Un océano habitable se esconde en el corazón de Plutón

Dos investigaciones independientes publicadas en la revista «Nature» resuelven uno de los mayores enigmas del planeta enano.

planicie Sputnik, el ventrículo izquierdo del corazón de Plutón

Después de un largo viaje de nueve años, el 14 de julio de 2015 la New Horizons, una nave espacial de la NASA del tamaño de un piano, llegaba a Plutón para pasar los siguientes tres meses observando su superficie antes de continuar hacia el cinturón de Kuiper. Durante el sobrevuelo, la sonda observó una brillante región en la superficie del planeta enano que pronto se hizo famosa por su curiosa y llamativa forma de corazón. Pero la nave se centró en una zona en particular, lo que viene a ser el «ventrículo» izquierdo, una planicie de 1.000 km de diámetro llamada Sputnik.

Resulta que justo ahí debajo, escondido bajo una capa helada, puede haber un océano líquido viscoso, espeso y frío, compuesto de una especie de escarcha o aguanieve.

Ahora, dos estudios han analizado el lóbulo izquierdo de esa zona y apuntan a que bajo ella hay un gran océano de agua líquida.

Hace miles de millones de años Plutón chocó contra un cometa de unos 200 kilómetros, 20 veces mayor que el asteroide que acabó con los dinosaurios. El impacto formó un enorme cráter que se fue llenando de hielo. Su acumulación, sumada al efecto gravitatorio de Caronte, la mayor luna de Plutón, acabó desplazando todo el planeta sobre su eje de rotación.

La depresión creada por la colisión, conocida como Sputnik Planitia, “estaba a unos 1.200 kilómetros de su situación actual”, explica James Keane, astrónomo de la Universidad de Arizona y coautor de un estudio publicado en Nature que detalla este fenómeno. La cuenca se fue llenando de hielo de nitrógeno, metano y dióxido de carbono durante millones de años hasta que acabó reorientando a Plutón respecto a su luna, con la que está ancaldo y siempre se muestran la misma cara.

La gran pregunta es de dónde puede salir tanto hielo como para mover un planeta entero, aunque sea enano. «La forma más obvia» es que «hubiera una gran masa de agua bajo el hielo de Sputnik Planitia», explica Francis Nimmo, de la Universidad de California en Santa Cruz. «En el núcleo rocoso del planeta hay suficiente radioactividad como para derretir una capa de hielo de unos 100 kilómetros de grosor», resalta. Tras el impacto, el agua fluyó al exterior llenando parte del cráter y desplazando todo el planeta, argumenta el equipo de Nimmo en un segundo estudio en Nature.

El océano de Plutón «está compuesto sobre todo por agua, pero probablemente también contiene amoniaco, que actúa como anticongelante», por lo que «probablemente» sigue existiendo en la actualidad, señala Nimmo. «Tendría un volumen casi equivalente al de los océanos de la Tierra» y es «potencialmente habitable», asegura.

Hay otros objetos en el cinturón de Kuiper que son similares a Plutón en tamaño y densidad, por lo que no sería raro que también albergaran océanos bajo la superficie. «Pueden ser igualmente interesantes, no sólo bolas de nieve congelada», asegura Nimmo.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: