La conciencia se traslada a otro universo después de la muerte

La conciencia se traslada a otro universo después de la muerte

Un libro titulado «Biocentrism: How Life and Consciousness Are the Keys to Understanding the Nature of the Universe» [Fuente] ha conmocionado Internet, porque contiene la noción de que la vida no termina cuando el cuerpo muere, sino que puede durar para siempre.

El autor de esta publicación, el científico Dr. Robert Lanza, que fue votado como el 3er científico más importante vivo por el NY Times, no tiene dudas de que esto es posible.

1. Más allá del tiempo y el espacio

Lanza es un experto en medicina regenerativa y director científico de Advanced Cell Technology Company. Antes de ser conocido por su extensa investigación que se ocupó de las células madre, también fue famoso por varios experimentos exitosos en la clonación de especies de animales en peligro de extinción.

Pero no hace mucho tiempo, el científico se involucró con la física, la mecánica cuántica y la astrofísica. Esta mezcla explosiva ha dado a luz la nueva teoría del biocentrismo, que el profesor ha estado predicando desde entonces. El biocentrismo enseña que la vida y la conciencia son fundamentales para el universo. Es la conciencia la que crea el universo material, no al revés.

Lanza apunta a la estructura del universo mismo, y que las leyes, las fuerzas y las constantes del universo parecen estar afinadas para la vida, implicando que la inteligencia existía antes de la materia. También afirma que el espacio y el tiempo no son objetos o cosas, sino herramientas de nuestra comprensión animal. Lanza dice que llevamos espacio y tiempo con nosotros «como tortugas con conchas», lo que significa que cuando la cáscara se desprende (espacio y tiempo), todavía existen.

La teoría implica que la muerte de la conciencia simplemente no existe. Sólo existe como un pensamiento porque las personas se identifican con su cuerpo. Ellos creen que el cuerpo va a perecer, tarde o temprano, pensando que su conciencia también desaparecerá. Si el cuerpo genera conciencia, entonces la conciencia muere cuando el cuerpo muere. Pero si el cuerpo recibe la conciencia de la misma manera que un dispositivo recibe señales de satélite, entonces por supuesto la conciencia no termina en la muerte del vehículo físico. De hecho, la conciencia existe fuera de las limitaciones del tiempo y del espacio. Puede estar en cualquier parte: en el cuerpo humano y fuera de él. En otras palabras, es no local en el mismo sentido que los objetos cuánticos son no locales.

Lanza también cree que múltiples universos pueden existir simultáneamente. En un universo, el cuerpo puede estar muerto, y en otro continúa existiendo, absorbiendo la conciencia que emigró a este universo. Esto significa que una persona muerta mientras viaja a través del mismo túnel termina no en el infierno o en el cielo, pero en un mundo similar que él o ella habitó una vez, pero esta vez vivo. Y así sucesivamente, infinitamente. Es casi como un efecto de muñeca rusa o matroska.

2. Mundos múltiples

Esta teoría instigadora de esperanzas, pero extremadamente polémica, perteneciente a Lanza, tiene muchos partidarios involuntarios, no sólo simples mortales que quieren vivir para siempre, sino también algunos científicos bien conocidos. Estos son los físicos y astrofísicos que tienden a estar de acuerdo con la existencia de mundos paralelos y que sugieren la posibilidad de múltiples universos. Multiverso (multi-universo) es un llamado concepto científico, que defienden. Creen que no existen leyes físicas que prohíban la existencia de mundos paralelos.

El primero fue un escritor de ciencia ficción H.G. Wells que proclamó en 1895 en su historia «The Door in the Wall». Y después de 62 años, esta idea fue desarrollada por el Dr. Hugh Everett en su tesis de posgrado en la Universidad de Princeton. Básicamente postula que en un momento dado el universo se divide en innumerables casos similares, y al instante siguiente, estos universos «recién nacidos» se dividen de una manera similar. En algunos de estos mundos usted podría estar presente: leyendo este artículo o viendo televisión en otro universo.

El factor desencadenante de estos mundos multiplicadores son nuestras acciones, explicó Everett. Si hacemos algunas elecciones, al instante un universo se divide en dos diferentes versiones de resultados.

En la década de 1980, Andrei Linde, científico del Instituto Lebedev de física, desarrolló la teoría de los universos múltiples. Ahora es profesor en la Universidad de Stanford. Linde explicó: El espacio consiste en muchas esferas que se inflan, que dan lugar a esferas similares, y éstas, a su vez, producen esferas en números aún mayores, y así sucesivamente hasta el infinito. En el universo, están espaciadas. No son conscientes de la existencia del otro. Pero representan partes del mismo universo físico.

El hecho de que nuestro universo no está solo es apoyado por datos recibidos del telescopio espacial de Planck. Usando los datos, los científicos han creado el mapa más preciso del fondo de microondas, la llamada radiación de fondo de la reliquia cósmica, que ha permanecido desde el inicio de nuestro universo. También encontraron que el universo tiene un montón de huecos oscuros representados por algunos agujeros y extensas lagunas.

La física teórica Laura Mersini-Houghton de la Universidad de Carolina del Norte con sus colegas argumenta: Las anomalías del fondo de microondas existen debido al hecho de que nuestro universo está influenciado por otros universos cercanos existentes. Y los agujeros y las lagunas son un resultado directo de los ataques contra nosotros por los universos vecinos.

3. El Alma

Por lo tanto, hay abundancia de lugares u otros universos donde nuestra alma podría emigrar después de la muerte, de acuerdo con la teoría del neobiocentrismo. Pero ¿existe el alma? ¿Existe alguna teoría científica de la conciencia que pueda acomodar tal afirmación? Según el Dr. Stuart Hameroff, una experiencia cercana a la muerte sucede cuando la información cuántica que habita el sistema nervioso deja el cuerpo y se disipa en el universo. Contrariamente a los relatos materialistas de la conciencia, el Dr. Hameroff ofrece una explicación alternativa de la conciencia que tal vez puede apelar tanto a la mente científica racional como a las intuiciones personales.

La conciencia reside, según Stuart y el físico británico Sir Roger Penrose, en los microtúbulos de las células cerebrales, que son los sitios primarios del procesamiento cuántico. Al morir, esta información es liberada de su cuerpo, lo que significa que su conciencia va con ella. Han argumentado que nuestra experiencia de la conciencia es el resultado de los efectos de la gravedad cuántica en estos microtúbulos, teoría que denominaron orchestrated objective reduction (Orch-OR) (reducción orquestada objetiva).

La conciencia, o al menos la protoconsciencia, es teorizada por ellos como una propiedad fundamental del universo, presente incluso en el primer momento del universo durante el Big Bang. «En un esquema de este tipo, la experiencia proto-consciente es una propiedad básica de la realidad física accesible a un proceso cuántico asociado con la actividad cerebral».

Nuestras almas son, de hecho, construidas a partir de la misma estructura del universo, y pueden haber existido desde el principio de los tiempos. Nuestros cerebros son sólo receptores y amplificadores para la proto-conciencia que es intrínseca a la estructura del espacio-tiempo. Entonces, ¿existe realmente una parte de su conciencia que no sea material y que vivirá después de la muerte de su cuerpo físico?

El Dr. Hameroff dijo para un documental de Science Channel, titulado «Through the Wormhole»:

Digamos que el corazón deja de latir, la sangre deja de fluir, los microtúbulos pierden su estado cuántico. La información cuántica dentro de los microtúbulos no se destruye, no puede ser destruida, sino que sólo se distribuye y se disipa en el universo en general”.

Robert Lanza añadiría aquí que no sólo existe en el universo, sino que existe quizás en otro universo. Si el paciente es resucitado, revivido, esta información cuántica puede volver a los microtúbulos y el paciente afirma haber tenido «una experiencia cercana a la muerte».

Y agrega: «Si el paciente muere, es posible que esta información cuántica pueda existir fuera del cuerpo, tal vez indefinidamente, como alma».

Este relato de la conciencia cuántica explica cosas como las experiencias cercanas a la muerte, la proyección astral, las experiencias fuera del cuerpo, e incluso la reencarnación sin necesidad de apelar a la ideología religiosa. La energía de su conciencia se vuelve a reciclar en un cuerpo diferente en algún momento, durante aquel tiempo existe fuera del cuerpo físico en algún otro nivel de la realidad, y posiblemente en otro universo.

COMMENTS

WORDPRESS: 2
  • comment-avatar

    Yo lo sabia, pero lo que no sabia, era como explicarlo…
    Es eviente que nuestra conciencia no se termina ..se integra, seguimos en el universo infinito y si, seguramente rencarnaremos algunas veces…somos infinitos, como infinito es el Universo..

  • comment-avatar
    Obito Uchiha 3 semanas

    Tanto miedo le tiene la gente a la no existencia para ver la reencarnacion como algo bueno y esperanzador? si la vida es un asco… no se que le ven de bueno regresar a un lugar lleno de enfermedad, sufrimiento, gente hostil, cruel y falta de empatia. Prefiero por lejos que no exista nada y la consciencia muera del todo. Ojala la muerte fuese eso

  • DISQUS: 0