Encuentran palacio enterrado de 2.700 años tras la destrucción causada por ISIS en Irak

Encuentran palacio enterrado de 2.700 años tras la destrucción causada por ISIS en Irak

Una escultura de piedra asiria de una demi-diosa, representada rociando el «agua de la vida» para proteger a los seres humanos en su cuidado. Crédito: Telegraph

Arqueólogos que documentaban la destrucción de las ruinas de la Tumba del Profeta Jonás dicen que han hecho un descubrimiento inesperado que podría ayudar en nuestra comprensión del primer imperio del mundo.

El santuario de Nebi Yunus – que contiene lo que los musulmanes y los cristianos creen que es la tumba de Jonás, como era conocido en la Biblia, o Yunus en el Corán – fue explotado por el Estado Islámico, además de apoderarse de grandes franjas del norte de Irak en 2014.

El santuario está situado en la cima de una colina en el este de Mosul llamado Nebi Yunus – uno de los dos montículos que forman parte de la antigua ciudad asiria de Nínive.

El ejército iraquí retomó el área de ISIS el mes pasado, revelando el extenso daño ocasionado por los yihadistas.

Sin embargo, los arqueólogos locales han declarado a Telegraph que ISIS también excavó túneles profundamente bajo el santuario demolido y en un palacio de 600 a.C previamente desconocido e intacto.

La excavación limitada fue llevada a cabo por el gobernador otomano de Mosul en 1852, que fue revisado por el departamento iraquí de antigüedades en la década de 1950. Pero ninguno de los dos llegó hasta el palacio.

Es la primera evidencia de que ISIS utilizó túneles en antiguos terrenos en su búsqueda de artefactos para saquear.

Dentro de uno de los túneles, la arqueóloga iraquí Layla Salih descubrió una inscripción cuneiforme de mármol del rey Esarhaddon pensada para remontarse al imperio asirio en 672 a.C.

Mientras que el nombre del rey no es visible en la losa cuneiforme, un historiador que ha visto fotografías dice que las frases son legibles y que fueron usadas solamente para describirlo, en particular la reconstrucción de Babilonia después de que su padre Sennacherib la destruyera.

El palacio fue construido para Sennacherib, renovado y ampliado por Esarhaddon (681-669 a.C), y renovado de nuevo por Ashurbanipal (669-627). Fue destruido en parte durante el saqueo de Nineveh en 612 a.C.

Una inscripción cuneiforme de mármol del rey Esarhaddon.

Una inscripción cuneiforme de mármol del rey Esarhaddon. Crédito: Telegraph

En otra parte del túnel descubrieron una escultura de piedra de una semi-diosa. Con el apoyo de varias organizaciones internaciones los arqueólogos locales están tratando de comenzar las labores de excavación y documentación del palacio.

«Nunca he visto algo así en piedra en este tamaño tan grande», dijo la profesora Eleanor Robson, presidenta del Instituto Británico para el Estudio de Irak, sugiriendo que podrían haber sido utilizadas para decorar el cuarto de las mujeres del palacio. «Los objetos no coinciden con descripciones de lo que pensábamos que estaba allá abajo, así que la destrucción causada por ISIS nos ha llevado realmente a un hallazgo fantástico. Hay una gran cantidad de historia allá abajo, no sólo piedras ornamentales. Es una oportunidad para finalmente mapear la casa del tesoro del primer gran imperio del mundo, desde el período de su mayor éxito».

El grupo terrorista destruyó varios otros hitos clave en Mosul y en otros lugares porque consideraban que la adoración de los santuarios no estaba de acuerdo con sus tradiciones islámicas. Los militantes del Estado Islámico creen que brindar veneración especial a tumbas y reliquias es contrario a las enseñanzas del Islam.

Mezquita Nabi Yunus

Mezquita Nabi Yunus

Un informe recién publicado por el gobierno regional del Kurdistán iraquí enumera unos 100 edificios sagrados dañados o borrados del mapa durante el periodo de dos años.

Cerraron todos los museos y centros culturales de Mosul durante sus más de dos años de reinado sobre la ciudad. Muchos de los arqueólogos e historiadores de la ciudad se escondieron.

«Muchos decidieron quedarse en la ciudad cuando ISIS llegó, temiendo lo que podrían hacer a sus familias si huyeran», dijo la profesora Robson. Ocultaban sus libros y mintieron sobre su experiencia. Afortunadamente, la mayoría de ellos sobrevivió.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0