El «Monstruo de Muriwai»: Extraña criatura aparece en playa de Nueva Zelanda

Según informes, diversos habitantes de Nueva Zelanda fueron testigos en la playa de Muriwai de la presencia de una extraña criatura al que han llamado el «Monstruo de Muriwai», una masa que se asemeja a algo que se arrastra desde las profundidades del océano.

El «Monstruo de Muriwai»: Extraña criatura aparece en playa de Nueva Zelanda

Con sus gruesos zarcillos negros retorciéndose en el Sol, el extraño espécimen se parece mucho al enorme pedazo de fondo marino que fue levantado 2 metros sobre el suelo por un terremoto en Nueva Zelanda el mes pasado, pero esta vez, la explicación es mucho menos violenta.

Las fotos fueron tomadas por una residente llamada Melissa Doubleday, que las publicó en Facebook para su identificación.

Ella vio el objeto en la playa de Muriwai, situada en la costa oeste en el norte de Nueva Zelanda, y era según informa aún seguía moviéndose en aquel momento.

«En realidad pensé que era una ballena cuando me acerqué a ella, era tan rara», declaró Doubleday a Stuff. «Parecen gusanos con conchas que nunca había visto antes».

El residente de Muriwai, Rani Timoti, dijo a Stuff que el objeto parecía claramente «vivo».

Tiene un olor putrefacto cuando estás a favor del viento, dijo, y cuando lo miras de cerca, se ven como gusanos que se mueven.

Crédito: Melissa Doubleda

De acuerdo con la Sociedad de Ciencias Marinas de Nueva Zelanda, el objeto es muy probablemente un pedazo masivo de madera de deriva cubierto de gooseneck barnacles o en español percebes cuello de cisne, extraños crustáceos que se adhieren a rocas sumergidas, escombros y buques – a menudo en gran número.

Hay una gran variedad de especies de gooseneck barnacles o percebes cuello de cisne, pero este parece ser Lepas anatifera. Se adhieren a una superficie dura utilizando tallos flexibles y musculares llamados pedúnculos, que pueden llegar a medir hasta 80 cm de largo (31 pulgadas).

Crédito: Melissa Doubleday

Los percebes cuello de cisne se alimentan usando una serie de «tentáculos» que se despliegan desde sus conchas de esta manera:

Desafortunadamente para estas criaturas en particular, los percebes son los únicos crustáceos que si se adhieren a algo nunca podrán moverse.

En realidad, producen una especie de «cemento» que los une permanentemente a cualquier superficie que escojan, y si esa superficie queda expuesta a las altas temperaturas del sol, no hay nada que puedan hacer al respecto.

«Todo en él ha muerto ahora, y huele muy mal. Fui ayer a verlo nuevamente», publicó Doubleday en Facebook hace pocas horas.

 Nueva Zelanda ha estado experimentando más que su cuota justa de cosas extrañas siendo arrastradas desde las profundidades del océano últimamente.

El mes pasado, un terremoto de magnitud 7,8 recorrió el país, y fue tan poderoso, que levantó el fondo marino a 2 metros sobre el suelo, revelando su exterior extraño y abultado.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0