Revelan 25 fragmentos inéditos de la Biblia Hebrea encontrados en Israel

Investigadores han descubierto más de 25 fragmentos inéditos de libros bíblicos del Antiguo Testamento. Forman parte de los llamados «Manuscritos del Mar Muerto» y fueron encontrados en las cuevas de Qumrán, en Israel, al este de Jerusalén.

Descubren y publican 25 fragmentos de la Biblia Hebrea

Manuscritos de más de 2,000 años con inscripciones bíblicas fueron hallados en Israel. Crédito: @Frank_Turek

En los escritos se puede ver parte del texto de la Biblia Hebrea. Datan de hace más de 2,000 años.

Contienen partes del Génesis, Éxodo, Levítico, Deuteronomio, Samuel, Ruth, Miqueas, Jeremías, Joel, Josué, Jueces, Proberbios, Números, Salmos, Ezequiel, Jonás, entre otros.

Los académicos ahora evalúan si se trata de pergaminos reales, réplicas o textos apócrifos. También se encontraron fragmentos del libro de Nehemías, cuyos registros no habían sido encontrados hasta la fecha en los Rollos del Qumrán.

De ser confirmada su autenticidad, serían los primeros fragmentos de ese libro hallados en las cuevas. No obstante, los expertos han expresado su preocupación por el hecho de que algunas partes del manuscrito sean falsificaciones.

Los especialistas también señalan que los 25 fragmentos publicados recientemente son solo la punta del iceberg. Un experto dijo a Live Science que unos 70 de los fragmentos descubiertos recientemente han aparecido en el mercado de antigüedades desde el año 2002. Además, el ministro a cargo de la Autoridad de Antigüedades de Israel (IAA, por sus siglas en inglés) y varios eruditos creen que un gran número de pergaminos está siendo encontrado por saqueadores en las cuevas en el desierto de Judea. El IAA patrocina una nueva serie de estudios científicos y excavaciones para encontrar estos rollos antes que lo hagan los saqueadores.

Cuevas de Qumrán, Israel

Cuevas de Qumrán, Israel

Los expertos han dicho al portal Live Science que 70 de los fragmentos descubiertos aparecieron en un mercado donde venden antigüedades. El gobierno israelí trabaja para evitar el tráfico de este material histórico y cultural. Busca adelantarse para hacer descubrimientos antes que los saqueadores ingresen al lugar y extraigan los documentos.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0