Descubren evidencias de un pasado más cálido y húmedo en Marte

Mediante el estudio de los datos recogidos por las misiones en Marte de las agencias espaciales europea y estadounidense se ha logrado reconstruir una parte de la historia del Planeta Rojo.

Descubren evidencias de un pasado más cálido y húmedo en Marte

Un estudio reciente de la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) y la NASA demuestra que en una fase temprana Marte albergó agua durante un periodo bastante prolongado, informa este miércoles el portal especializado en ciencia Phys.org

Aunque se sabe que hubo agua en Marte, siguen siendo una incógnita cómo y cuándo fluyó este líquido. En el estudio se analizó el terreno llano de Hellas Planitia, el mayor cráter de impacto del Planeta Rojo. «Se piensa que la llanura del cráter tiene un origen volcánico, pero nuestra investigación sostiene lo contrario; encontramos gruesas y amplias franjas de roca sedimentaria», declara Francesco Salese, de la Universidad Gabriele D’Annunzio en Italia.

Al contrario que las rocas ígneas, de origen volcánico, las rocas sedimentarias suelen formarse con ayuda del agua que arrastra sedimentos que se solidifican y endurecen con el paso del tiempo. «Para que se formen las rocas sedimentarias que encontramos en Marte estimamos que tuvo que haber un medio acuoso estable en el planeta hace unos 3.800 millones de años», señala Salese.

El agua en Marte: ¿cuándo y cómo?

Hay dos teorías sobre la historia antigua de Marte; ambas reconocen la presencia de agua en el planeta, pero de formas completamente distintas. Una hipótesis sostiene que hace 3.700 millones de años Marte tenía un clima cálido que propiciaba la existencia de lagos y arroyos de agua en su superficie. Con el tiempo, ese entorno habría perdido su campo magnético y atmósfera y se habría enfriado, transformando Marte en el planeta seco y árido que es hoy. La otra teoría sostiene que Marte habría experimentado periodos cortos de calor y humedad que habrían durado menos de 10.000 años cada uno.

Este mapa de falso color, producido por el Mars Orbiter Laser Altimeter (MOLA), muestra la topografía de la superficie de Marte. La Cuenca de Hellas, la región azul grande, oscurecida debajo del centro, tiene un diámetro de 2300 km y es uno de los cráteres de impacto identificados más grande en Marte y dentro del Sistema Solar. Se cree que se formó hace unos 4 billones de años.

Este mapa de falso color, producido por el Mars Orbiter Laser Altimeter (MOLA), muestra la topografía de la superficie de Marte. La Cuenca de Hellas, la región azul grande, oscurecida debajo del centro, tiene un diámetro de 2300 km y es uno de los cráteres de impacto identificados más grande en Marte y dentro del Sistema Solar. Se cree que se formó hace unos 4 billones de años. Crédito: MOLA Science Team

Ambos escenarios podrían ser los responsables de la aparición de las formaciones rocosas y elementos químicos que dependen del agua que se ven en la superficie de Marte. «Si podemos entender cómo evolucionó el clima de Marte, entonces entenderemos mejor si pudo haber vida», afirma Nicolas Mangold de la Universidad de Nantes (Francia). Además el estudio sirve para “entender los planetas rocosos en general”. Los mismos procesos volcánicos, de sedimentación y de impactos «han sido también cruciales en la Tierra».

Este mapa geológico muestra el detalle de los llanos del intercrater al norte de la cuenca de Hellas. El aAnálisis del mapa proporciona nueva evidencia de un joven Marte caliente con la presencia de agua, a través de una escala de tiempo geológico; algo que tiene consecuencias importantes para la habitabilidad y la posibilidad de vida en el planeta.

Este mapa geológico muestra el detalle de los llanos del intercrater al norte de la cuenca de Hellas. El aAnálisis del mapa proporciona nueva evidencia de un joven Marte caliente con la presencia de agua, a través de una escala de tiempo geológico; algo que tiene consecuencias importantes para la habitabilidad y la posibilidad de vida en el planeta. Crédito: American Geophysical Union

La importancia de la cooperación cósmica

Este estudio utilizó datos de la misión Mars Express de la ESA y de la Mars Reconnaissance Orbiter de la NASA y permitió a los científicos explorar la topografía, morfología, mineralogía y apariencia del terreno. «Ninguna misión sería capaz de descubrir la historia de Marte sola», sentencia Dmitri Titov, de la Agencia Espacial Europea, y señala «la importancia de la cooperación entre distintas misiones y entre la ESA y la NASA».

Esta imagen, tomada por la cámara de la Mars Reconnaissance Orbiter de la NASA, muestra una ventana erosional en una región al norte de la cuenca de Hellas en Marte.

Esta imagen, tomada por la cámara de la Mars Reconnaissance Orbiter de la NASA, muestra una ventana erosional en una región al norte de la cuenca de Hellas en Marte. Crédito: NASA/JPL-Caltech/MSSS

Este hallazgo es parte de una serie de esfuerzos para entender la historia de Marte, realizado utilizando Mars Express y otras naves espaciales – a partir del estudio del clima primitivo de Marte, sondeando la evolución de los grandes lagos que una vez existieron en toda la superficie del planeta, hasta la observación de Marte en tiempo actual, y la caracterización de los focos de magnetismo encerrados dentro de su corteza.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: