Científicos afirman que este planeta errante contradice los modelos existentes de formación planetaria

Científicos afirman que este planeta errante contradice los modelos existentes de formación planetaria

Un gigantesco mundo errante, alguna vez descrito como el «planeta que no debería estar allí» parece que se formó en el espacio profundo, lejos de su estrella y del material cósmico del que suelen nacer los planetas, de acuerdo con una nueva investigación.

El anómalo astro, llamado HD 106906b, es un planeta joven situado aproximadamente a 300 años luz de la Tierra en la constelación de Crux (conocida como Cruz del Sur). HD 106906 fue descubierto en 2013, y lo que lo hace tan único es lo distante que orbita su estrella – a 650 unidades astronómicas (au), o 650 veces la distancia de la Tierra al Sol.

Ese tramo épico da a HD 106906b el registro de la órbita más grande alrededor de una sola estrella parecida al Sol, que toma al planeta unos 1.500 años para completar un bucle.

Lo más desconcertante de la distancia de HD 106906b es que su órbita distante lo sitúa mucho más allá del disco de restos cósmicos que rodean a HD 106906 – el polvo y el gas de los cuales los planetas generalmente se forman.

La estrella HD 106906 y su disco de residuos en la parte inferior izquierda, con el planeta HD 106906b arriba a la derecha.

La estrella HD 106906 y su disco de residuos en la parte inferior izquierda, con el planeta HD 106906b arriba a la derecha. Crédito: ESO and A.M. Lagrange/Université Grenoble Alpes

En este caso, el disco de desechos está 10 veces más cerca que su estrella. El dilema aquí es establecer de dónde vino este extravagante planeta.

«Nuestras teorías actuales de formación de planetas no explican un planeta más allá de su disco de desechos», dice el astrofísico Smadar Naoz de la Universidad de California en Los Ángeles.

Naoz y su equipo ahora han desarrollado un modelo que puede seguir el camino orbital de HD 106906b.

Desde que se descubrió HD 106906b, los científicos han estado tratando de explicar cómo el planeta podría haber terminado tan lejos de HD 106906, ya que la gran mayoría de los exoplanetas se cree que se encuentran dentro de los discos de desechos.

Y lo mismo sucede en nuestro Sistema Solar, con todos los planetas que orbitan el Sol caen dentro del cinturón de Kuiper – el disco circunstelar que se extiende más allá de Neptuno, abarcando planetas enanos y otros restos más pequeños que quedan de la formación de nuestro Sistema Solar.

Investigaciones anteriores habían sugerido que HD 106906b podría haberse formado dentro del disco de desechos antes de que las interacciones gravitacionales expulsaran al planeta hacia su lejano exilio, pero el equipo de Naoz no cree que ese sea el caso.

Una de las investigadoras – Erika Nesvold de la Carnegie Institution for Science – creó un modelo informático denominado «Superparticle-Method Algorithm for Collisions in Kuiper belts and debris disks (SMACK)», que sugiere que el planeta se formó fuera del disco de escombros.

SMACK tomó los datos conocidos sobre el sistema HD 106906 y calculó cómo un planeta exterior como el HD 106906b afectaría a la estructura del disco de desechos de la estrella.

No se sabe si el sistema HD 106906 contiene otros planetas, pero el modelo sugiere que la forma del disco elíptico de escombros tal como existe actualmente es compatible con la órbita solitaria de HD 106906b.

«Fuimos capaces de crear la forma conocida del disco de desechos de HD 106906 sin agregar otro planeta al sistema, como algunos habían sugerido que era necesario para lograr la arquitectura observada», dijo Nesvold.

El modelo también indica que HD 106906b probablemente se formó fuera del disco – si inicialmente se formó dentro y luego se trasladó hacia fuera, los efectos gravitacionales significarían que el disco tendría una forma diferente a la que tiene ahora.

Mientras que esto indica que todavía no podemos explicar exactamente cómo HD 106906b tomó la forma tan lejos del polvo y del gas que da a luz a la mayoría de los planetas, por lo menos hemos reducido un poco la historia del origen del planeta.

Y si podemos encontrar más planetas anómalos como HD 106906b, el modelo SMACK podría ayudarnos a aprender más acerca de cómo estos planetas podrían ser posibles.

«Es probable que otros discos de desechos estén moldeados por la influencia de planetas gigantes lejanos», dice Nesvold.

«Mi herramienta de modelado puede ayudar a recrear y visualizar cómo las diversas características de estos discos llegaron a ser y mejorar nuestra comprensión de la evolución global del sistema planetario».

Los resultados han sido publicados en The Astrophysical Journal Letters.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0