Científicos descubren en Plutón formaciones de hielo solo vistas en la Tierra

Dichas formaciones solo pueden encontrarse en los Andes, por encima de los 4.000 metros.

Científicos descubren en Plutón formaciones de hielo solo vistas en la Tierra

Los científicos han encontrado pruebas de la existencia en Plutón de unas formaciones de nieve y hielo que hasta ahora solo se habían visto en la Tierra, informa la agencia espacial NASA en su página oficial. El descubrimiento ha sido realizado utilizando un modelo similar al que emplean los meteorólogos para pronosticar el tiempo y una simulación por ordenador de la física del hielo evaporado.

Formadas por la erosión, estas formas, conocidas como «penitentes», son depresiones en forma de cuenco con unas agujas de varios cientos de metros alrededor del borde. Reciben su nombre porque tienen un aspecto similar al de los penitentes de las procesiones de Semana Santa.

La investigación, encabezada por John Moores de la Universidad de York en Toronto (Canadá) y realizada en colaboración con científicos del Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins y el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA, indica que estas formas de hielo también pueden existir en otros planetas donde las condiciones ambientales son similares.

En la Tierra, por su parte, solo se encuentran en los Andes por encima de 4.000 metros, donde el aire es delgado y el punto de rocío nunca está por encima de la congelación. Allí, la nieve y el hielo no se derriten, sino que se subliman.

El terreno aplanado de la región llamada Tártaro Dorsa, en Plutón, fotografiada por la nave espacial New Horizons de la NASA en julio de 2015.

El terreno aplanado de la región llamada Tártaro Dorsa, en Plutón, fotografiada por la nave espacial New Horizons de la NASA en julio de 2015. Créditos: NASA / JHUAPL / SwRI

La identificación de estas crestas en el área informalmente llamada Tartarus Dorsa de Plutón sugiere que para que se formen penitentes es necesaria la presencia de una atmósfera, lo que, según Moores, explicaría por qué no se han detectado previamente en otros satélites helados o planetas enanos.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0