NASA descubre gigantescas «torres de hielo» en Plutón, de 500 metros de altura

Las espectaculares «agujas de nieve» de cientos de metros de altura en Plutón

«Penitentes» en la meseta de Chajmantor, en Chile. Crédito: ESO

Esta es la primera vez que este fenómeno se ha encontrado en un lugar del sistema solar que no sea en la Tierra, y ahora, un nuevo análisis ha identificado el proceso atmosférico que logró que se formaran.

Son llamados «penitentes», y son una de las formaciones de nieve más extrañas. Nuevos análisis de las imágenes de Plutón tomadas por la sonda New Horizons revelan que el pequeño planeta también los tiene, pero cientos de veces más grandes.

Los penitentes son una formación típica de las cumbres más altas de los Andes. En la Tierra solo alcanzan una altura de entre 1,5 y 2 metros, pero en Plutón, estas cuchillas de nieve compactada y hielo pueden alcanzar alturas de hasta medio kilómetro. La diferencia está en la atmósfera y en la composición de la nieve.

En la Tierra, los penitentes se forman en zonas muy secas en las que el punto de formación del rocío está siempre por debajo de cero. En esas condiciones, la nieve se sublima formando huecos. La reflexión en las zonas altas retroalimenta el proceso en las más bajas, dando lugar con el tiempo a agudos pináculos del tamaño de una persona entre los que incluso se puede pasear.

En Plutón, las imágenes de la New Horizons revelan que ocurre un proceso similar de erosión en la nieve de metano que cubre algunas zonas del planeta. La liviana atmósfera y la gravedad permiten que los pináculos de nieve y hielo alcancen una altura espectacular. Según las mediciones llegan a unos 500 metros.

El terreno aplanado distintivo que se puede ver en la imagen siguiente forma parte de la región Tartarus Dorsa, en Plutón, que New Horizons sobrevoló en julio de 2015.

En la Tierra, los penitentes se forman en zonas muy secas en las que el punto de formación del rocío está siempre por debajo de cero. En esas condiciones, la nieve se sublima formando huecos. La reflexión en las zonas altas retroalimenta el proceso en las más bajas, dando lugar con el tiempo a agudos pináculos del tamaño de una persona entre los que incluso se puede pasear.

Las montañas Tartarus Dorsa, en Plutón. Crédito: NASA

Estas formaciones son especialmente abundante en las montañas Tartarus Dorsa de Plutón. El planeta lleva el nombre del dios del inframundo en la mitología romana, y el Tártaro es la región de ese infierno donde las almas de los más malvados reciben su castigo, entre ellas los titanes.

Resulta poético que ahora descubran que el Tártaro real está lleno de gigantescos penitentes de nieve y hielo. El autor del descubrimiento, John Moores, de la Universidad de York, explica más sobre la formación de estos pináculos en este vídeo.

Los científicos han especulado anteriormente que pueden existir penitentes en la luna de Júpiter, Europa , pero esta es la primera vez que el fenómeno ha sido confirmado en otros lugares del sistema solar.

Y ahora que sabemos que está sucediendo en Plutón, los investigadores dicen que su técnica de modelado podría ayudarnos a determinar en qué otros mundos podrían estar ocurriendo.

El estudio ha sido publicado en Nature.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0