La mayor supernova de la historia fue en realidad un cataclismo cósmico

Este fenómeno fue 570.000 millones de veces más brillante que el Sol y veinte veces más que toda la Vía Láctea.

La mayor supernova de la historia fue en realidad un cataclismo cósmico

En junio de 2015 los astrónomos detectaron una nueva luz en el cielo que les dejó completamente atónitos. Parecía tratarse de una explosión de supernova tan excepcionalmente brillante, que doblaba en intensidad a la que para entonces tenía el récord. Durante su punto álgido, aquella colosal explosión, que fue designada como «ASASSN-15lh», fue 20 veces más brillante que toda la Vía Láctea.

Los astrónomos enfocaron los telescopios hacia el lugar de origen de aquel evento. Y más de un después de su detección, han publicado un estudio en la revista Nature Astronomy en el que han propuesto una explicación para aquella emisión de luz. Sorprendentemente, han descartado que se tratara de una supernova. Su hipótesis es que un agujero negro supermasivo situado a 3.800 millones de años luz de la Tierra y que gira en aquel lugar a una increíble velocidad, engulló una estrella comparable al Sol. Este asesinato estelar emitió una inmensa cantidad de energía al espacio.

«Durante diez meses hemos observado la fuente de luz y hemos concluido que la explicación no está relacionada con una supernova extraordinariamente brillante», ha dicho en un comunicado Giorgos Leloudas, astrofísico en el Instituto Weizmann de Ciencia (Israel) y director de la investigación. «Nuestros resultados sugieren que el evento fue creado probablemente por un agujero negro supermasivo que gira a alta velocidad cuando destruyó una estrella de masa media», ha propuesto.

Tal como han explicado los investigadores, la explosión de energía ocurrió cuando un agujero negro desgarró una estrella de tipo solar que pasó demasiado cerca. Primero, la estrella quedó capturada por la gravedad del agujero. Después el tirón fue desgarrando las capas más externas de plasma de su cuerpo. Esto generó lo que se suele conocer como evento de disrupción de marea, un fenómeno que hasta ahora ha sido observado 10 veces: finalmente, la gravedad del agujero negro tiró con tal fuerza de las capas de gas más externas de la estrella, que consiguió despedazarla, literalmente.

Así, la que hasta ese momento había sido una esfera llena de vitalidad, quedó convertida en un gigantesco espagueti de plasma y energía que giro a giro fue enrollándose como si estuviera enganchado a un tenedor.

Como el agujero negro que se la tragó estaba girando, ese espagueti se fue transformando en un disco de acreción que cada vez giraba más rápido y que finalmente generó un estallido de energía sin precedentes en el registro de los astrónomos.

El acto final ocurrirá cuando dentro de unos años la estrella sea totalmente engullida por la oscuridad, y finalmente su historia quede separada del tejido del espacio-tiempo observado desde la Tierra.

Tan brillante como el Sol

De esta forma, aunque la estrella era de tamaño mediano y a su muerte nunca habría generado una explosión de supernova, el asesinato perpetrado por el agujero la hizo brillar como nunca antes.

Para hacerse una idea de la potencia del resultado, si esto hubiera ocurrido a una distancia de la Tierra equivalente a la de la estrella Sirio, a 8,6 años luz, y no a 3.800 millones de años, su intensidad habría bastado para alcanzar una magnitud aparente similar a la del Sol.

Los investigadores basaron sus conclusiones en múltiples observaciones hechas en varias estaciones terrestres, como la del «Very Large Telescope», en el Observatorio Europeo Austral (ESO) y el vetusto telescopio espacial Hubble (de la ESA y la NASA), entre otros.

La hipótesis de la disrupción de marea

«Hay muchos aspectos que sugieren que este evento fue realmente provocado por un evento de disrupción de marea y no por una supernova superluminosa», ha dicho Morgan Fraser, coautor del estudio e investigador en la Universidad de Cambridge.

Entre esos aspectos, los astrónomos han destacado que pudieron identificar tres fases durante los diez meses en los que duraron las observaciones, un hecho que concuerda con la hipótesis de la disrupción.

Además detectaron un aumento de emisión de luz ultravioleta y un incremento de la temperatura que hacen menos probable que se trate de una supernova, en su opinión. Por último, el lugar donde ocurrió el fenómeno, una galaxia roja y de gran tamaño, no es el típico donde se esperaría encontrar una supernova superluminosa, más propias de galaxias pequeñas y repletas de jóvenes estrellas azules.

Sin embargo, si bien los científicos han dejado claro que la explicación de la supernova no es válida, también ha resaltado que un evento de disrupción de marea tampoco puede explicar lo que ocurrió allí. Salvo que se hagan algunas modificaciones.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0