los investigadores esperaban encontrarlos.

En ausencia de otras explicaciones, el equipo concluye que si bien el escenario de canibalismo es una posibilidad, piensan que es más probable que las marcas y mutilaciones fueran algún tipo de proceso ritual para evitar que los cadáveres se elevaran.

«La idea de que los huesos de Wharram Percy sean los restos de cadáveres quemados y desmembrados para impedir que se levanten de sus tumbas parece encajar mejor con la evidencia», dice Mays.

El equipo reconoce que la explicación de «revenant» es sólo una hipótesis en este punto, pero es posible que los descubrimientos arqueológicos futuros puedan ayudar a aclarar el misterio, si podemos encontrar más pruebas de este ritual extraño y perturbador.

Los hallazgos han sido publicados en Journal of Archaeological Science: Reports.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0