Arqueólogos encuentran un antiguo «pozo maldito» en Inglaterra

Un grupo de arqueólogos en el Reino Unido han descubierto un pozo pequeño que fue utilizado tradicionalmente por los peregrinos religiosos, que creían que podrían lavar sus pecados y curar varias dolencias como la mala visión; hasta que tiempo después fue considerado como el sitio de una maldición.

Arqueólogos encuentran un «pozo milagroso» en Inglaterra

El equipo piensa que el pozo – que es más bien como una fuente poco profunda utilizada como baño – fue construido para honrar a Santa Ana, la supuesta madre de la Virgen María, que tuvo un culto siguiente en Gran Bretaña durante el período medieval tardío (1066-1485 dC ). Y según el folklore, ese pozo fue maldecido.

Investigadores del Historic England Heritage (Patrimonio Histórico de Inglaterra) han nombrado al sitio religioso «St. Anne’s Well», y fue encontrado enterrado en un territorio privado cerca de Liverpool. Los arqueólogos locales y el dueño de la propiedad sabían de la existencia del pozo desde hacía algún tiempo, pero hasta ahora nadie lo había excavado y sólo había sido identificado por fotografías tomadas en 1983.

Ahora que se ha descubierto su estructura original, los investigadores tienen una nueva perspectiva sobre cuándo y cómo se utilizó.

«Cuando llegamos al pozo descubrimos que había muy pocos indicios de ello en la superficie, pero después de la excavación, se encontró que estaba en condiciones razonables», dijo el arqueólogo supervisor del equipo, Jamie Quartermaine, a Seeker.

«Este pozo fue probablemente una fundación medieval tardía, ya que el culto a Santa Ana no se extendió en Inglaterra hasta después del final del siglo XIV».

Durante el tiempo en que fue construido, los pozos curativos eran un furor en Gran Bretaña, y «St. Anne Well» era comúnmente atribuido a ella – aunque muchos otros pozos curativos fueron construidos en honor de otros santos, también.

Este pozo, en particular, permitía a los peregrinos entrar en un charco de agua de manantial de aproximadamente 1,2 metros de profundidad, donde podrían «eliminar sus pecados» o intentar ser sanados por poderes divinos.

El pozo fue pensado para ser mantenido por un priorato de 12 monjes locales que eran tan exitosos, que incluso lograron sacar provecho de la tierra, y el pozo se volvió tan popular que dos de los monjes se encargaron a tiempo completo de él.

«El pozo atrajo a numerosos peregrinos, lo que obligó a construir una pequeña estructura de tres habitaciones alrededor del pozo, que eran custodiadas por dos de los monjes», dijo Quartermaine a Seeker.

La popularidad del pozo no fue lo único que lo hizo destacar – la leyenda dice que fue «maldecido» en algún momento durante el siglo XVI.

Según un reportaje periodístico de 1877, se cuenta que un terrateniente vecino con el nombre de Hugh Darcy estaba molesto por la cantidad de espacio que el pozo estaba ocupando, provocando una disputa con el padre Delwaney, uno de los monjes que ayudó a dirigir el monasterio.

La pelea llegó a un punto de inflexión cuando los dos estaban discutiendo cerca del pozo, y Darcy le dijo al monje que no estaría en el negocio por mucho más tiempo.

Unos días más tarde, un mensajero del rey en ese momento – lo más probable es que haya sido Enrique VIII, que quería cerrar los monasterios – llegó a cerrar la instalación, y es así como se dice que el Padre Delwaney maldijo a Darcy, diciéndole que estaría muerto en menos de un año.

Momentos después de que la maldición fuera murmurada, la leyenda dice que Delwaney cayó muerto.

Para ser claro, esta historia se basa en nada más que rumores, que probablemente han sido exagerados cada vez más.

Pero según el folclore, una serie de acontecimientos desafortunados le ocurrieron a Darcy el siguiente año – tal como la misteriosa muerte de su hijo, y su fracaso en las finanzas.

Finalmente, después de una noche de bebida, Darcy fue encontrado en el pozo con la cabeza destrozada, y nadie sabe cómo sufrió tal suerte.

St Anne’s Well luego de la excavación.

St Anne’s Well luego de la excavación.

Los investigadores sospechan que los peregrinos religiosos continuaron bañándose en las aguas del pozo hasta el siglo XIX, hasta que finalmente fue abandonado.

Ahora que se ha desenterrado, el equipo planea proteger el pozo para asegurarse que no vuelva a ser dañado, además que se trabajará con los agricultores locales para asegurar que el sitio se mantenga en excelentes condiciones.

El trabajo del equipo aún no ha sido publicado en una revista revisada por pares para su verificación, pero se espera que después de un análisis posterior, los investigadores compartan los detalles de su trabajo con el público y el resto de la comunidad científica.

Y si todo va bien con la excavación, uno de los pozos santos más duraderos en el Reino Unido será revivido, y de seguro muchos cruzarán los dedos para librarse de la «maldición».

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0