Detectan por primera vez una atmósfera en un exoplaneta similar a la Tierra

Detectan por primera vez una atmósfera en un exoplaneta similar a la Tierra

Crédito: MPIA

Recientemente astrónomos han detectado una atmósfera alrededor de un exoplaneta llamado Gliese 1132b, que se encuentra a unos 39 años luz de distancia en la constelación Vela.

Esta es la primera vez que se ha detectado una atmósfera en torno a un planeta con una masa y radio tan similares a la de la Tierra, y que lo convierte en un objetivo muy prometedor (y emocionante) para los investigadores en busca de señales de vida extraterrestre.

«Si bien esto no es la detección de vida en otro planeta, es un paso importante en la dirección correcta: la detección de una atmósfera alrededor de la super-Tierra GJ 1132b marca la primera vez que se ha detectado una atmósfera alrededor de un planeta similar a la Tierra aparte de la propia Tierra», dijo el investigador principal John Southworth de la Universidad de Keele en el Reino Unido.

Todavía hay mucho que aprender sobre la atmósfera de Gliese 1132b, pero las primeras observaciones sugieren que podría ser un «mundo del agua» con una atmósfera de vapor caliente, probablemente un lugar bastante impresionante para ir a buscar la vida.

Hasta ahora, sabemos que Gliese 1132b tiene una masa 1,6 veces mayor que la de la Tierra, y tiene aproximadamente 1,4 veces su radio – que en términos de exoplanetas lo hace notablemente similar a nuestro planeta natal.

Pero al igual que con todos los descubrimientos de los exoplanetas, los investigadores se apresuran a recordar al público que las observaciones hasta la fecha todavía no nos dan mucha idea de cómo Gliese 1132b podría ser similar a la Tierra, o cómo podría ser habitable.

Algunas noticias malas por adelantado es que tiene una temperatura superficial estimada de 370 grados centígrados (698 grados de Fahrenheit), que hace improbable que vida como la de la Tierra pueda subsistir allí.

Y no olvidemos que recientemente hemos sido decepcionados por la detección del sistema solar hermano TRAPPIST-1 y de un planeta vecino Proxima b, el cual resultó ser un lugar poco probable para sustentar la vida, como inicialmente pensamos.

Pero ninguno de esos planetas había llegado tan lejos como el tener una atmósfera, por lo que Gliese 1132b tiene muchas más probabilidades de ser un lugar que albergue la vida.

En este momento, la estrategia principal para los astrónomos en la búsqueda de vida en otro planeta es detectar la composición química de la atmósfera de ese planeta, buscando ciertos desequilibrios químicos que podrían indicar la presencia de organismos vivos. Por ejemplo, en la Tierra, la gran cantidad de oxígeno en nuestra atmósfera es ese indicador.

Estamos muy lejos de tener mucha información de Gliese 1132b, pero el hecho de que hayamos detectado su atmósfera es un buen primer paso.

El planeta orbita la no muy lejana estrella enana roja Gliese 1132, que Southworth y su equipo estudiaron usando el telescopio ESO / MPG en Chile.

Iniciaron midiendo la ligera disminución en el brillo a través de siete longitudes de onda de luz cuando Gliese 1132b pasaba frente a su estrella cada 1,6 días de la Tierra, con el fin de tener una mejor idea del tamaño y la composición del planeta.

Se sorprendieron al descubrir que el planeta parecía más grande cuando se observaba en un tipo de longitud de onda infrarroja de luz, lo que sugiere que el planeta tiene una atmósfera opaca a estas longitudes de onda.

El equipo pasó a modelar diferentes versiones posibles de esta atmósfera, y encontró que una atmósfera rica en agua y metano podría explicar lo que estaban viendo.

Antes de esto, los únicos exoplanetas en los que los investigadores han detectado atmósferas alrededor eran planetas que eran más de ocho veces más grandes que la Tierra, y gigantes de gas similares a Júpiter.

«Con esta investigación, hemos dado el primer paso tentativo para estudiar las atmósferas de los planetas más pequeños, parecidos a la Tierra», dijo Southworth. «El planeta es significativamente más caliente y un poco más grande que la Tierra, así que una posibilidad es que sea un ‘mundo del agua’ con una atmósfera de vapor caliente».

El tipo de estrella a la que orbita el planeta Gliese 1132b también hace que el planeta posea un interés particular – su estrella de acogida es una enana roja de baja masa, que son increíblemente comunes en todo el Universo y se encuentran con frecuencia albergando pequeños planetas similares a la Tierra.

Pero también se ha demostrado que son particularmente activas, a menudo lanzando grandes erupciones solares a sus planetas circundantes – algo que la investigación previa ha sugerido que evaporaría cualquier rastro de la atmósfera de un planeta.

Pero el nuevo descubrimiento sugiere que una atmósfera podría soportar este bombardeo durante miles de millones de años sin ser destruida, lo que abre la posibilidad de que miles de otros planetas se encuentren orbitando estrellas de baja masa y podrían potencialmente albergar ambientes aptos para la vida.

«Dado el gran número de estrellas y planetas de muy baja masa, esto podría significar que las condiciones adecuadas para la vida son comunes en el Universo», explica un comunicado de prensa.

Todavía tenemos mucho que aprender acerca de Gliese 1132b, y espero que pronto tengamos más respuestas – el nuevo descubrimiento lo convierte en uno de los objetivos de mayor prioridad para ser estudiados por instrumentos como el Telescopio Espacial Hubble, el Very Large Telescope , y el Telescopio Espacial James Webb, que está previsto que inicie en 2018.

La investigación ha sido publicada en The Astronomical Journal.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0